EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Eslovaquia | Elecciones legislativas clave para la unión de la UE frente a Rusia

Carteles electorales en Eslovaquia
Carteles electorales en Eslovaquia Derechos de autor Petr David Josek/Copyright 2023 The AP. All rights reserved
Derechos de autor Petr David Josek/Copyright 2023 The AP. All rights reserved
Por Euronews en español con EFE
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Eslovaquia | Los votantes eslovacos no solo votan este sábado en unas legislativas, sino que también deciden la postura de su país frente a Rusia. El partido del ex primer ministro prorruso Robert Fico, opuesto al apoyo militar a Ucrania, parte como favorito

PUBLICIDAD

Cuatro millones y medio de eslovacos están convocados este sábado a las urnas para elegir un nuevo Parlamento, en unos comicios legislativos anticipados en los que se enfrentan dos visiones del mundo, la del exprimer ministro prorruso, Robert Fico, y la del liberal prooccidental, Michael Simecka.

Si Smer, el partido de Fico, logra ganar y formar una coalición de Gobierno, Eslovaquia podría dejar de apoyar militarmente a Ucrania, lo que amenazaría la precaria unidad de la Unión Europea y la OTAN.

Fico, que fue primer ministro de 2006 a 2010 y de nuevo de 2012 a 2018, se opone a las sanciones de la Unión Europea a Rusia, cuestiona que Ucrania pueda expulsar por la fuerza a las tropas invasoras y quiere bloquear la entrada de Ucrania en la OTAN.

Propone que, en lugar de enviar armas a Kiev, la UE y Estados Unidos utilicen su influencia para obligar a Rusia y Ucrania a alcanzar un acuerdo de paz.

El principal contrincante de Smer es Eslovaquia Progresista, un partido liberal formado en 2017 y liderado por Michal Simecka, de 39 años, miembro del Parlamento Europeo.

Eslovaquia Progresista considera que el futuro del país está firmemente ligado a su actual pertenencia a la Unión Europea y la OTAN.

El asesinato del periodista Jan Kuciak en 2018, quien expuso vínculos entre el poder político y económico con el crimen organizado, desencadenó una ola de protestas antigubernamentales que llevó a la dimisión de Fico y generó un llamado a la renovación democrática y la lucha contra la corrupción.

Después de las elecciones de 2020, se formó un gobierno multipartidista que fue perdiendo apoyo popular y enfrentando conflictos internos, especialmente en medio de la caótica gestión de la pandemia de la COVID-19. En diciembre pasado, el gobierno perdió una moción de censura, lo que dio paso a un gobierno de tecnócratas que ha estado al mando desde entonces.

Las encuestas señalan que Fico podría alcanzar hasta el 21 % de los votos. Su partido, SMER, que forma parte del grupo socialdemócrata en el Parlamento Europeo, encuentra apoyo, sobre todo, entre aquellos eslovacos más afectados por la elevada inflación, una de las más altas de la Unión Europea (UE), y en zonas rurales.

Fico propone que Eslovaquia corte con su apoyo militar a Ucrania y considera ineficaces las sanciones europeas contra Moscú. Sin embargo, incluso si su partido gana, podría enfrentar dificultades para obtener una mayoría en el Parlamento, donde según las encuestas, podrían entrar hasta nueve formaciones, aunque cuatro de ellas están al borde del 5 % de votos mínimo requerido por ley.

En los últimos meses, Eslovaquia ha sido testigo de detenciones en la cúpula de sus servicios de inteligencia, la Policía y la Fiscalía, debido a acusaciones de corrupción. El asesinato de Kuciak, por el cual no se ha condenado a ningún autor intelectual, ha perdido relevancia en la campaña, donde los temas económicos relacionados con la pandemia y la guerra en Ucrania, la inmigración ilegal y los derechos LGBTI han sido centrales.

Fico ha adaptado su mensaje para atraer a los sectores más conservadores y desfavorecidos, aprovechando el persistente sentimiento prorruso en parte de la población. A pesar de las preocupaciones sobre la corrupción en el SMER, algunos votantes valoran más su promesa de mantener la ley y el orden, así como su experiencia como gestor.

En segundo lugar en las encuestas se encuentra Eslovaquia Progresista, liderada por Michal Simecka, vicepresidente del Parlamento Europeo, con el 16 % de apoyo. Este partido cuenta con el respaldo de la población más joven y urbana, presentándose como defensor de los valores europeístas y de la regeneración, tal como lo hizo la actual presidenta, Zuzana Caputová, en las elecciones de 2019.

La Voz (Hlas), una escisión de SMER dirigida por Peter Pellegrini, quien reemplazó a Fico como primer ministro en 2018, podría obtener hasta el 15 % de los votos y se presenta como una pieza clave para formar gobierno, preferiblemente junto a Fico.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Ucrania denuncia a Polonia, Hungría y Eslovaquía ante la Organización Mundial del Comercio

La doble cara de Peter Pellegrini, el nuevo presidente de Eslovaquia

El candidato prorruso Pellegrini gana las elecciones presidenciales eslovacas