EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

La industria algodonera uzbeka se recupera tras el boicot

La industria algodonera uzbeka se recupera tras el boicot
Derechos de autor euronews
Derechos de autor euronews
Por Galina Polonskaya
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticia
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

La industria algodonera uzbeka ha experimentado un resurgimiento tras el boicot, experimentando un gran crecimiento y apostando ahora por los textiles de calidad.

PUBLICIDAD

Uzbekistán es el sexto productor mundial de algodón y ha experimentado un gran crecimiento de este sector tras las reformas y el fin de un boicot internacional al algodón uzbeko.

La prohibición fue iniciada en 2010 por Cotton Campaign debido a las cosechas con trabajo forzado, en las que más de 2 millones de personas, incluidos niños, se vieron obligadas a trabajar en los campos. El Banco Mundial y laOrganización Internacional del Trabajo (OIT) de la ONU pusieron en marcha una campaña de seguimiento, que concluyó que el trabajo forzoso se había eliminado en 2021 y el boicot se retiró en 2022.

En este episodio de Focus, la corresponsal de Euronews Galina Polonskaya se reunió con la defensora de los derechos humanos Gulnoz Mamarasulova, que ayudó a Cotton Campaign a vigilar los campos en busca de indicios de trabajo forzado. Afirmó que el reconocimiento estatal, la cobertura televisiva y las campañas en las redes sociales sobre el trabajo forzado habían contribuido a abordar el problema. Galina también habló con el anterior Viceministro de Agricultura Anvar Karimov, quien subrayó el compromiso del Estado en la lucha contra esta práctica.

Los recolectores de algodón como Gulchera Oripova han visto aumentar sus salarios hasta 500 dólares (458 euros) al mes. Uzbekistán ha pasado de exportar materias primas a comercializar productos acabados, lo que se ha traducido en un aumento de las exportaciones y un impulso de las inversiones. Las exportaciones textiles también han pasado de unos pocos cientos de millones durante el boicot a 3200 millones de dólares en 2022. El país ha creado 130 agrupaciones algodoneras privadas destinadas a fomentar el control de calidad y la innovación. Muzaffar Razakov, Director General del grupo Global Textile (una de las principales empresas textiles de Uzbekistán), habló con Galina sobre la estrategia de su empresa de vender tejidos de alta calidad en todo el mundo.

Galina vio una colección de prendas de algodón en la galería Human House, donde la diseñadora Lola Sayfi también habló con ella sobre cómo la retirada del boicot le había permitido aumentar su producción y vestir a más gente con ropa de Uzbekistán.

Compartir esta noticia