¿Europa ha dejado atrás la crisis energética? Los retos de la UE para el próximo invierno

Imagen de ilustración.
Imagen de ilustración. Derechos de autor AP / Michael Sohn
Por Euronews
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Para adaptarse a la reducción masiva de las entregas de gas ruso, la Unión Europea ha optado por la sobriedad energética y ha recurrido a otros proveedores, aumentando masivamente sus importaciones de gas natural licuado, sobre todo de Estados Unidos.

Mientras continúa la guerra en Ucrania, los europeos ya miran al próximo invierno con las mismas preocupaciones. ¿Estarán los depósitos de gas lo bastante llenos para evitar cortes de electricidad en plena temporada fría? Para muchos expertos, la crisis energética no ha terminado.

PUBLICIDAD

"Para resolver una crisis energética hay que invertir en producción adicional, y eso aún no se ha hecho. Lo que la Comisión Europea ha hecho hasta ahora es conceder subvenciones para ayudar a nuestros compatriotas a hacer frente a estas facturas en alza, pero no hemos puesto en marcha ningún proyecto nuevo", apunta Thierry Bros, profesor de Sciences Po París. 

Para adaptarse a la reducción masiva de las entregas de gas ruso, la Unión Europea ha optado por la sobriedad energética y ha recurrido a otros proveedores, aumentando masivamente sus importaciones de gas natural licuado, sobre todo de Estados Unidos. Esta carrera por el gas natural licuado ha provocado una explosión de la necesidad de terminales. Alemania construyó tres sólo en enero.

Como resultado de esta estrategia de adaptación, las existencias de gas en la Unión Europea se situaban en torno al 68 % a 30 de mayo, un nivel alto para el periodo.

Pero a pesar de la luz verde general, los expertos aún no descartan el peor de los escenarios para la próxima temporada de frío. Entre los factores agravantes, un invierno duro, pero también olas de calor.

"Es la forma en que este verano, una sequía que es plausible podría crear estrés hídrico, estrés en los niveles de agua en Europa,con un impacto tanto en la hidroelectricidad como en la generación de energía nuclear, por lo que es un factor importante, por lo que no tendría un efecto directo en el consumo de gas, pero tendría un efecto directo en el consumo de electricidad efecto directo en el consumo de gas, pero un efecto indirecto porque, en ese caso, estaríamos utilizando más gas en el sistema eléctrico para producir electricidad", explica a Euronews Patrice Geoffron, director del Centro de Geopolítica y Materias Primas. 

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha identificado otra amenaza para la seguridad energética de Europa: la creciente demanda de gas natural de China. Una carrera a la que Rusia podría incluirse.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

El calor sobrante de una acería alemana calentará siete mil viviendas de Estrasburgo

¿Cuál es la respuesta de la UE a la crisis energética?

Seguridad, competitividad, crisis energética: las prioridades de la presidencia sueca de la UE