Invertir en mujeres y niñas: ¿Es la paridad de género la clave de la prosperidad económica?

Invertir en mujeres y niñas: ¿Es la paridad de género la clave de la prosperidad económica?
Derechos de autor euronews
Derechos de autor euronews
Por Oleksandra Vakulina
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Sasha Vakulina, corresponsal de Euronews, habla con Kristalina Georgieva, Directora Gerente del Fondo Monetario Internacional, sobre por qué necesitamos más mujeres en el mercado laboral y en los puestos decisorios para impulsar el desarrollo.

Europa se encuentra en un punto de inflexión, ya que la región se enfrenta a la difícil tarea de restablecer la estabilidad de precios y, al mismo tiempo, garantizar un crecimiento sólido y ecológico. ¿Cómo hacer que este crecimiento sea inclusivo y justo aprovechando todo el potencial de Europa? Esto es lo que debatimos con Kristalina Georgieva, directora gerente del Fondo Monetario Internaciona (FMI), en este episodio de Global Conversation.

Sasha Vakulina, periodista de Euronews: Señora Georgieva, dos tercios de los países más prósperos del mundo están en Europa y, sin embargo, la desigualdad de ingresos hace estragos en todo el continente. ¿Cómo afecta la desigualdad al crecimiento económico?

El crecimiento y la desigualdad están estrechamente relacionados. Pero permíteme hacer un comentario muy importante para Europa: como europea, estoy orgullosa de que Europa sea un lugar donde la atención a la inclusión y la igualdad ha sido relativamente mayor que en muchos otros lugares. Y como resultado, Europa disfruta de redes de seguridad social, que se pusieron en marcha tras la COVID, tras la invasión rusa de Ucrania, para proteger a las personas más vulnerables de la sociedad. 

Según el análisis más reciente del Banco Mundial, no hay un solo país en nuestro hermoso planeta donde las mujeres sean plenamente iguales a los hombres.

Ahora bien, dicho esto, ¿puede Europa esforzarse por hacerlo aún mejor? Por supuesto que puede. Porque a lo que nos enfrentamos en Europa y en realidad en todo el mundo es a un crecimiento muy anémico, un crecimiento lento.

¿Cómo podemos impulsar las perspectivas de crecimiento? Pues aprovechando todos los recursos de que disponemos. Y eso nos lleva a un aspecto concreto de la desigualdad, que es la desigualdad de género. Si incorporamos a las mujeres a la población activa y al poder de nuestras sociedades y economías, nos beneficiaremos enormemente.

Veámoslo en detalle. Con los motores de crecimiento tradicionales fallando, muchas economías, como usted ha dicho, están desaprovechando el potencial de las mujeres. ¿Cuánto nos estamos perdiendo?

Estamos perdiendo mucho. Lamentablemente, según el análisis más reciente del Banco Mundial, no hay un solo país en nuestro hermoso planeta donde las mujeres sean plenamente iguales a los hombres. Así que tenemos trabajo por hacer. Y puedo decir, a partir del análisis que hacemos en el FMI, que las pruebas son tan abrumadoras que todo el mundo sale beneficiado. 

En estos días de crecimiento lento podemos obtener hasta un 23% de aumento del PIB si tomamos los mercados emergentes y las economías en desarrollo. En la media mundial, el aumento es del 20%. ¿Por qué no íbamos a querer hacerlo? Todos nosotros.

Como usted ha dicho, ¿por qué no aprovechar ese potencial? Conocemos las estadísticas, son impactantes, conocemos las razones, conocemos los posibles beneficios. ¿De qué otra forma podemos presionar para que eso ocurra?

La forma de impulsar es contar con una base política basada en datos creíbles. Hay una iniciativa muy importante, la de "cerrar la brecha de datos", que ha promovido el G20. Y parte de ella consiste en disponer de datos creíbles sobre la distribución de la renta, sobre lo que debemos saber a la hora de tomar decisiones sobre cómo eliminar estas barreras.

