EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

¿Vuelve el bipartidismo a España? Expertos analizan el mayor voto a PP y PSOE

Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo
Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo Derechos de autor Bernat Armangue/Copyright 2023 The AP. All rights reserved.
Derechos de autor Bernat Armangue/Copyright 2023 The AP. All rights reserved.
Por Juan Carlos de Santos
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

En las recientes elecciones de mayo, el Partido Popular (PP) ha experimentado un impulso significativo al beneficiarse de la desaparición de Ciudadanos, posicionándose en el primer lugar de las encuestas. Por otro lado, el PSOE no sufrió tanto como su compañero de coalición, Podemos.

PUBLICIDAD

En las elecciones generales de España, los expertos prevén un sorprendente aumento de votos por encima del 60 % para los dos grandes partidos tradicionales. Algo impensable en otros países europeos, donde la fragmentación política es más marcada. ¿Cuáles son las razones detrás de esta tendencia? Los expertos señalan varias causas, y una de ellas es la crisis de partidos que nacieron de la indignación, como Ciudadanos y Podemos. Ninguna de estas marcas figura en las papeletas electorales.

"Los ciudadanos están cansados de unos proyectos que nacieron con muchísimas grandes esperanzas y que se han revelado un bluff", destaca Euprepio Padula, experto en liderazgo político. "Cuando hay desencanto en la política pueden darse dos cosas: o que te vas detrás de los populistas que te venden recetas fáciles para su problema difícil, o te vas al voto útil hacia el partido que ya conoces, ¡y eso es lo que está ocurriendo ahora en España!", añade Padula.

Del bipartidismo al "bibloquismo"

La sociedad española ha pasado por diferentes etapas, desde el bipartidismo hasta el multipartidismo y ahora el "bibloquismo", como lo describen los expertos. Aunque los grandes partidos siguen teniendo apoyos, parece que aún dependen de alianzas  cn VOX o Sumar para obtener una mayoría.

"Ahora mismo está adoptando una forma de dos dos, porque estamos viendo que PP y PSOE están arriba compitiendo por la primera posición y luego separados Sumar y VOX compitiendo por la tercera y cuarta posición", añade Ferrándiz.

La Ley Electoral beneficia al PSOE y al PP

Para ambos partidos la piedra en el camino siempre ha sido la Ley Electoral de España que da más peso a los votos de las provincias donde la elección suele ser más tradicional. A los partidos pequeños les cuesta más conseguir escaños ya que no han logrado penetrar en las provincias donde el voto tradicional beneficia mucho por la proporción territorial a los grandes partidos de siempre.

"La Ley d'Hont se hizo dándole mucho peso a estas circunscripciones pequeñas y medianas de las que siempre hablamos, donde en función de su población tendrían una representación más minoritaria de lo que tienen y tienen un gran peso en las decisiones", apunta el director de Opinión Pública y Estudios Políticos de IPSOS, José Pablo Ferrándiz.

La ley hace que los votos de las regiones más urbanas tengan menos peso. Precisamente aquí es donde Podemos y Ciudadanos han llegado a tener su mayoría de votos en otros comicios. "Por ejemplo, Ciudadanos, para poder tener un escaño en provincias, como en las catalanas, ha tenido que tener mucho más voto de los que son necesarios para el Partido Socialista", apunta Euprepio Padula.

"PP y PSOE tienen esa capacidad más transversal que no consiguieron nunca ni Podemos, ni Ciudadanos en grupos sociales, en edades y en territorios donde nunca llegaron", señala Ferrándiz.

La pandemia o la guerra de Ucrania no han influido en los grandes partidos como la crisis de 2008

Otra de las cuestiones que ha permitido a los partidos tradicionales sobrevivir, según José Pablo Ferrándiz, es que las últimas crisis no han tenido la misma incidencia a la hora de abrir una crisis política que revolucionase el panorama político con la aparición de nuevos partidos. Los proyectos más nuevos ya estaban en circulación. En lugar de ello, cada uno ha vivido su propia crisis y cada una de las formaciones por motivos distintos.

La diferencia con la crisis de 2008 es que en esta ocasión no ha habido un rescate con sus correspondientes recortes sino otra serie de políticas expansivas que no han hecho mella en las formaciones que están gobernando en regiones o el país.

