EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

Revision de la cultura: Cómo el 11-S cambió el cine, la música y los libros durante dos décadas

El cartel de "World Trade Center" de Oliver Stone
El cartel de "World Trade Center" de Oliver Stone Derechos de autor Paramount Pictures
Derechos de autor Paramount Pictures
Por Jonny Walfisz
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

11 de septiembre de 2001: los atentados que conmocionaron al mundo.

PUBLICIDAD

Tal día como hoy de 2001, cuatro aviones de pasajeros fueron secuestrados por terroristas de Al Qaeda. Dos se estrellaron contra las Torres Gemelas del World Trade Center de Nueva York. Otro contra el Pentágono, mientras que el último avión cayó en campo tras una revuelta de pasajeros. En los atentados murieron 2.977 civiles, además de los 19 terroristas implicados.

Los atentados, planeados por Osama bin Laden, instigaron la guerra contra el terrorismo que duró dos décadas e incluyó la invasión estadounidense de Irak y Afganistán. Se calcula que hasta 4,6 millones de personas han muerto como consecuencia de la guerra contra el terror.

Culturalmente, el 11-S también tuvo un enorme efecto en las artes. Tras una década de los 90 relativamente pacífica a nivel mundial, el 11-S trajo un ambiente de ansiedad a Estados Unidos. El terrorismo se convirtió en un temor común, mientras que muchos musulmanes de países occidentales experimentaron décadas de islamofobia creciente.

El arte se vio afectado inmediatamente después de los atentados. Se pospusieron muchas cosas que incluían referencias visuales a las torres destruidas o presentaban escenas con actos terroristas en aviones o en Nueva York.

Un ejemplo famoso fue la película de animación de Disney Lilo & Stitch. Originalmente, la película tenía una escena en la que muchos de los personajes secuestraban un avión Boeing 747 y lo hacían volar por el centro de Honolulu. La escena se editó para sustituir el avión por una nave espacial alienígena.

La 53ª edición de los premios Primetime Emmy se pospuso del 16 de septiembre al 6 de octubre, para volver a aplazarse al 4 de noviembre cuando Estados Unidos comenzó a bombardear Afganistán en la segunda fecha.

En los tráilers y carteles de la próxima película de Spiderman se eliminaron las imágenes de las Torres Gemelas, mientras que la película de Martin Scorsese Gangs of New York se retrasó un año entero para estrenarse finalmente en diciembre de 2002.

En la música, se retrasó el lanzamiento en EE.UU. del álbum de debut "Is This It" de la leyenda del indie-rock The Strokes, con la canción "New York City Cops" sustituida por la cara B "When It Started", por temor a que el público estadounidense no apreciara las letras críticas con los agentes de policía de la ciudad.

Hay muchos más ejemplos de cambios similares. Pero el impacto del 11-S continuó a lo largo de la década de los 2000 y posteriormente. Los novelistas abordaron cómo los atentados cambiaron el estado de ánimo nacional, desde la novela "Falling Man" (2007) del campeón posmoderno Don DeLillo hasta el precoz debut de Jonathan Safran Froer "Extremely Loud & Incredibly Close" (2005).

En el cine, la película de catástrofes World Trade Center (2006) de Oliver Stone, protagonizada por Nicolas Cage, era tan previsiblemente despiadada y manipuladora como cabría imaginar. Un mejor intento de encontrar humanidad en el suceso vino de la mano de United 93, de Paul Greengrass, centrada en la revuelta de los pasajeros del cuarto avión y realizada con la colaboración de las familias de los pasajeros.

La ansiedad y el violento patriotismo que siguieron a los atentados en Estados Unidos quedaron bien reflejados -con o sin intención- en la película de Clint Eastwood _American Sniper (2014). La película biográfica de Eastwood sobre la vida de Chris Kyle, el francotirador más letal de la historia militar de Estados Unidos, incluye una gran cantidad del nuevo tropo de musulmanes sin rostro que son asesinados en la pantalla para el placer de los espectadores. Se trata de un tropo satirizado en cierta medida por la oscarizada The Hurt Locker, de Katheryn Bigelow.

Quizá la mejor película para captar el cambio de atmósfera que supuso el 11-S no sea estadounidense. Four Lions (2010), del cómico británico Chris Morris, retrata a un grupo de ineptos aspirantes a terroristas que planean un atentado en la maratón de Londres. La película, en la que Riz Ahmed tuvo un papel protagonista, capta a la perfección tanto la locura del extremismo como el ambiente islamófobo de Reino Unido.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Inauguran el primer museo de los sintecho del mundo en Londres

¿No irás a votar? Estos ilustradores de la UE quieren hacerte cambiar de opinión

Este es el secreto sobre cómo se construyeron las pirámides de Egipto