Sabemos que las políticas fiscales pueden ayudar, sabemos que la inversión en atención infantil temprana puede ayudar, sabemos que el transporte seguro puede ayudar, que las mujeres no tienen miedo de subirse a un autobús o al metro. Y también sabemos que la forma en que las mujeres son tratadas por el sistema financiero puede ayudar, cuando las mujeres tienen acceso a la financiación en igualdad de condiciones y todavía no lo tienen.

La ex presidenta brasileña y actual presidenta del Nuevo Banco de Desarrollo, Dilma Rousseff, el miércoles 28 de febrero de 2024. (AP Photo/Andre Penner)
La ex presidenta brasileña y actual presidenta del Nuevo Banco de Desarrollo, Dilma Rousseff, el miércoles 28 de febrero de 2024. (AP Photo/Andre Penner)Andre Penner/Copyright 2024 The AP. All rights reserved

Señora Georgieva, a pesar de los significativos avances logrados en las últimas décadas al ritmo actual de reformas, se estima que las diferencias de género a escala mundial se reducirán en los próximos tres siglos. Lo repetiré: ¡3 siglos! Y una de las medidas más importantes para mejorar la situación es aumentar la representación de las mujeres en los puestos decisorios. Esto es algo sobre lo que usted tiene mucho que compartir. ¿Hasta qué punto fue espinoso su camino y cuál es su opinión al respecto?

Bueno, yo empecé mi carrera profesional como joven profesora en Bulgaria. Y, desde el principio, tuve claro que, para ser tratada como igual, tenía que trabajar más que mis colegas masculinos. Y lamento decir que esa ha sido mi experiencia durante casi toda mi vida profesional. 

Así que lo que puedo decir a las mujeres, a las jóvenes en particular, es que a pesar de eso, puede que haya obstáculos, pero en primer lugar: Puedes hacerlo. Eres fuerte, eres inteligente. Eres hermosa. Puedes dar un paso adelante por ti misma, pero también para contribuir a la sociedad haciéndolo. En segundo, cuando lo hagas, y esta es una lección muy importante que aprendí personalmente, y lo vi una y otra vez en mi vida profesional, cree en ti misma. No dudes en presentar tus credenciales con confianza.

Cuando tenemos más mujeres alrededor de la mesa, puedes sentir la energía en la habitación, y tomamos mejores decisiones porque tenemos diferentes perspectivas, presentadas en esa conversación.

Contaré una pequeña historia de Bruselas. Cuando era cicepresidenta de Recursos Humanos teníamos un objetivo muy importante: aumentar al 40% el número de mujeres en altos cargos. Y puedo decir que la Comisión hizo un gran trabajo para que se cumplieran. Pero una cosa que noté fue que tenemos dos finalistas, un hombre y una mujer. Están siendo entrevistados, ambos tienen contra cinco criterios algunas fortalezas y debilidades. Cubren tres de los cinco menos o los otros dos. ¿Cómo lo afronta el hombre? Él dice: "Mira, yo cubro los tres criterios más importantes totalmente, y aporto al trabajo mi fantástica personalidad. Por supuesto, soy la mejor persona para el trabajo". ¿Qué dice la mujer? Dice: "Bueno, yo sólo cubro tres de los criterios, no sé, a lo mejor hay alguien mejor que yo". No hagas eso. Porque si no crees en ti misma, ¿por qué van a creer en ti los demás?

Y también les diría a las mujeres: trabajen con otras mujeres. Hay fuerza en una masa crítica. Lo veo en todas partes. Lo veo en el Fondo Monetario Internacional (FMI), lo veo en el Banco Mundial, lo veo en la Comisión Europea, entonces cuando tenemos más mujeres alrededor de la mesa, puedes sentir la energía en la habitación, y tomamos mejores decisiones porque tenemos diferentes perspectivas, presentadas en esa conversación. Así pues, da un paso adelante por ti, por las niñas y las mujeres, por los niños y los hombres. Haz tu parte por la sociedad.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Violencia contra las mujeres: ¿Pueden los deportes de combate ayudar a las víctimas?

Así ha evolucionado el derecho a voto de las mujeres en Europa

No Comment: Miles de musulmanes celebran juntos y sin mujeres la comida anual Iftar en Afganistán