"Con la pandemia, incluso con la guerra de Ucrania, se ha intentado también desde Europa, por supuesto, dar una salida menos radical que afecte menos a las ciudadanos y a la clase media como ocurrió en 2008. Entonces, eso también ha permitido un escenario diferente para que también los partidos tradicionales puedan consolidarse", recalca el director de Opinión Pública de Ipsos.

Ciudadanos y Podemos han perdido votos de forma distinta

En cuanto a Ciudadanos y Podemos, ambos han perdido votos, pero de manera diferente. Ciudadanos ha sufrido una importante sangría de votantes, hasta el punto de que ha decidido no presentarse a los comicios más recientes. En cambio, Podemos ha mantenido un suelo electoral más sólido, aunque ha tenido que unirse a otras fuerzas políticas para mantener su representación.

Según Ferrándiz la estrategia de la formación naranja ha sido errónea:"Fue estratégicamente una mala decisión cuando de repente opta por posicionarse claramente en uno de los dos bloques en el bloque de la derecha".

Por su parte Padula señala la "monumental secuencia de errores estratégicos" y la falta de "autocrítica", los que ha llevado al partido a "desaparecer completamente".

Esta desaparición ha fortalecido al Partido Popular que encara las próximas elecciones con un mayor porcentaje de intención de voto según la prensa española. 

Sin embargo en el caso de Podemos no ha sido una caída tan grande. La formación ha quedado muy afectada tras los comicios regionales de mayo donde perdió representación en Madrid. En una semana tuvo que unirse a la confluencia de izquierdas Sumar para poder concurrir a los comicios y evitar una fragmentación electoral que podría haberle afectado aún más según los expertos. 

"Hubiera descartado la posibilidad de reeditar un gobierno de izquierdas", señala Ferrándiz. Aunque apunta que el suelo electoral de Podemos siempre ha sido muy firme.  "Un suelo que podríamos a lo mejor establecer en torno al 9- 10% del voto, algo que no le sucedía a Ciudadanos al cual hemos visto rápidamente como bueno, pues cuando han dejado de confiar en él... han dejado de confiar muy rápidamente y todos casi al mismo tiempo."

A Podemos no le ha sentado tan bien la coalición como al PSOE

Según los expertos, a la formación morada le ha afectado su forma de gestionar algunos asuntos durante la legislatura como por ejemplo la Ley del Solo Sí es Sí, o más bien la ley de Igualdad donde estaba una ministra de Podemos, Irene Montero. Con la ley se consagra el consentimiento como la clave de la libertad sexual.  Sin embargo la forma en la que se hizo no ha gustado en el Parlamento y ha tenido que ser modificada con el paso de los meses porque tuvo un efecto indeseado según sus promotores, como es el de las rebajas de penas para los violadores.  

PUBLICIDAD

La ley que pretendía ayudar a la izquierda se terminó volviendo en contra según los expertos. "El balance que la gente hace. Y no hablo sólo de la gente de derecha, hablo también de la gente, de los socialistas, de la gente de izquierda. No es especialmente positivo", apunta Padula.

"Ha sido una coalición de Gobierno marcada por muchísimas diferencias entre los partidos principales y luego que ha tenido que tener también acuerdos con los independentistas, con Bildu, con una serie de fuerzas políticas que en España sigue sin gustar mucho", añade el experto en liderazgo político.

El PSOE también se ha visto perjudicado por los errores según Ferrándiz, al igual que por los éxitos. Pero al ser cabeza de Gobierno "el presidente o presidenta que del partido que forma parte de la coalición al que pertenece, pues suele tener o llevarse todos los réditos electorales y políticos".

"El humor social ha cambiado"

En definitiva ambos expertos coinciden en que los votantes han cambiado. Ahora buscan otros tipos de intereses. Según José Pablo Ferrándiz el humor social ha cambiado."Ha pasado de la indignación a lo que vendríamos a decir una normalización del ámbito político", apunta. 

Por su parte Euprepio Padula señala que "cuando hay un desencanto, la política pueden querer dos cosas o que te vas detrás de los populistas que te venden recetas fáciles para su problema difícil o te vas al voto útil hacia partido que ya conoces, que es lo que está ocurriendo ahora en España". "Personalmente creo que están buscando la solución que a ellos de verdad les parezca menos mala", concluye.

PUBLICIDAD
Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

España | El Partido Socialista y Sumar alcanzan un acuerdo de Gobierno

Elecciones en España | La Junta Electoral Central amplía el plazo del voto por correo

Casi un millón y medio de electores en España ya han votado por correo en una afluencia récord