Vivir con papá y mamá: ¿Por qué los jóvenes de Irlanda e Italia no pueden permitirse mudarse?

Cortesía de
Cortesía de Derechos de autor PhotoMIX Company
Derechos de autor PhotoMIX Company
Por Rebekah Daunt
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

En la segunda parte de nuestra serie de tres artículos, Euronews investiga cómo el turismo está demostrando ser tanto una bendición como una maldición para los jóvenes que esperan comprar o alquilar una propiedad en Italia e Irlanda.

Competir con los turistas

PUBLICIDAD

Los encantadores lagos, la gastronomía de fama mundial, el clima y el patrimonio de Italia atraen a millones de turistas cada año. Se calcula que unos 56 millones de turistas visitaron el Bel Paese en 2022, una cifra cercana a los niveles anteriores a la pandemia.

Aunque el turismo es uno de los principales motores de la tercera mayor economía de Europa, los habitantes de algunas de las ciudades más populares de Italia, como Milán, Roma, Venecia y Nápoles, luchan por competir con el flujo de turistas durante todo el año por una oferta limitada de viviendas.

Airbnb, el servicio de alojamiento en línea que permite a los propietarios alquilar sus casas o habitaciones a viajeros, se introdujo en el país en 2008. Según el residente Fabio Scrivanti, que trabaja en la Fábrica de Arte de Venecia, creó una pesadilla para los venecianos que necesitaban soluciones de alojamiento asequibles.

"Los propietarios venecianos descubrieron que era más rentable publicar sus propiedades en Airbnb que alquilarlas a la gente corriente", explica a Euronews.

"Es controvertido porque los venecianos no pueden permitirse pagar más de 80 euros por una habitación por noche -el precio que alguien podría pagar por una noche en un hotel- si tuvieran que contar con estos precios, eso supondría 2400 euros al mes, es una locura, yo desde luego no podría permitírmelo", dijo.

"Tengo 29 años, un máster y trabajo en el campo que estudié en la universidad, tengo mucha experiencia, pero aun así, los sueldos no son altos en Italia. Muchos de mis amigos siguen viviendo en casa de sus padres, es más fácil".

"Tuve suerte con mi piso compartido porque mi casero me dio mi habitación a buen precio, pero esto es raro, sé que no es la realidad para mucha gente", explica.

Aparte de Airbnb, los alquileres astronómicos en algunos de los principales centros de Italia también están dificultando que los residentes de la ciudad puedan hacer frente a los pagos iniciales de las hipotecas. Según la mayor plataforma europea de alquileres online, Housing Everywhere, Milán es una de las ciudades más caras de Europa.

Lucia Pizzimenti (35), ingeniera medioambiental que vive y trabaja en Milán, declaró a Euronews: "Estoy viviendo con mi abuela, que tiene una habitación libre en su apartamento, porque no quiero pagar más de 800 euros por una habitación pequeña aquí".

Los turistas pueden pagar ese dinero, pero los locales no. He intentado ahorrar para comprarme un apartamento en Milán, pero aquí es casi imposible. Los sueldos no son lo bastante altos.
Lucia Pizzimenti
Ingeniera medioambiental, Milán

Lucía lleva siete años buscando una vivienda en propiedad, pero hace poco tuvo que ampliar su búsqueda a ciudades de cercanías para encontrar un piso que se ajustara a su presupuesto.

Mientras los aspirantes a inquilinos y propietarios en Italia siguen luchando contra la afluencia de turistas tras la pandemia y el aumento de los costes de alojamiento, la falta de soluciones de alojamiento a corto plazo en Irlanda disuade a los turistas de visitar la Isla Esmeralda.

La Confederación de la Industria Turística Irlandesa (ITIC) afirma que la inflación de los costes del alojamiento vacacional está teniendo un impacto negativo en el sector turístico y que un tercio de las camas turísticas fuera de la capital están bajo contratos de alojamiento del Gobierno, sirviendo como alojamiento de protección internacional para refugiados y solicitantes de asilo. Sólo en el condado de Donegal, más del 50% de las camas turísticas están contratadas por el Gobierno.

