EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

¿Está la democracia en peligro de extinción?

Imagen
Imagen Derechos de autor Ëuronews
Derechos de autor Ëuronews
Por Michela Morsa
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied
Este artículo se publicó originalmente en italiano

Según una encuesta de Open Society Foundations, más de un tercio de los jóvenes de 18 a 35 años están a favor de un régimen militar o de un líder autoritario. ¿Cómo se ha llegado a esta situación?

PUBLICIDAD

¿Todavía cree la gente en la democracia? Se lo pregunta la Open Society Foundations, que por segundo año consecutivo ha encuestado a más de 36 000 personas en 30 países de todo el mundo para conocer sus opiniones y sentimientos sobre los derechos humanos y la democracia, pero también sobre los principales problemas a los que se enfrentan los países y el mundo.

La encuesta "Open Society Barometer: Is Democracy Effective?", una de las mayores jamás realizadas sobre la opinión pública mundial, se llevó a cabo entre mayo y julio de 2023 y los resultados, publicados en vísperas del Día Internacional de la Democracia, son cuando menos sorprendentes.

Open society foundations
I 30 Paesi in cui è stato effettuato il sondaggioOpen society foundations

El concepto de democracia sigue siendo ampliamente popular en todas las regiones del mundo: el 86% de los encuestados afirma preferir vivir en un Estado democrático y el 62% cree que la democracia es la mejor forma de gobierno posible. En Italia, el 91% y el 69%, respectivamente.

Además, solo el 20% de los encuestados cree que los Estados autoritarios son más capaces de satisfacer las demandas de los ciudadanos y más eficaces a la hora de abordar los grandes problemas nacionales e internacionales.

Lo sorprendente, sin embargo, es que aunque la confianza en la democracia sigue siendo alta en todos los ámbitos, el grupo de edad que se muestra más escéptico sobre su eficacia es el más joven, de 18 a 35 años.

Si observamos los datos desagregados por grupos de edad, el porcentaje de ciudadanos que consideran que la democracia es la mejor forma de gobierno posible desciende al 55% entre los más jóvenes, mientras que es del 61,4% entre los que tienen de 35 a 55 años y del 69% entre los mayores de 56 años.

Es más, el 42% de ellos cree que un régimen militar es una buena forma de gobernar un país y el 35% está a favor de un líder "fuerte" que prescinda de elecciones y parlamento. En Italia, los porcentajes descienden al 24% y al 32%.

Open society foundations
Dati disaggregati per età sulle domande sui regimi autoritariOpen society foundations

Pero, ¿cómo hemos llegado a esto? ¿Qué significa para la supervivencia de la democracia?

"Es realmente preocupante que el apoyo más bajo se dé en el grupo más joven, el de 18-35 años, porque hoy tenemos la mayor generación de jóvenes. La mitad del mundo tiene menos de 30 años", afirma Natalie Samarasinghe, Directora Global de Incidencia Política de Open Society Foundations.

Pero el contexto es importante. "Se trata de una combinación de factores. Estamos ante una generación que ha vivido una serie de sacudidas: crisis económicas, covid, cambio climático, y está más que demostrado que los Estados autoritarios no han gestionado bien estas crisis, pero tampoco las democracias. Cuando creces en una época de inestabilidad y crisis, confías poco en los políticos. Así que creo que esto se traduce en escepticismo sobre el sistema en su conjunto".

A la sensación de que la política no ha sabido hacer frente a las grandes crisis de los últimos años, se añade la impresión "de que están peor" que sus padres en términos de condiciones socioeconómicas. Y por último, la falta de representación: "¿cuántos jóvenes sienten que tienen voz en la democracia cuando los temas por los que luchan nunca ocupan un lugar prioritario en la agenda?", subraya Samarasinghe.

Esta desafección por la democracia se deriva, pues, de un desajuste general y continuo entre lo que los ciudadanos exigen y lo que la clase política les ofrece. Por término medio, alrededor de un tercio de los encuestados no confía en que los políticos trabajen en su interés y aborden las cuestiones que les preocupan. Principalmente la pobreza, la desigualdad y los derechos humanos, el cambio climático y la corrupción.

La responsabilidad de otras generaciones

Gianfranco Pasquino, profesor emérito de Ciencias Políticas, coincide con Samarasinghe no solo en las dificultades socioeconómicas que han marcado a las últimas generaciones, sino también en la responsabilidad de la clase política. 

"Los partidos se han convertido en estructuras inadecuadas. Los partidos enseñan democracia, la practican y muestran cómo practicarla. Un gran politólogo estadounidense escribió un libro a principios de los años 40 en el que decía que los partidos nacen con la democracia y la democracia nace con los partidos. En consecuencia, la democracia muere si los partidos mueren y, en cambio, prospera si los partidos se recuperan. Pero no veo este esfuerzo por parte de los políticos", explica Pasquino.

Sin embargo, el profesor también atribuye parte de la responsabilidad de la desafección de los jóvenes por el sistema democrático a las generaciones mayores, cada vez más partidarias de la democracia. Entre los mayores de 56 años entrevistados, los regímenes más autoritarios no son especialmente populares: solo el 20% está abierto a un Estado militar, y el 26%, a un líder fuerte.

Una diferencia considerable con los más jóvenes, pero que se explica fácilmente según Pasquino: "Sencillamente, muchos de ellos han vivido parte de su vida bajo un régimen autoritario y saben que nunca querrían volver atrás. En cambio, han tenido experiencias positivas o al menos mejores con la democracia que los jóvenes. Pero habría sido mejor que hubieran transmitido esta información, sentimientos y emociones a sus hijos. Quizás no lo hicieron lo suficiente".

PUBLICIDAD

¿Está la democracia en peligro de extinción?

Entonces, ¿qué nos dicen estos datos sobre la salud y, sobre todo, el futuro de la democracia? ¿Existe realmente el riesgo de que el sistema democrático se desvanezca poco a poco? Ninguno de los expertos lo ve ni remotamente posible.

"Las democracias siguen apareciendo, y las establecidas nunca han caído. En realidad es un error decir que hay una crisis de la democracia, hay problemas en el funcionamiento dentro de algunas democracias, por ejemplo Hungría, por ejemplo Polonia, pero la democracia no está en crisis", afirma el profesor Pasquino.

Samarasinghe profundiza aún más: "La tendencia siempre ha sido y será hacia una mayor libertad. Y creo que esta encuesta también muestra que existe este deseo. Solo que ahora la gente ve una discrepancia entre este deseo y sus vidas. Pero no creo que su solución sea "de acuerdo, vamos a recurrir a un sistema autoritario". Puede ser una solución a corto plazo, pero no a largo plazo. Los valores que la gente aprecia personalmente, incluidos los derechos humanos, están tan profundamente arraigados incluso en los países que actualmente tienen Gobiernos más autoritarios, que es imposible que desap****arezcan".

La preocupación es más bien otra: qué puede ocurrir durante este periodo de desencuentro. "Creo que los líderes políticos, nacionales e internacionales, deben tener en cuenta cuáles son las consecuencias de la inacción. No se trata solamente de decir: 'no queremos abandonar la producción de carbón ahora porque tenemos a esta industria en el lobby y podríamos perder las próximas elecciones'. Está en juego todo el sistema".

PUBLICIDAD
Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Europa debe abrazar el pragmatismo para seguir siendo relevante en el Sur Global

¿Debería Alemania prohibir el partido Alternativa para Alemania? ¿Qué consecuencias podría tener?

Las críticas de Von der Leyen a China y la erosión de las democracias, en el Estado de la Unión