EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Explicación: ¿Qué pasa si el gobierno de Estados Unidos cierra en unos días?

El Presidente de EE.UU., Joe Biden, dijo que la financiación del Gobierno es "una de las responsabilidades más básicas del Congreso"
El Presidente de EE.UU., Joe Biden, dijo que la financiación del Gobierno es "una de las responsabilidades más básicas del Congreso" Derechos de autor JIM WATSON
Derechos de autor JIM WATSON
Por Heloise Urvoy con AP
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Si el Congreso no llega a un acuerdo antes de la medianoche del sábado, el gobierno federal del país cerrará.

PUBLICIDAD

El Congreso de Estados Unidos tiene que aprobar una ley de gasto a corto plazo. Les quedan días antes de que el gobierno tenga que cerrar si fracasan.

Incluso la llamada resolución continuada permitiría la financiación del Gobierno sólo hasta el 17 de noviembre. Pero daría tiempo suficiente para que la Cámara de Representantes y el Senado votaran los 12 proyectos de ley de gastos que resumen las normas de gasto de unos 6 billones de dólares en el próximo año fiscal.

Utilizar este momento recurrente para su beneficio político es una tradición para demócratas y republicanos en EE.UU., veamos qué está en juego ahora.

¿Por qué se dirige el Gobierno estadounidense hacia un cierre federal?

Como ha ocurrido en las últimas 20 ocasiones -y en las muchas otras en las que ha estado a punto de ocurrir-, los legisladores estadounidenses, tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado, no pueden aprobar una legislación común necesaria para financiar el Gobierno federal y sus diversas agencias (Defensa, Seguridad Nacional...).

La mayoría de las veces se trata de desacuerdos partidistas, en los que republicanos y demócratas no pueden, o no quieren, llegar a un acuerdo.

La mayoría de la Cámara de Representantes es republicana, mientras que los demócratas tienen el Senado.

Esta vez, Kevin McCarthy, el presidente de la Cámara, trata de impulsar una medida que los republicanos de línea dura llevan tiempo exigiendo: fuertes recortes del gasto federal (en torno al 8%), unidos a medidas más estrictas de seguridad fronteriza.

Los demócratas se niegan a votar a favor del paquete, e incluso algunos legisladores republicanos lo consideran demasiado extremo. McCarthy se esfuerza por complacer a los legisladores de extrema derecha de su partido.

En el Senado se está tramitando un paquete bipartidista para financiar temporalmente el gobierno. Mantendría la financiación en los niveles actuales e incluiría una partida nacional de 6000 millones de dólares para ayuda humanitaria, y la misma cantidad para ayudar a Ucrania en su esfuerzo bélico.

Muchos republicanos han expresado su rechazo a seguir apoyando a Ucrania, argumentando que esas cantidades se gastarían mejor si beneficiaran directamente a los contribuyentes estadounidenses. Su postura pone de manifiesto los problemas que se avecinan en la cuestión de Ucrania, cuando se apruebe definitiva y necesariamente un presupuesto federal.

Hace unos meses, McCarthy y el presidente Joe Biden alcanzaron un acuerdo bipartidista que evitó por los pelos una crisis presupuestaria similar a la que parece inminente.

Los republicanos de línea dura que quedaron descontentos con el acuerdo se niegan a llegar a un compromiso esta vez. El expresidente Donald Trump les ha instado a mantenerse firmes o "cerrarlo".

¿Y ahora qué?

El tiempo se acaba, y es probable que el viernes por la noche los legisladores adviertan a quienes se verán afectados que se preparen para un cierre del Gobierno.

Hay esperanzas de una resolución continua, una medida temporal que ampliaría el plazo hasta mediados de noviembre. Eso permitiría ganar tiempo, pero los principales puntos de desacuerdo seguirían existiendo. Republicanos y demócratas tendrán que llegar a un compromiso, incluso entre sus propias filas, para mantener el gobierno financiado y abierto.

Detrás de cada negociación presupuestaria se esconde la cuestión de la deuda nacional, que proyecta una sombra gigantesca sobre los debates.

PUBLICIDAD

La deuda bruta de Estados Unidos representa más del 120 % del PIB del país, según el Fondo Monetario Internacional (FMI). A modo de comparación, la deuda pública media de la Unión Europea es del 84 %.

La deuda estadounidense se ha más que duplicado en los últimos 30 años y se espera que también se duplique en las próximas tres décadas. Desglosada por cada ciudadano estadounidense, casi asciende a 100 000 dólares (95 000 euros). Teniendo en cuenta el salario medio, los estadounidenses tendrían que trabajar gratis durante aproximadamente un año y medio para reembolsar la deuda del Gobierno, que probablemente aumentaría mientras tanto.

¿A quién afectará el inminente cierre?

La recurrente situación no encontrará a Estados Unidos sin preparación, el gobierno federal tiene sus propios planes de cierre que desempolvan cada vez que el país está al borde de un cierre.

Aunque es función del Congreso financiar al Gobierno, los legisladores no dejan de cobrar cuando no cumplen.

PUBLICIDAD

Por otro lado, los cuatro millones de empleados federales restantes se enfrentan a la incertidumbre, incluidos los militares. Sus salarios se suspenderán y algunos de ellos tendrán que ausentarse del trabajo mientras dure el cierre. Otros, considerados esenciales, tendrán que presentarse a trabajar, como los agentes de policía. Ninguno cobrará su sueldo durante el impasse.

Para muchos de ellos, podría potencialmente secar sus finanzas al igual que sucedió durante el lapso récord de financiación de 35 días en 2018-2019.

No tener sueldo significa dejar de pagar la hipoteca y las deudas de las tarjetas de crédito y mantener el consumo en el nivel mínimo. Incluso la economía más fuerte del mundo podría sentir el impacto.

Un cierre podría amenazar programas federales cruciales como préstamos a pequeñas empresas, ayuda a inquilinos de bajos ingresos, nutrición infantil y programas de ayuda estudiantil.

PUBLICIDAD

El último cierre costó miles de millones a la economía general estadounidense. La Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO) estimó que el cierre parcial del Gobierno de 35 días en 2018-2019 redujo la producción económica en 11 000 millones de dólares (9500 millones de euros) en los seis meses siguientes.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Zelenski en la Casa Blanca: Cinco cosas que Ucrania quiere de Estados Unidos

La confianza económica alemana cae: ¿Está la locomotora de Europa descarrilando?

Se espera que no haya recorte sorpresa del BCE en julio y todas las miradas están puestas en septiembre