EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

"Si muero, es mi decisión": Soldados finlandeses en el frente de Ucrania

Imagen compuesta que muestra a un soldado finlandés en Ucrania, con las coordenadas del mapa al fondo
Imagen compuesta que muestra a un soldado finlandés en Ucrania, con las coordenadas del mapa al fondo Derechos de autor Euronews Graphistes
Derechos de autor Euronews Graphistes
Por David Mac Dougall
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Esta es la historia de Hobbit y Mariachi, dos finlandeses que se presentan voluntarios para luchar en Ucrania, donde la brutal invasión rusa toca una fibra muy cercana.

PUBLICIDAD

Es marzo de 2022. Las fuerzas rusas han sitiado la ciudad ucraniana de Mariúpol, bombardeándola desde buques de guerra en el mar de Azov. Las tropas del Kremlin siguen peligrosamente cerca de la capital, Kiev, mientras desde Bucha empiezan a surgir los primeros relatos horribles de asesinatos en masa. Mientras la guerra se desarrollaba a su alrededor, Hobbit llegó a Ucrania. "Al principio, todo era nuevo para mí, y estaba muy nervioso. Estaba seguro de que al cabo de uno o dos meses no quedaría gobierno", cuenta. Hobbit -que prefiere mantenerse en el anonimato, por razones de seguridad - es uno de los cerca de cien finlandeses, entre otros cientos de combatientes extranjeros, que dejaron sus vidas en suspenso para alzarse en armas contra los invasores rusos.

Para muchos finlandeses, la guerra de Ucrania tiene ecos del pasado no tan lejano de su propio país, cuando en noviembre de 1939, en una operación soviética de falsa bandera, las fuerzas de Stalin bombardearon un puesto fronterizo y culparon a los finlandeses como pretexto para lanzar una ofensiva terrestre. El célebre compositor ruso Dmitri Shostakovich recibió el encargo de componer una nueva música, que sería interpretada mientras las victoriosas tropas soviéticas marchaban por las calles de Helsinki para instalar un gobierno títere, una historia que coincide con la guerra actual, según los cuales las fuerzas rusas habían recibido la orden de preparar sus uniformes de gala para un desfile de la victoria en Kiev.

Al final de la breve guerra de Invierno, que duró 105 días, Finlandia infligió numerosas bajas a los soviéticos, pero finalmente se vio obligada a ceder territorio y pagar indemnizaciones. El resultado, y las decenas de miles de desplazados internos que se trasladaron de la Carelia anexionada a la propia Finlandia, hacen que la situación actual en Ucrania resulte escalofriantemente familiar para muchos finlandeses. "Para ser sincero, no sé cómo ocurrió exactamente, pero estaba viendo la guerra y empecé a pensar que quizá debería hacer algo, y estaba sentado en casa disfrutando de las pequeñas cosas de la vida, como los bollos de canela y la cerveza IPA", relata Hobbit a Euronews. "Pensé por qué me quedo en casa y disfruto de esto sin ninguna preocupación en el mundo cuando jóvenes de 18 años en Ucrania tienen que ir a la guerra sin mucho entrenamiento: Este es el rifle, así es como se dispara, ya puedes irte. Pero yo tengo entrenamiento", prosigue.

Como la mayoría de los finlandeses, Hobbit hizo el servicio militar obligatorio, aunque dice que no le gustó mucho en su momento, con demasiadas normas y restricciones. Ahora, si nueve meses de entrenamiento básico le prepararon realmente para la guerra es otra cuestión. "Ningún entrenamiento puede ser igual que la guerra, por supuesto. Pero yo tenía ventaja porque el ejército finlandés siempre se ha entrenado para el combate contra Rusia, así que me enseñaron a sobrevivir. Esa es también una de las razones por las que sentí que debía venir, porque tenemos conocimientos que compartir."

La familia de Hobbit no estaba tan segura de que fuera voluntario a Ucrania: "No les gustaba nada. Pero al final lo hablamos y les transmití mi opinión. Me sentiré decepcionado conmigo mismo si no voy. Es mi vida. Si muero es mi decisión".

Imagen compuesta que muestra el tanque Leopardo
Imagen compuesta que muestra el tanque LeopardoEuronews Graphistes

Es septiembre de 2022. Rusia se anexiona ilegalmente Donetsk, Jerson, Lugansk y Zaporiyia mientras Vladimir Putin anuncia una "movilización parcial" de 300.000 soldados para luchar en Ucrania. Es una señal más de que las cosas no van como planeaba el Kremlin, y la llamada a filas desencadena un éxodo masivo de hombres rusos en edad militar que intentan escapar del servicio militar obligatorio.  Hobbit se encuentra en primera línea de combate en la pequeña ciudad de Petropavlivka, cerca de Kupiansk. Junto con otro voluntario finlandés, está asignado al apoyo de fuego. "Me robaron una ametralladora pesada de un tanque ruso, y mi trabajo consistía en moverme y cubrir el avance por la ciudad", recuerda.

