This content is not available in your region

Móviles imprimibles y reciclables contra el cambio climático

Cada smartphone utiliza millones de transistores que no se pueden reciclar
Cada smartphone utiliza millones de transistores que no se pueden reciclar   -   Derechos de autor  Canva
Por Shannon McDonagh
Tamaño de texto Aa Aa

En Estados Unidos se están desarrollando los primeros dispositivos impresos reciclables del mundo para luchar contra los residuos de aparatos electrónicos.

Científicos de la Universidad de Duke han creado un transistor totalmente funcional fabricado con tres tintas de carbono que pueden imprimirse fácilmente en 3D sobre papel para sustituir a los chips de silicio que utilizan muchos dispositivos y que suponen un importante golpe para el medioambiente.

Esta nueva técnica presenta soluciones prometedoras a la "epidemia" de producción de hardware de la industria tecnológica. Los transistores han sido un componente históricamente complejo para los científicos a la hora de intentar reproducirlos y eliminarlos de forma respetuosa con el entorno. Un smartphone medio necesita millones de estos diminutos dispositivos para funcionar.

El constante avance de la tecnología ha tenido unas consecuencias medioambientales que son insostenibles, ya que los productos electrónicos se desechan a favor de nuevos modelos. La ONU estima actualmente que sólo una cuarta parte de todos los dispositivos electrónicos se recicla de alguna manera

Gran parte de este material suele ser de cobre, el aluminio o acero y está asociado al hardware de los ordenadores, los teléfonos inteligentes y las tablets, pero su funcionamiento interno es más complicado.

Reciclaje gracias a tinta generada desde la madera

La creación de una tecnología de transistores reciclables de este tipo se ha visto favorecida por el desarrollo de una "tinta dieléctrica aislante derivada de la madera" llamada nanocelulosa.

Los científicos lograron extraerla espolvoreando sal de mesa sobre diminutas fibras de madera, lo que dio como resultado una tinta que, combinada con otras imprimibles, proporciona un material sustitutivo resistente.

"La nanocelulosa es biodegradable y lleva años utilizándose en aplicaciones como los envases", afirma Aaron Franklin, profesor de Ingeniería Eléctrica e Informática de la Universidad de Duke. "Aunque la gente conoce desde hace tiempo sus posibles aplicaciones como aislante en la electrónica, nadie había descubierto antes cómo utilizarla en una tinta imprimible. Esa es una de las claves para que estos dispositivos totalmente reciclables sean funcionales".

El material resiste la prueba del tiempo

Hasta el momento, los materiales creados en este proceso no muestran síntomas de desgaste seis meses después de su impresión original. Los científicos de Duke también han probado la tinta sumergiéndola en una serie de baños bajo diferentes presiones de ondas sonoras con una retención media de casi el 100%.

Cuando el nuevo transistor es´té acabado, simplemente podrá reciclarse gracias a sus componentes de madera, junto con el papel con el que se produjo.

Escalando la tecnología

En la última década, los residuos de los dispositivos electrónicos se han convertido en el flujo de desechos no gestionables de más rápido crecimiento en el mundo. El siguiente paso para la electrónica reciclable imprimible sería encontrar la forma de introducir estos componentes en procesadores informáticos completos.

El profesor Franklin reconoce que será un reto cubrir una industria de hardware de más de 410.000 millones de euros. "Los componentes informáticos basados en el silicio probablemente nunca desaparecerán", asegura, "pero esperamos que al crear nuevos componentes electrónicos totalmente reciclables y fáciles de imprimir, y al demostrar lo que pueden hacer, puedan llegar a utilizarse ampliamente en futuras aplicaciones".