El número de visitantes internacionales a Irlanda durante el primer trimestre de 2023 fue un 16% inferior al de enero-marzo de 2019. Mientras los proveedores turísticos irlandeses luchan por igualar los niveles de turismo de Irlanda anteriores al COVID, muchas empresas del sector turístico temen que las continuas subidas de precios pongan en riesgo la reputación de Irlanda a largo plazo.

Esto afecta a los proveedores de actividades y viajes de todo el país, que dependen en gran medida de hoteles, B&B, albergues y Airbnb para alojar a los visitantes durante sus estancias.

No hay adónde ir

La crisis migratoria europea o la presión que ejerce sobre la falta de alojamiento disponible está afectando por igual a refugiados y autóctonos.

Según el Consejo Irlandés para los Refugiados, el rápido aumento de solicitantes de asilo, en concreto refugiados ucranianos, ha puesto de manifiesto las deficiencias de la política irlandesa de vivienda. Hasta ahora, unos 73 000 refugiados ucranianos han huido a Irlanda desde el comienzo de la invasión rusa a gran escala, y todos ellos necesitan un lugar donde vivir.

La Cruz Roja Irlandesa informó de que la falta de soluciones de alojamiento de emergencia disponibles en Irlanda para los refugiados ucranianos había llegado a un punto de crisis en julio de 2022, a pesar de los esfuerzos del público. En marzo de 2022, el secretario general de la Cruz Roja Irlandesa, Liam O'Dwyer, confirmó que el público había ofrecido aproximadamente 23.000 lugares para acoger a ucranianos.

Aunque los residentes irlandeses fueron aclamados por su generosidad, esta cifra no fue suficiente. Como consecuencia, algunos refugiados ucranianos llegados a Irlanda no tuvieron más remedio que dormir en el suelo del aeropuerto de Dublín, en vestíbulos de hoteles y en campamentos provisionales.

PUBLICIDAD

El gobierno irlandés ha prometido encontrar soluciones a la escasez de viviendas y apoyar a las comunidades locales, a los recién llegados y a los solicitantes de asilo por igual, pero el ITIC afirma que el turismo y los ingresos que genera también deben tenerse en cuenta en la ecuación.

La década del desarrollo perdido

Según Mark Rose, Director General de Rose Properties, el crecimiento económico y la recuperación de Irlanda tras la crisis de 2008 se debieron en gran medida a la inversión extranjera directa: "Nos hemos recuperado bien, hay mucho dinero y muchos puestos de trabajo en Irlanda, pero no hay viviendas para todos los que estamos atrayendo. Así que, aunque quisiéramos atraer a constructores para aliviar la crisis, como hacen muchos países, no tendrían dónde vivir", explicó.

"Los arquitectos, albañiles, electricistas y constructores se marcharon al extranjero, a Australia, etc., en busca de trabajo, y estos profesionales nunca regresaron".

Aunque Irlanda sigue siendo uno de los países menos densamente poblados de Europa, las leyes que rigen los permisos de urbanismo crean mucha burocracia para los posibles constructores, como explicó Roy Dennehy, director de Dennehy Auctioneers: "Vivimos en un periodo de retraso, porque en 2006 teníamos una población de unos cuatro millones y medio de habitantes, pero estábamos construyendo 90 000 unidades.

"Eso es entre apartamentos y casas al año. Ahora la población es mayor y sólo construimos una fracción de lo que construíamos", añadió.

PUBLICIDAD

Según la CSO, el año pasado se construyeron en Irlanda unas 30 000 unidades residenciales, un tercio de las viviendas construidas en todo el Estado irlandés en 2006.

No se pierda el último artículo de esta serie de tres partes la semana que viene.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Vivir con papá y mamá: ¿Por qué los jóvenes de Irlanda e Italia no pueden permitirse mudarse?

Vivir durante un año en Marte sin salir de la Tierra en este hábitat creado por la NASA

Arte en el cielo: La 44ª edición del Festival Internacional de Cometas vuelve a la playa italiana de Cervia