EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

La apuesta por plantas y agua para restaurar el ecosistema y velar por la salud del mar de Aral

La apuesta por plantas y agua para restaurar el ecosistema y velar por la salud del mar de Aral
Derechos de autor euronews
Derechos de autor euronews
Por Galina PolonskayaEuronews
Publicado
Compartir esta noticia
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Cada año, las tormentas de arena envían al aire más de 100 millones de toneladas de polvo y sales tóxicas procedentes del fondo seco del mar de Aral. El ‘saxaúl negro’, planta clave del proyecto, cumple la función de escudo natural.

PUBLICIDAD

La desaparición del mar de Aral es una de las peores catástrofes medioambientales provocadas por el hombre. Uzbekistán, en colaboración con actores internacionales, está llevando a cabo una serie de iniciativas para rehabilitar la siniestrada área.

El equipo de Euronews, que se ha desplazado a la zona para realizar un reportaje, se aleja de Muynak, la ciudad situada al borde del llamado ‘desierto de Aral’ o ‘Aralkum’, y se adentra en la zona desértica. Zinovy Novitsky es comisario de un vasto programa estatal iniciado en 2018 por el presidente de Uzbekistán que tiene por objetivo plantar un bosque en el fondo desecado del mar de Aral. Ya se han cubierto 1 000 730 hectáreas con diversas plantas resistentes a la sal y la escasez de agua. El objetivo es mejorar el medioambiente de la región.

"Las plantas sujetan el terreno con sus raíces, manteniendo la sal y la arena en el suelo. Estas plantas emiten oxígeno y absorben dióxido de carbono, lo que también produce un efecto positivo", declara Zinovy Novitsky, conservador jefe del Programa Estatal de Forestación del Fondo Desecado del mar de Aral creado por las autoridades de Uzbekistán.

Cada año, las tormentas de arena envían al aire más de 100 millones de toneladas de polvo y sales tóxicas procedentes del fondo seco del mar de Aral. El ‘saxaúl negro’, planta clave del proyecto, cumple la función de escudo natural.

"El ‘saxaúl’ sirve de obstáculo mecánico. Un ‘saxaúl’ de este tipo puede retener una tonelada de arena y sal tóxicas. Si no fuera por esta planta, todo esto habría llegado al aire, y habría sido transportado a largas distancias", explica Zinovy Novitsky.

El mar de Aral ha desaparecido en apenas unas décadas, debido al mal uso de los sistemas de irrigación durante la era soviética, así como al cambio climático. Esto ha afectado drásticamente al clima local y a todos los aspectos de la vida en la zona.

"Antaño fue un centro de la industria pesquera, pero medio siglo después, solamente queda el 10 %, y el agua sigue desapareciendo", indica la periodista de Euronews, Galina Polonskaya.

Euronews
Imagen del mar Aral en la que se puede apreciar cómo ha descendido su nivel de agua en los últimos años.Euronews

El mar de Aral, antaño el cuarto ‘lago’ más grande del mundo, solía contar con abundantes especies de peces. Ahora, lo que queda, se compara con el mar Muerto.

"Esta es la orilla de la parte occidental del mar de Aral, en constante desaparición. La concentración de sal es tan alta en esta zona, que ya no quedan peces", añade Galina Polonskaya, mostrando la orilla del mar de Aral.

La orilla está ahora a 150 kilómetros de Muynak, que en el pasado fue una ciudad portuaria. ‘Mi Jardín en el Mar de Aral’ es un proyecto que pretende rehabilitar la región. El ‘oasis verde’, que visita el equipo de Euronews, cuenta con diferentes tipos de árboles, se encuentra a varios minutos en coche de Muynak. A través de Internet, cualquiera puede comprar un árbol para plantarlo aquí. El proyecto cuenta con el apoyo de varias organizaciones internacionales. El objetivo es plantar un millón de árboles.

"Nuestra tarea es restaurar el ecosistema de esta región, para que se creen oasis de este tipo en otros asentamientos. El objetivo es ayudar a contrarrestar la propagación de ‘arena salada’, y evitar la erosión del suelo", señala Bakhitjan Khabibullaev, director del Centro Internacional de Innovación para la Cuenca del mar de Aral.

Como parte del proyecto de USAID, que cuenta con un presupuesto de 1,6 millones de dólares estadounidenses, se construirán tres estaciones meteorológicas en el distrito de Muynak. USAID colabora estrechamente con Uzbekistán y científicos internacionales para probar nuevas tecnologías innovadoras en la región.

"Los datos de estas estaciones meteorológicas serán utilizados por los agricultores para saber cuál es el mejor momento para plantar sus cultivos, y por la comunidad científica y los Gobiernos en su gestión, a la hora de abordar los retos medioambientales en la región del Mar de Aral", declara Mikaela Meredith, directora del proyecto USAID-Uzbekistán.

En 2018 se creó el Fondo Fiduciario de la ONU para el mar de Aral. Esta iniciativa fue lanzada por Uzbekistán. Hasta la fecha, ha recaudado 16 millones de dólares estadounidenses. Uzbekistán y la Unión Europea son los mayores donantes. El objetivo es aunar esfuerzos, en una estrategia común para la región del mar de Aral.

"El fondo ha puesto en marcha muchos proyectos. Las principales áreas son la sanidad, se ha trabajado mucho para proporcionar agua potable a la población, la agricultura, esto implica el uso eficiente de los recursos hídricos, los jardines...", afirma Uktam Abdurakhmanov, jefe de la Secretaría Técnica del Fondo Fiduciario de la ONU para la Seguridad Humana de Múltiples Socios para la Región del mar de Aral.

El fondo apoya a ciudadanos locales vulnerables, proporcionándoles tecnologías innovadoras de ahorro de agua en la agricultura. Este sistema hidropónico permite a Ayjan Boribayeva cultivar plantas y cereales para sus ovejas en casa, durante todo el año, y ahorrar agua.

"La tierra en el exterior es salada y difícil de cultivar. Con el sistema hidropónico, el trigo crece bien y se puede ahorrar espacio", relata la ciudadana uzbeka residente en Muynak, Ayjan Boribayeva.

Las soluciones que se encuentren para ayudar a la región del mar de Aral podrían servir al planeta para hacer frente a grandes problemas relacionados con el cambio climático.

Compartir esta noticia

Noticias relacionadas

La OMS insta a actuar contra el envejecimiento europeo en cuestiones como la alimentación