This content is not available in your region

El Festival de Cine de El Gouna vuelve a brillar a pesar de las adversidades

euronews_icons_loading
El Festival de Cine de El Gouna vuelve a brillar a pesar de las adversidades
Derechos de autor  euronews
Por Euronews

El Festival de Cine de El Gouna (GFF) organizó un increíble programa de dos semanas de proyecciones, clases magistrales y talleres para su 5ª edición. El maratón de películas culminó con una glamurosa ceremonia de entrega de premios con alfombra roja. El certamen anual es una plataforma clave para el cine árabe y sigue atrayendo a talentos cinematográficos internacionales.

Se dudaba de que el evento siguiera adelante después de que se produjera un incendio en la Plaza del Festival apenas 24 horas antes de la inauguración. Mientras el mundo del cine árabe acudía a El Gouna, la atención se centraba en el cine árabe y su evolución.

Mohamed Hefzy es el productor de "Feathers", que ganó el premio a la mejor película árabe de ficción en la ceremonia de clausura. Afirmó que el mundo del cine árabe se está desarrollando rápidamente, tanto en lo que respecta a los largometrajes como a los documentales.

"Estamos sintiendo un mayor apoyo al cine árabe con los nuevos festivales y los nuevos fondos que se están creando. También estamos viendo cómo surge una nueva industria en Arabia Saudí, y un público que es bastante grande no sólo en términos de población, sino en términos de pasión por el cine y poder adquisitivo". También dijo a Euronews que esto abre el mercado a un público más amplio.

"Así que es un momento emocionante para ser un cineasta o un creador de contenidos de Oriente Medio", agregó Hefzy.

La actriz egipcia Sara Abdulrahman dijo que en los últimos diez años, las cosas han despegado realmente en el cine árabe.

"Ahora se hacen muchos formatos más pequeños y cortos, y esto es genial para la industria porque significa que hay más producciones y más historias que contar".

El cine árabe sigue teniendo fama de romper barreras y estereotipos y, a veces, de hacer una declaración política. Muchos países también experimentaron un repunte en la producción cinematográfica después de obtener la independencia.

"Costa Brava del Líbano" es un drama familiar con el telón de fondo de una crisis climática. Recibió dos premios en el festival.

La actriz libanesa Yumna Marwan, que interpreta a Alia, dijo que hacer la película fue catártico, ya que había abandonado el Líbano debido a la inestabilidad del país.

"Vine a hacer la película y, literalmente, también era yo la que volvía a mi país y tenía que afrontar todo lo que hace el personaje", añadió.

"Así que todo este viaje, después de la explosión para volver al Líbano y estar con ellos. Eso fue lo más importante. Creo que arroja luz sobre muchas cosas que están sucediendo a nivel local, pero también es muy global y lo que está tratando de decir".

"Capitanes de Za'atari" es la historia de dos amigos refugiados sirios en un campamento, con grandes sueños de convertirse en futbolistas. Al ganar el premio al mejor largometraje documental árabe, el director egipcio Ali El Arabi dijo que era emotivo para todo el equipo.

"Esto no es sólo para mí, es para los miles y miles de refugiados de todo el mundo. Y estoy feliz porque estoy en mi país de origen y toda la gente amó y vio la película y me dio un feedback increíble".

El consenso de la industria durante el festival fue que se estaba haciendo un gran trabajo en la industria del cine árabe, pero que se necesitaba más apoyo a nivel de base.

"Lo están haciendo, pero me gustaría ver más, sin duda. En todos los ámbitos, no sólo aquí en Oriente Medio, sino en todo el mundo", expresó el actor británico-egipcio Amir al-Masri que agregó que le gustaría ver "más plataformas que ayuden a los directores y guionistas emergentes y que alimenten a los nuevos talentos".

El productor de "Feathers", Mohamed Hefzy, declaró que le gustaría ver más apoyo al cine árabe y a los cineastas independientes por parte de sus respectivos gobiernos. Dijo a Euronews que le gustaría que las películas tuvieran éxito fuera del circuito de festivales.

"Comercialmente hablando, en términos de que el público lo acoja, por ejemplo, lo que ocurrió con Parasite, esa gran película de Corea del Sur, quiero decir que nos encantaría tener otra película que haga algo parecido".

También dijo que le gustaría aprovechar el éxito reciente e impulsar el cine árabe. "Creo que ese es el siguiente paso. Y espero que con la producción de más películas y de mejores películas eso ocurra pronto".