EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Terra Felix convierte tierras expropiadas a la camorra en cultivos de esperanza e inclusión

Un miembro de la cooperativa trabaja en el terreno.
Un miembro de la cooperativa trabaja en el terreno. Derechos de autor Luca Palamara/Euronews
Derechos de autor Luca Palamara/Euronews
Por Luca Palamara
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

El pasado agosto, un incendio provocado quemó el terreno. "Hay gente que no quiere que esto sea fértil", comentan los responsables de la cooperativa social italiana.

PUBLICIDAD

Esto es el corazón de Terra dei Fuochi, Tierra de Fuegos, entre Nápoles y Caserta. Aquí, donde la Camorra gestionaba los vertederos y quemaba residuos de forma indiscriminada al aire libre, se levanta ahora un bastión de libertad y colaboración.

Terra Felix, Tierra Fértil, es una cooperativa puesta en marcha hace más de diez años. Hace cuatro, el Estado italiano se quedó con algunas propiedades. Entre ellas doce hectáreas de terreno, que habían sido confiscadas al clan de los Casalesi, que entregó a esta asociación.

Nueva vida para la tierra

El terreno antes abandonado tiene ahora una nueva vida gracias al cultivo del cardo, que ayuda a crecer a las setas a través de la producción de biomasa.

Personas con discapacidad también están involucradas en el proyecto.

"Somos una cooperativa social", comenta Francesco Pascale. "Por tanto, tenemos un deber moral real y lo tenemos escrito en nuestros estatutos: debemos trabajar para crear oportunidades para las personas con discapacidad. Cuando planificamos un nuevo proyecto, primero pensamos en la participación de estas personas en él y luego pensamos en el resto".

Un incendio provocado

Hace poco más de un mes, el pasado quince de agosto, la tierra de Terra Felix fue quemada.

"Este es el resultado del incendio provocado que destruyó siete hectáreas de Terra Felix. Evidentemente, alguien no quiere que esta tierra vuelva a ser fértil, pero las personas honradas que viven aquí seguirán trabajando su propia tierra", dice el corresponsal de Euronews Luca Palamara.

Y lo hacen con visión de futuro, en invernaderos 4.0, donde los medidores de humedad y temperatura activan automáticamente la toma del agua necesaria para la producción de una tonelada de setas al mes a su máxima capacidad. Se ha recorrido ya un largo camino, y hay por delante mucho más.

"Con nuestro trabajo, imaginamos que podremos cubrir un buen tramo de esta carretera, para dejar que aflore la belleza y lo que esta terra felix nuestra puede ofrecernos", cuenta Francesco Pascale.

Ya se ha cavado el surco, y este no se puede quemar.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Miles de personas recuerdan a Don Peppe Diana 30 años después de ser asesinado por la camorra

Una vivienda cooperativa catalana gana el premio emergente Mies Van der Rohe 2022

Miles de personas provida se manifiestan en Roma en contra del aborto y la eutanasia