¿Se ha vuelto la opinión pública contra Taylor Swift?

Taylor Swift acepta el premio al mejor álbum vocal pop por "Midnights" durante la 66 edición de los premios Grammy el domingo 4 de febrero de 2024
Taylor Swift acepta el premio al mejor álbum vocal pop por "Midnights" durante la 66 edición de los premios Grammy el domingo 4 de febrero de 2024 Derechos de autor AP Photo
Por Jonny Walfisz
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Swift está en la cima de su carrera tanto crítica como comercial, pero ¿es ahora más una empresa que una artista?

PUBLICIDAD

Ha sido una semana ajetreada para la mayor estrella del pop del mundo. En los Grammy, Taylor Swift se convirtió en la primera artista en ganar cuatro veces el premio al Álbum del Año por su álbum "Midnights", publicado en 2022. Al recibir el histórico galardón, anunció su undécimo álbum, "The Tortured Poets Department", que saldrá a la venta en abril de este año. El momento de Swift en los Grammy pareció la apoteosis de un año totalmente ascendente. En 2023, Swift fue la Persona del Año según Time, publicó otras dos regrabaciones de álbumes anteriores, realizó la gira más taquillera de todos los tiempos y se hizo multimillonaria.También fue nombrada Persona del Año de la Música por Euronews Culture. Sin embargo, en las redes sociales se respira un olor especial. Mientras que hasta ahora las críticas a una de las artistas que más vende en el mundo se reprimían con acusaciones de misoginia o mala intención, de repente se llenaron de quejas.

La primera era bastante directa. Puede que la victoria de Swift en los Grammy tuviera un significado positivo para ella personalmente, pero para muchos simbolizaba el continuo alejamiento de los artistas negros. Una mujer de color no ha ganado el premio al álbum del año desde que Lauryn Hill lo consiguiera en 1999. De los nominados, "SOS", de SZA, es sin duda un álbum más interesante que "Midnights", de Swift, y Jay-Z aludió con razón al olvido de la producción de su esposa Beyoncé. Aunque los Grammy hayan molestado a algunos, la mayoría es consciente de que se trata de unos premios de la industria que nunca han sido tan representativos en cuanto a calidad. En otras palabras, no es tan importante. El verdadero meollo de la reacción violenta a la que se enfrenta ahora Swift parece apuntar más en general a su repentina posición como gigante cultural.

Taylor Swift recibe el premio al álbum del año por "MIdnights" durante el 66º Premio Grammy
Taylor Swift recibe el premio al álbum del año por "MIdnights" durante el 66º Premio GrammyChris Pizzello/Chris Pizzello/Invision/AP

Antes de 2020, Swift era una megaestrella del pop. Después de hacer la transición de estrella de la música country a sensación del pop, más tipificada por su exitoso álbum de 2014 "1989", y su exitosa trascendencia del incidente de pesadilla de relaciones públicas cuando Ye (antes Kanye West) le robó el micrófono en los Premios MTV 2009, Swift era enorme. Su álbum de 2019, Lover, suponía una mejora, si no un gran éxito, respecto al decepcionante Reputation, y su entregada base de fans se preparaba para su respectiva gira de conciertos. Entonces llegó la pandemia. Swift lanzó dos álbumes sorpresa, "Folkmore" y "Evermore". Volviendo a un sonido acústico, volvió a encender lo que sus fans originales adoraban. También empezó a regrabar y publicar álbumes anteriores cuyos derechos poseía su exmánager Scooter Braun.

En los cuatro años transcurridos desde que cambió el mundo, Swift ha publicado tres nuevos álbumes de estudio y grabó cuatro discos. Cuando se publique 'The Tortured Poets Department', significará un periodo en el que el mundo nunca ha pasado más de seis meses sin un nuevo álbum de Taylor Swift que comprar. A los fans debería encantarles. A muchos. Pero también hay algo que no encaja. A medida que el patrimonio neto de Swift superaba los mil millones de dólares, era difícil no darse cuenta de que cada vez se parecía más a una empresa que a una verdadera artista.

Taylor Swift actúa como parte del "Eras Tour" en el Tokyo Dome, el 7 de de febrero de 2024
Taylor Swift actúa como parte del "Eras Tour" en el Tokyo Dome, el 7 de de febrero de 2024AP Photo

Mientras que las primeras regrabaciones podrían verse desde la óptica feminista de una artista que recupera el control de su música, el bombardeo incesante de álbumes para que los fans compren más, se parece más a cómo se comercializan los productos. Eso por no hablar de las interminables variaciones de los álbumes que ha publicado, todas necesarias para que los fans mejoren sus posibilidades de conseguir las escurridizas entradas para una de las giras más caras de todos los tiempos para los fans. No se llega a ser tan taquillero sin que alguien pague la factura.

Luego está el asunto de los viajes en avión de Swift. A través de rastreadores en X, los fans se han dado cuenta de que la músico utiliza con regularidad jets privados para recorrer distancias criminalmente cortas con un gran coste para el medio ambiente. A su favor, una lista reciente no la situaba entre los 10 mayores usuarios de jets privados, con Travis Scott en el número uno. Sin embargo, Coldplay ha estructurado sus giras en torno a la reducción de los viajes en avión, así que ¿por qué no puede ella hacer lo mismo? Además, el equipo legal de Swift ha amenazado esta semana al propietario de la cuenta X que rastrea sus vuelos tras vender uno de sus jets privados.

Sin embargo, el jet-set no es realmente lo que ha cambiado las tornas. Lo que realmente ha cambiado es el cisma en el corazón de lo que los Swifties siempre han apreciado y la realidad de la multimillonaria. Para sus fans, Swift es una artista que se deleita con las emociones de la infancia, principalmente el desamor, la soledad y las aspiraciones. Pero tras casi 20 años de trayectoria, la falta de crecimiento se hace patente. Se ha señalado con razón que Swift, de 34 años, ha mantenido su imagen de niña por encima de la mujer que realmente es. Una sugerencia especialmente cruda en comparación con Adele, que sólo es un año mayor y ha tenido una trayectoria profesional similar. Y mientras que otros artistas también han estado dispuestos a hacer declaraciones políticas, aparte de un momento anti-Trump al final de su carrera, Swift es notablemente silenciosa.

Mientras que estrellas del pop similares como Adele y Beyoncé han madurado y crecido para lanzar música compleja que desafía al público sónica y emocionalmente, Swift parece atrapada en esta estética de chica joven más juvenil.****¿Por qué? Muy sencillo. Vende mejor. En el centro de cada decisión que Swift parece tomar hay un único factor motivador. El beneficio. Es una experta en ello. Desde momentos como el lanzamiento de un single con Ice Spice días después de que su entonces novio Matty Healy fuera acusado de racismo por burlarse de ella hasta el anuncio de su undécimo álbum, nada de lo que hace Swift parece estar impulsado por una intención artística ante todo. Lo que finalmente nos lleva a ese undécimo álbum. The Tortured Poets Department" sonaría a chiste autocrítico si Swift no fuera tan sincera. En lugar de eso, se lee como una entrada más en su panteón de productos para que otras chicas jóvenes como ella desembolsen su dinero. No puedes ganar mil millones de dólares siendo un poeta torturado, pero puedes hacerlo fingiendo que lo eres.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

BRIT 2024: RAYE como protagonista con un récord histórico de seis premios

Iris Apfel muere a los 102 años: "EE.UU. es sólo 145 años más viejo que yo"

Javier Olivares: "Soy guionista gracias a la 'BBC', quizá por ello me decepciona más esta situación"