La pareja se colocó en posición cerca de un cruce de caminos, donde las fuerzas ucranianas que avanzaban quedarían expuestas en una zona abierta. Hobbit acababa de colocar su arma en una posición de tiro improvisada cuando divisaron un BMP-2M ruso -un vehículo de combate de infantería- a unos cientos de metros. "Pensé que había una pequeña posibilidad de darle a algún sistema crítico, de inutilizar el BMP. Así que empecé a disparar al BMP y conseguí vaciar tres cinturones de munición en el vehículo y en la infantería desmontada".

Advertencia: Imágenes gráficas y juramento. Cámara de video de la lesión de Hobbit, septiembre de 2022 / Crédito: @Eygenero

Hobbit estaba disparando el tercer cinturón cuando las balas zumbaron en el aire. Estaba tan concentrado en el objetivo principal que no se fijó en el francotirador ruso. Uno de los disparos le alcanzó en la pantorrilla, incrustándose profundamente en su pie, destrozando huesos y seccionando tendones.

El vídeo de una cámara corporal muestra la acción en tiempo real ese día, y capta el momento en que Hobbit es alcanzado. Grita de dolor y maldice en finés, un idioma muy apropiado para las blasfemias. Su compañero de batalla pide una evacuación médica y pronto aparece otro combatiente extranjero en un todoterreno. A Hobbit lo meten sin contemplaciones en la parte de atrás, con el pie vendado, mientras se lo llevan.

Tras un mes en un hospital ucraniano, lo trasladan a Finlandia, donde su familia lo visita por primera vez desde que fue herido. "Estaban conmocionados. No se dijeron muchas palabras, pero sí muchas lágrimas".

Imagen compuesta que muestra el mapa de Ucrania, brújula y voluntario finlandés 'Mariachi'
Imagen compuesta que muestra el mapa de Ucrania, brújula y voluntario finlandés 'Mariachi'Euronews Graphistes

Si Hobbit fue uno de los primeros voluntarios finlandeses en llegar a Ucrania, Mariachi es uno de los más recientes. Sólo lleva unos meses en el país. El apodo, dice, es un guiño a su herencia latinoamericana. Mientras estudiaba en el extranjero, este joven de 22 años colaboraba en actos a favor de Ucrania en el campus, pero sabía que quería hacer más por ayudar, mucho más. "Era mi segundo año de universidad y no podía concentrarme en nada. Estaba en la escuela, pero en mi cabeza ojeaba las noticias sobre lo que ocurría en el frente. A principios del verano pasado decidí que quería ir. Por eso tardé tanto en llegar, tenía que prepararme". Pensó en ir primero a Ucrania con su padre cinco meses antes de trasladarse definitivamente.

"Le conté lo que tenía en mente, pero no se lo tomó muy bien. Un mes antes se lo conté a mis amigos. Intentaron detenerme y convencerme de que no fuera. Eso es señal de que tienes buenos amigos. Nadie me dijo que fuera una buena idea, pero no estaría aquí si les hubiera escuchado", afirma Mariachi desde su base a las afueras de Kiev, donde se entrena con un pelotón de reconocimiento. A diferencia de las oleadas iniciales de voluntarios extranjeros, que llegaron de forma aleatoria y sirvieron con la Brigada Internacional o actuaron de forma más independiente, Mariachi está sirviendo directamente con una unidad ucraniana.

"Los mandos ucranianos quieren buenos soldados internacionales en sus unidades, y mi comandante ha estado reclutando activamente soldados finlandeses aquí y reservistas en Finlandia". Las ventajas son que las unidades ucranianas reciben nuevos soldados que ya han recibido más formación de la que tienen tiempo de recibir los reclutas ucranianos: "Estos tipos están curtidos en mil batallas, saben cómo desenvolverse en las trincheras, pero son civiles que se convirtieron en soldados por necesidad, no son militares entrenados. El soldado ucraniano medio no tiene mucho tiempo de entrenamiento", asevera.

A Mitsubishi Pajero and tools sourced by Your Finnish Friends, for a Finnish volunteer fighter in Ukraine

Una cosa en la que Mariachi y los demás combatientes finlandeses en Ucrania han llegado a confiar es en la envidiable red de apoyo establecida en su país. Kasper Kannosto, de la organización benéfica Your Finnish Friends, explica que han comprado más de 350.000 euros en suministros desde 2022, y han recibido donaciones materiales como coches y equipamiento por valor de 100.000 euros. En la lista de la compra figuran equipos defensivos, gafas de visión nocturna, ropa para el frío, calcetines, generadores, camionetas, furgonetas y herramientas. "Incluimos chocolate y café finlandés en los paquetes", añade.

