EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

París dice "no" a los edificios altos: ¿qué hay detrás de esa prohibición?

Paris says "non" to tall buildings - despite the iconic Eiffel Tower
Paris says "non" to tall buildings - despite the iconic Eiffel Tower Derechos de autor The AP
Derechos de autor The AP
Por Saskia O'Donoghue
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

La capital francesa ha puesto en marcha el Plan Local de Urbanismo, que limita la altura de los nuevos edificios a 12 plantas, es decir, 37 metros.

PUBLICIDAD

A pesar de albergar uno de los edificios altos más emblemáticos del mundo -la Torre Eiffel - París lleva mucho tiempo luchando por seguir siendo una ciudad de baja altura.

Puede que la Ciudad de las Luces lo haya conseguido por fin, tras adoptar este mes un nuevo Plan Local de Urbanismo (PLU) que, según sus promotores, fomentará una construcción más respetuosa con el medio ambiente.

El PLU entró en vigor después de que el ayuntamiento de París votara a favor de limitar la altura de los nuevos edificios a 12 plantas, unos 37 metros.

Aunque algunos promotores han intentado que la capital francesa se parezca más a su homóloga británica, Londres, cuyo horizonte se ha vuelto más alto en los últimos años, muchos parisinos han rechazado estas propuestas urbanísticas.

De hecho, el distrito financiero de La Défense cuenta con varios rascacielos, y en los distritos 13 y 15 son muchos los residentes que viven en bloques de viviendas más altos.

AP Photo
¿Icono o adefesio? Torre Montparnasse de París.AP Photo

En 1977, algunas zonas de la ciudad impusieron un límite de altura de 37 metros para los nuevos edificios, tras la construcción de la controvertida Torre Montparnasse, de 209 metros de altura, terminada en 1973. Ese edificio monolítico ha sido criticado durante mucho tiempo por algunos parisinos por parecer fuera de lugar, una mancha en el paisaje icónico.

El límite de altura de 1977 estuvo en vigor hasta 2010, antes de ser anulado por el ex alcalde Bertrand Delanoë en favor de un límite de 180 metros para las torres de oficinas y de 50 metros para los bloques de viviendas.

París ha vuelto efectivamente a 1977: la prohibición se ha reintroducido como parte del objetivo de la alcaldesa Anne Hidalgo de reducir las emisiones de carbono de la ciudad dentro del Plan Urbano Bioclimático Local.

Otro motivo de la decisión es la polémica construcción de la torre Tour Triangle, diseñada por el estudio suizo Herzog & de Meuron.

AP Photo / Herzog & de Meuron Basel
El posible futuro de la capital francesa de la mano de los arquitectos suizos Herzog & de Meuron BaselAP Photo / Herzog & de Meuron Basel

La construcción de la torre piramidal, que comenzó en 2021, está prevista para 2026, pero se ha visto acosada por las protestas y ha sufrido un retraso de 12 años debido a diversas batallas legales y urbanísticas.

Una vez terminado, el Tour Triangle será el tercer edificio más alto de la ciudad y albergará un hotel, oficinas, tiendas y restaurantes.

AP Photo
Maqueta del "Tour Triangle"AP Photo

El edificio tiene forma trapezoidal, lo que significa que desde el centro de París parecerá una torre delgada, pero desde el este y el oeste de la ciudad será visible en toda su anchura.

Hidalgo explicó la decisión de su ayuntamiento afirmando que la prohibición forma parte de un plan "bioclimático" más amplio, que garantizará que París siga siendo "atractiva y agradable en los próximos años a pesar de la aceleración de la temperatura".

Al parecer, el cambio recibió un fuerte apoyo del concejal de Los Verdes Émile Meunier, que se ha manifestado en contra de los intentos de algunas autoridades parisinas de "competir" con la City londinense.

Los críticos afirman que la capital británica ha permitido erróneamente la construcción de un exceso de rascacielos en la última década, entre ellos el ahora icónico Shard, inaugurado en 2013 y de 310 metros de altura, y el Leadenhall Building, de 224 metros, terminado en 2014.

La prohibición de los rascacielos sigue una tendencia mundial creciente de restricciones a la altura de los edificios. En China, por ejemplo, el Gobierno limitó recientemente la altura de los rascacielos a 500 metros, con edificios de más de 250 metros "estrictamente restringidos", al tiempo que estableció el papel de los arquitectos jefes en todas sus ciudades.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Un dúo de diseñadores españoles desvela los secretos de su galardonada biblioteca de Barcelona

Aston Martin inaugura un rascacielos residencial de ultralujo en el centro de Miami

Esta es la fecha en la que estará acabada la Sagrada Familia tras más de 100 años en construcción