EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

La reina consorte Camila rechaza llevar el polémico diamante Koh-i-Noor en su coronación

 El rey Carlos III y su esposa Camila visitan Brick Lane, en Londres, el pasado febrero
El rey Carlos III y su esposa Camila visitan Brick Lane, en Londres, el pasado febrero Derechos de autor Eddie Mulholland/AP
Derechos de autor Eddie Mulholland/AP
Por Saskia O'Donoghue
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

El diamante Koh-i-Noor forma parte de las joyas de la corona británica desde hace casi 175 años, pero desde hace mucho tiempo se disputa su propiedad. Muchos en La India lo consideran un botín del controvertido pasado colonialista británico.

PUBLICIDAD

La Reina consorte británica Camila reutilizará una corona que perteneció a la Reina Mary para su coronación y la del Rey Carlos III en la Abadía de Westminster la próxima semana, rompiendo con la tradición de hacer una nueva corona para la ocasión.

Sin embargo, no llevará el controvertido diamante Koh-i-Noor en su centro, como cuando la Reina Mary la llevó por primera vez en su coronación en 1911. Tampoco una réplica de la famosa piedra, que sustituyó a la original en 1937, cuando el Koh-i-Noor original se engastó en la corona de la coronación de la madre de la reina Isabel.

Una corona reciclada

En su lugar, la corona reciclada de Camila se engastará con piedras de la colección personal de joyas de la difunta Reina Isabel II. Será la primera reina consorte que reutilice una corona en una coronación en lugar de encargar una nueva desde el siglo XVIII.

Alastair Grant/AP1952
El diamante Koh-i-noor, o "montaña de luz" dentro de una cruz de Malta de la corona de la reina madre Elizabeth, madre de Isabel IIAlastair Grant/AP1952

Al rechazar la piedra, Camila no solo hizo una declaración sobre sostenibilidad, sino que también evitó una posible disputa diplomática con la India sobre el simbolismo del diamante.

El diamante Koh-i-Noor forma parte de las joyas de la corona británica desde hace casi 175 años, pero desde hace mucho tiempo se disputa su propiedad y algunos lo consideran un botín del controvertido pasado colonialista británico.

Uno de los diamantes más grandes del mundo

El diamante, hallado por primera vez en la mina india de Kollur, ya se mencionaba en el siglo XIV en un diario de Alauddin Khalji, emperador que gobernaba el sultanato de Delhi.

El Koh-i-Noor, uno de los diamantes más grandes del mundo con un peso de 21,12 gramos, perteneció a múltiples emperadores indios, pero fue adquirido por el Imperio Británico a raíz de su conquista de la India. Fue entregado a la reina Victoria en 1849 y desde entonces ha seguido siendo una parte importante de las joyas de la corona británica.

La petición del Gobierno indio

Tras la muerte de la reina Isabel II el pasado septiembre, el Gobierno indio expresó su preocupación por el uso del diamante por parte de la monarquía británica, alegando que algunos indios lo asocian con un gobierno opresivo, y pidió a Camilla que no utilizara el Koh-i-Noor en la coronación.

Aunque la India sigue siendo una parte importante de la Commonwealth británica, la asociación política es un asunto acuciante para Carlos III. En 2021, Barbados destituyó a la reina como jefe de Estado y abandonó la Commonwealth. Se cree que otras naciones caribeñas están considerando hacer lo mismo.

Camila rompe con la tradición de las últimas reinas consortes al no hacerse una corona nueva especialmente para la ocasión. Las razones aducidas para esta decisión son, al parecer, la eficacia y la sostenibilidad.

Una corona "muy personal"

El Palacio de Buckingham informa de que la corona de la Reina Mary ha sido retirada de su exposición en la Torre de Londres, sede de las joyas de la corona, y será reajustada con diamantes de la colección personal de la Reina Isabel, incluidos los Cullinan III, IV y V. El palacio afirma que la corona reflejará el "estilo personal" de Camila.

Otros cambios que realizará el joyero de la corona son la eliminación de cuatro de los ocho arcos desmontables para dar a la corona "una impresión diferente".

Aunque se cree que la reina Isabel nunca lució el diamante durante sus setenta años de reinado, se ha pedido que la gema vuelva a la India desde que el país se independizó en 1947. Sin embargo en 2016, el ex procurador general del país Ranjit Kumar dijo que creía que la propiedad británica del diamante es legítima, un punto que suscitó las críticas de los líderes indios.

Así pues, el futuro del Koh-i-Noor sigue siendo objeto de debate.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

'Spanglish': ¿Qué son las lenguas híbridas?

El Gobierno español cataloga más de 5.000 objetos robados durante el franquismo

Un estudio revela qué música prefiere la gente durante el sexo