EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Cambio climático | Sin agua: La amenaza de la desertización

La sequía persistente tiene un impacto inmediato sobre la economía y el PIB de todos los países afectados.
La sequía persistente tiene un impacto inmediato sobre la economía y el PIB de todos los países afectados. Derechos de autor AFP
Derechos de autor AFP
Por Euronews
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

La sequía golpea contundentemente la agricultura en la Europa meridional y lo hace con especial daño económico en el campo español. Algo que se alterna con graves inundaciones, como las sufridas en mayo en Italia.

PUBLICIDAD

Son las eternas dos caras de la misma moneda que la Comisión Europea ve como consecuencia inmediata del cambio climático por la combustión de hidrocarburos fósiles, en donde el agua, , en donde el agua, por su falta o por su exceso, es una de sus graves consecuencias ya presentes.

Unos efectos del cambio climático agravados por ríos no dragados e incluso las construcciones en cursos fluviales desecados y en llanuras aluviales.

El avance de la sequía es mayor en la Europa mediterránea y especialmente en España donde el 75 por ciento de su superficie sufre ya algun riesgo de desertización según la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos.

La sequía se convierte en el ariete capaz de generar una crisis alimentaria con repercusiones económicas inmediatas.

A más calor, menos agua y la sequía es la más rápida amenaza para generar una crisis alimentaria con repercusiones económicas inmediatas.

La falta de lluvias regulares, con el nivel actual de emisiones en el Mediterráneo y un aumento de 2 grados centígrados haría perder a España el 7% de su PIB.

Gráfico: Euronews
España es especialmente sensible al calentamiento climáticoGráfico: Euronews

El PIB mundial perdería un 17% si el calentamiento global supera los 3 grados celsius.

Gráfico: Euronews
El PIB está estrechamente ligado a la subida de temperaturas,Gráfico: Euronews

El combate contra la sequía tiene como primer frente de lucha la agricultura y su capacidad de adaptación, de cultivos de regadío a secano, la gestión eficiente del agua.

Javier Fatás, experto en agua de la COAG asegura que_"El futuro de los agricultores va a ser adaptarse a este cambio climático, a estas condiciones climatológicas. Hay que recordar que en los últimos 50, 60 años hemos triplicado la población mundial y nosotros tenemos la obligación, por decirlo de alguna manera, de alimentar a esa población mundial"._

El avance de la sequía es mayor en la Europa mediterránea y especialmente en España donde el 75 por ciento de su superficie sufre ya algun riesgo de desertización según la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos.

Cada vez tenemos que ser más sostenibles con menos medios de los que tenemos ahora".
Javier Fatás
Experto en agua de la Confederación de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos

Para Fatás "El trabajo en el que tenemos que estar en los próximos años, es el adecuar que con ese agua que tenemos ahora, o con ese agua menor o esa cantidad menor de agua que vamos a tener en los próximos años, intentar ser tan productivos como somos ahora a través de de la eficacia en su uso.(...) Cada vez tenemos que ser más sostenibles con menos medios de los que tenemos ahora".

La escasez de agua limita la produccion de alimentos y es una amenaza al crecimiento económico y a la estabilidad política en todo el mundo. Los acuíferos y las reservas naturales  - como la en riesgo de desecación de Doñana, en Andalucía, sobreexplotada por cultivos de regadío - son tesoros estratégicos esenciales en la preservación de la naturaleza y el combate contra la desertificación y la sequía.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Agricultores y ganaderos europeos contra la Ley de Restauración de la Naturaleza de la UE

La ONU advierte del riesgo de enfermedades por agua contaminada en Gaza

Millones de personas en Perú no disponen de suministro de agua potable