EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Juntos contra el hambre en la Conferencia Internacional sobre Seguridad Alimentaria en Samarcanda

Juntos contra el hambre en la Conferencia Internacional sobre Seguridad Alimentaria en Samarcanda
Derechos de autor euronews
Derechos de autor euronews
Por Galina PolonskayaEuronews
Publicado
Compartir esta noticia
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

¿Hasta qué punto es realista alcanzar el segundo Objetivo de Desarrollo Sostenible de la ONU: ‘hambre cero’ para 2030? Esta fue una de las principales cuestiones que se abordaron.

PUBLICIDAD

La ciudad de Samarcanda, en Uzbekistán, ha acogido la Conferencia Internacional sobre Seguridad Alimentaria. En 2022, alrededor de 735 millones de personas, en todo el mundo, pasaban hambre. La falta de acceso a alimentos y dietas ‘sanas’ es un problema global que sigue sin resolverse. Los participantes en la conferencia instaron a una acción conjunta, para llevar la seguridad alimentaria a los diferentes pueblos del mundo.

El evento fue organizado por Uzbekistán con el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. A la conferencia asistieron los ministros de Agricultura de muchos países, así como destacados expertos en seguridad alimentaria.

¿Hasta qué punto es realista alcanzar el segundo Objetivo de Desarrollo Sostenible de la ONU: ‘hambre cero’ para 2030? Esta fue una de las principales cuestiones que se abordaron.

"Desgraciadamente, parece que, en este momento, no vamos a alcanzar el ‘ODS2’; eso es lo que auguran los datos. Lo que se necesita, urgentemente, es cooperación. Tenemos sistemas que no garantizan la seguridad alimentaria. Para solucionar los problemas relacionados con la economía, el medioambiente, la salud o las cuestiones sociales que forman parte de los sistemas alimentarios, necesitamos que las personas que trabajan en esos temas se comuniquen, y cooperen", declara Corinna Hawkes, directora de la División de Sistemas Alimentarios e Inocuidad de los Alimentos de la FAO.

"Los conflictos armados, la interrupción de la cadena de suministro, la pobreza, el cambio climático... hay muchas amenazas a la seguridad alimentaria, y el número de personas en el mundo que no tienen suficientes alimentos ha aumentado", indica Galina Polonskaya, periodista de Euronews y autora del reportaje.

Desde 2019, alrededor de 122 millones de personas más se enfrentan al hambre, debido a conflictos, pandemias y repetidas crisis climáticas.

"La razón de la drástica inseguridad alimentaria actual en países como Afganistán y Yemen, es el cambio climático, y la inestabilidad social y económica. Hemos hablado de una asociación mundial. Esa es, para nosotros, la principal solución: aportar recursos, personal y métodos científicos sobre el terreno", afirma Yerlan Baidaulet, director general de la Organización Islámica para la Seguridad Alimentaria.

La ‘Declaración de Samarcanda’ adoptada en la conferencia señala que, en 2030, unos 630 millones de personas seguirán padeciendo hambre, según las proyecciones actuales.

"Es muy importante buscar formas de mejorar los ingresos de los agricultores, y de otras personas que viven en zonas rurales, mediante la diversificación de los medios de subsistencia y la creación de oportunidades", señala Ali Abousabaa, director general del Centro Internacional de Investigación Agrícola en las Zonas Secas.

Las nuevas tecnologías, las innovaciones y la ciencia podrían desempeñar un papel clave en la transformación de los sistemas agroalimentarios, uno de los pilares de la seguridad alimentaria.

"Es muy importante conectar este pensamiento estratégico sobre la innovación, la tecnología y la ciencia, y llevarlo al nivel comunitario para asegurarnos de que tienen acceso a ello. Uno de las grandes ‘vacíos’ que estamos observando es que las personas que más necesitan estas innovaciones son las que no tienen acceso a ellas; hay una brecha de acceso, una brecha de información, y tenemos que cerrar esta brecha", explica Vincent Martin, director de la Oficina para la Innovación, OIN, de la FAO.

La seguridad alimentaria es una de las principales prioridades de Uzbekistán, un país sin salida al mar, que se enfrenta a diversos retos relacionados con el cambio climático. La estrategia de la nación consiste en reducir el consumo de agua en la agricultura, aplicando tecnologías modernas que ahorren agua. La cuestión de los recursos hídricos es uno de los mayores desafíos para los países de Asia Central.

"Junto con nuestros vecinos, ya estamos trabajando en esta dirección, y no solamente en el ahorro de los recursos hídricos. Hablamos con nuestros socios vecinos sobre el uso conjunto y eficiente de la tierra, y la producción de bienes. Así, podemos trabajar juntos de manera eficaz, en materia de seguridad alimentaria", declara Aziz Voitov, ministro de Agricultura de Uzbekistán.

El equipo de Euronews se dirige al distrito de Jomboy, para descubrir un innovador complejo agrícola, directamente relacionado con la estrategia de seguridad alimentaria del país. Aquí, en los laboratorios InVitro, se cultivan ‘portainjertos clonales’ de diversos árboles frutales. Estos ‘portainjertos’ son resistentes al cambio climático, y a las enfermedades, afirman los científicos. El complejo, valorado en 2,6 millones de dólares estadounidenses, es uno de los miles de beneficiarios del vasto Proyecto de Desarrollo de la Horticultura del Gobierno, apoyado por el Banco Mundial y la Unión Europea.

"Nuestros ‘portainjertos’ pueden sobrevivir a la salinidad del suelo y la escasez de agua. Se pueden obtener y plantar, en cualquier suelo", afirma Daler Subkhanov, director general del Complejo Agrícola de Bogbon.

En el laboratorio, se están analizando muestras de suelo de varias regiones del país. Después, los agricultores pueden comprar los ‘portainjertos’ que mejor se desarrollarán en sus tierras.

"La ventaja de estos ‘portainjertos’ es que están libres de virus y hongos. Los ‘portainjertos’ de estas plántulas son específicamente adecuados para el suelo local, y esto garantiza una buena cosecha", señala el agricultor Saberjan Akramov.

La conferencia de Samarcanda envía un mensaje contundente al mundo: ha llegado el momento de hacer sonar las alarmas y unirse para alimentar a millones de personas en todo el planeta.

Compartir esta noticia