Mariachi está esperando una marca concreta de botas que le gusta, que debería llegar pronto a través del conducto de suministro Helsinki-Kiev, y describe el servicio como "crucial" para proporcionar a los combatientes finlandeses el equipo que necesitan. "Estoy en un pelotón de reconocimiento y si no tienes gafas de visión nocturna estás jodido. Esa es la realidad aquí. E incluso un buen par de gafas de visión nocturna, más baratas, pueden costar 4.500 o 5.000 euros, lo que equivale a tres o cuatro meses de salario, puntualiza.

PUBLICIDAD
Imagen compuesta que muestra el mapa y la bandera de Ucrania, y el MRL de la milicia de la República Popular de Donetsk cerca de Panteleimonivka
Imagen compuesta que muestra el mapa y la bandera de Ucrania, y el MRL de la milicia de la República Popular de Donetsk cerca de PanteleimonivkaEuronews Graphistes / Associated Press

Es marzo de 2023. En la ciudad oriental de Bajmut se libran cruentos combates, con un número de víctimas tan elevado que se ha ganado el triste apodo de "picadora de carne". Ucrania recibe su primera entrega de tanques pesados occidentales: Challengers de Reino Unido y Leopards de Alemania, mientras Vladimir Putin dice que planea trasladar armas nucleares tácticas a Bielorrusia. Hobbit también está de vuelta en Ucrania, aunque su pie aún no se ha curado, por lo que necesita un bastón para caminar, lo que le confina a un trabajo de oficina en logística durante meses mientras se recupera de su lesión para volver a estar en forma para la lucha.

Tarda otros seis meses en volver a correr, y cuando puede hacer 5 kilómetros es destinado cerca de Bajmut, una ciudad en ruinas donde el "éxito" se mide casa por casa y aldea por aldea. Pequeños avances que no hacen más que minar la moral y aumentar el número de muertos en ambos bandos.

Es octubre de 2023. En esta misión, Hobbit es el jefe de escuadrón de un equipo de ametralladoras, asaltando el sur de Bajmut. Están en la línea de árboles, avanzando hacia las posiciones enemigas cuando la artillería rusa les apunta. "Todo nuestro elemento de asalto fue alcanzado por la artillería, sólo yo y un par más salimos ilesos", rememora con rotundidad. "Se canceló el asalto y pasamos las seis o siete horas siguientes evacuando a los heridos. Cuando volvimos a por el último herido, lo recogimos en camilla y la artillería cayó junto a nosotros", agrega.

Hobbit resultó herido por segunda vez, con metralla en el hombro y el brazo. No podían ponerse a salvo, ni trasladar al último soldado malherido, debido al fuego de artillería ruso que se aproximaba. Atrapados en una trinchera, esperaron durante horas hasta que por fin pudieron salir. Tras un mes en el hospital, Hobbit solicitó el traslado a una unidad ucraniana, pero mientras tanto fue asignado como jefe temporal de pelotón: "Sólo duré tres semanas en ese puesto, no era un gran trabajo. Se dormía muy poco y había mucho estrés y responsabilidad, al menos en lo que respecta a los combates de Bajmut". "Acabé llorando en mi último día, ya no puedo más. Por suerte tuve tiempo libre", remarca.

PUBLICIDAD
Imagen compuesta que muestra el mapa de Ucrania y la bandera, con brújula, y el soldado finlandés 'Hobbit'
Imagen compuesta que muestra el mapa de Ucrania y la bandera, con brújula, y el soldado finlandés 'Hobbit'Euronews Graphistes

Es febrero de 2024. El conflicto se ha detenido en gran medida, y las fuerzas rusas y ucranianas se atrincheran en posiciones atrincheradas. La guerra ha traspasado cada vez más las fronteras de Ucrania, con las refinerías de petróleo rusas en el punto de mira de los drones de Kiev, mientras los países occidentales dudan en enviar más ayuda militar que tanto necesitan los soldados en el frente.

"Siento el impacto de la disminución del apoyo en los últimos dos meses. Alemania está reteniendo sus misiles de crucero Taurus, y Europa no está dando tanta ayuda como debería", señala Hobbit. "Al principio, los rusos nos superaban tanto en número que cuando veíamos puestos de observación y llamábamos a la artillería, no teníamos una mierda". "La ofensiva de Jarkov cambió todo eso, nos igualamos con los rusos. Pero en el último mes ha vuelto a ser al revés, los rusos nos golpean con más artillería", recalca.

¿Cuánto tiempo piensa quedarse en Ucrania, arriesgando su vida por un país extranjero, alejándose de la muerte cada vez que se acerca de frente? "Espero no estar aquí para siempre. Pero definitivamente hasta la victoria", prosigue. "La idea de una vida normal parece imposible ahora. Es difícil imaginar una vida después de esto; lo único que me imagino es una fiesta el día que ganemos. Pero lo que venga después no lo sé. Es sólo una nube", concluye.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Rusia vuelve a atacar a la población civil en Ucrania

La UE mantiene su apoyo económico a Ucrania mientras la ayuda de EE.UU. flaquea

Reabre parcialmente el hospital infantil de Kiev que había sido destrozado por un ataque con misiles