EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

El renacer de las chimeneas: Un aumento del 30% en ventas impulsado por los biocombustibles

Deshollinadores trabajando en España
Deshollinadores trabajando en España Derechos de autor Euronews
Derechos de autor Euronews
Por Euronews en español
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

El auge de las chimeneas, impulsado por biocombustibles y conciencia ambiental, ha generado un aumento del 30% en ventas. El sector ha evolucionado con métodos más seguros y sostenibles, atrayendo más empresas y usuarios preocupados por la eficiencia energética y la comodidad en el hogar.

PUBLICIDAD

Ángel Vilches abandonó su antiguo empleo durante la pandemia para revivir un viejo oficio, el de deshollinador. Ahora, al frente de su empresa Mister Black, Vilches ha encontrado un nicho inesperado de demanda en la limpieza y mantenimiento de chimeneas, que ha experimentado un auge en España en los últimos cuatro años.

"Ahora, cuando llega el frío, es un pico de teléfonos, de llamadas brutales; apenas damos a basto", comparte Vilches.

El imaginario colectivo recuerda al deshollinador como aquel personaje de 'Mary Poppins' que se encaramaba a las chimeneas desde el tejado para realizar su labor. Sin embargo, como señala Vilches, ese estereotipo ha quedado obsoleto en pleno siglo XXI.

"Queda aquella reminiscencia del pasado de aquella película de 'Mary Poppins' en que el deshollinador es alguien que se sube a una chimenea desde el tejado y mete algo desde arriba, eso ya no existe a día de hoy", comenta.

El aumento del uso de biocombustibles desde el confinamiento y la crisis energética derivada de la guerra de Ucrania ha contribuido a la creciente popularización de las chimeneas.

"Aunque la chimenea siempre ha sido algo que a la gente le gustaba. Ahora estamos viendo cómo las están usando cada vez como un medio de calentar su casa de manera económica", asegura el responsable de Mister Black.

De ‘Mary Poppins’ al siglo XXI

El oficio ha evolucionado para adaptarse a las demandas contemporáneas. La limpieza de la chimenea se realiza desde el interior, sellada con plástico y con la ayuda de un aspirador para evitar ensuciar la estancia y, lo que es más importante, evitar las micropartículas en suspensión, que pueden ser nocivas para la salud.

Con la ayuda de una cámara, los nuevos deshollinadores inspeccionan la salida de humos y limpian la ceniza que podría obstruir el escape de gases con rodillos eléctricos.

La venta de calderas de biomasa, incluyendo chimeneas y estufas de pellets, ha experimentado un impresionante crecimiento del 30% desde el inicio de la pandemia, lo que ha llevado a un explosión de empresas dedicadas a los servicios de limpieza y mantenimiento de este tipo de instalaciones.

Hace apenas 20 años, el sector de deshollinadores en España contaba con alrededor de una docena de empresas. Hoy en día, esa cifra se ha multiplicado, llegando a cerca de 200, con medio centenar creadas en los últimos cuatro años, según apunta Gorka Eraso, vicepresidente de la Asociación de Deshollinadores de España ASDE.

"Es difícil saber el número de empresas con exactitud, puesto que el sector engloba a distintas actividades, desde la instalación al mantenimiento, pero lo primordial es que cualquier empresa o trabajador dedicado a las tareas de deshollinador debe contar con el carnet de instalador RITE (Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios)", añade Gorka Eraso.

Se estima que puede haber hasta un millar de deshollinadores en el país, aunque muchos de ellos aún no están certificados, según reconoce el vicepresidente de la asociación.

"La gente no sabe que cuando un deshollinador va a tu casa debe emitir un certificado de conforme al reglamento de instalaciones térmicas, que solo puede emitir una empresa certificada. Primero por seguridad, porque una limpieza deficiente puede causar graves incendios. Y segundo por evitar problemas con el seguro en caso de que ocurra un accidente", advierte Ángel Vilches, que recuerda además que el mantenimiento de las chimeneas debe realizarse de manera anual.

Conciencia ambiental y sostenibilidad

Ignacio Lamelas, experto en el campo, destaca que la venta de chimeneas ha aumentado no solo por el alza de precios, sino por un cambio de estilo de vida más sostenible.

La conciencia ambiental y el deseo de reducir el consumo de combustibles fósiles han llevado a un cambio en las preferencias de los consumidores. Ignacio Lamelas, Gerente del Grupo Calor, destaca que la gente está más concienciada con el medio ambiente, optando por alternativas como la electricidad pura mediante paneles solares, o en su caso, con instalaciones alimentadas con biomasa.

La pandemia de COVID-19 también ha traído un cambio en los estilos de vida. Desde abandonar el centro de las ciudades a casa en el campo o a chalets que permiten la instalación de chimeneas, a dedicar más tiempo a hacer vida en casa.

"Después del confinamiento la gente quería pasar más tiempo en casa, tener más confort dentro de ella y ahí vimos un aumento en la venta de chimeneas, en todo lo que tiene que ver con el bienestar en calefacción", apunta Lamelas.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Energía eólica e hidráulica: La isla canaria que demuestra que es posible funcionar con energías renovables

De la gasolina a la energía eléctrica: las grandes marcas de automóviles se reúnen en Catar

Los ministros de Energía de la UE llegan a un acuerdo sobre la reforma del mercado eléctrico