This content is not available in your region

Un oso atrapado más de un mes en una botella de plástico

El osezno atrapado en una botella de plástico.
El osezno atrapado en una botella de plástico.   -   Derechos de autor  Euronews
Por Doloresz Katanich

Un oso deambuló por las calles de Florida (Estados Unidos) durante semanas con un recipiente de plástico pegado a la cabeza, hasta que las autoridades locales acudieron al rescate.

El animal pasó 28 días atrapado en lo que se creía que era parte de un alimentador automático de mascotas. Después del primer avistamiento en el condado de Collier, los biólogos especializados en osos, la policía y especialistas en osos pusieron trampas y vigilaron la zona. Pero el oso no volvió a aparecer durante más de tres semanas.

Un biólogo de la Comisión de Conservación de la Pesca y la Vida Silvestre de Florida consiguió finalmente atrapar a la osa de 113 kg el domingo 14 de noviembre. Después de quitarle el contenedor de alrededor de la cara, la osa sufrió algunas heridas pero, en general, tuvo suerte.

La Comisión de Conservación de la Pesca y la Vida Silvestre de Florida declaró en un post de Facebook que la osa estaba en gran forma física. Tenía una herida que le rodeaba el cuello y la cara donde estaba atascado el comedero, pero el personal limpió la lesión y la trató con antibióticos. Tras un día y medio de vigilancia para asegurarse de que estaba sana y podía comer y beber con normalidad, la osa fue liberada en una zona segura del Picayune Strand State Forest.

La contaminación por plásticos está matando la vida silvestre

La contaminación por plásticos es una amenaza importante para la vida silvestre de dos maneras principales. Los animales pueden enredarse y quedar atrapados en trozos de plástico.

Incluso los lazos elásticos para el pelo pueden matar, como ocurrió en Australia en 2020, cuando se practicó la eutanasia a un ornitorrinco debido a la profundidad de su herida.

Confundir la basura con comida también es fatal y cuesta la vida de millones de animales cada año. Especies protegidas como las tortugas mueren por ingerir grandes cantidades de plástico como gomas, trozos de globos y otros residuos que llenan sus intestinos y les dejan sin poder comer.

En diciembre de 2019, se encontró un cachalote muerto en una isla escocesa con 100 kilos de basura en su estómago. También en 2019, nueve de los famosos ciervos del parque de Nara (Japón) murieron tras tragar bolsas de plástico. Y en 2018, una hembra de elefante de 40 años fue encontrada muerta con unos dos kilos de residuos de plástico en sus entrañas en un bosque cercano a la colina sagrada de Sabarimala (India).

Los leopardos del país también fueron fotografiados comiendo plástico cerca de la Reserva de Tigres de Corbett. En los Emiratos Árabes Unidos, uno de cada 100 camellos muere por comer plástico, según un estudio reciente.

Este oso tuvo suerte

El oso de Florida tuvo suerte. Por un lado, el recipiente que llevaba en la cabeza tenía un agujero que le permitía acceder a algo de agua y comida. Pero incluso sin eso, "los osos son fisiológicamente capaces de hacer frente a zonas prolongadas de alimentación reducida", afirma el veterinario jefe de la ONG Animals Asia, Shaun Thomson.

Este es el periodo en el que los osos están ocupados comiendo todas las calorías que pueden encontrar para prepararse para el letargo en invierno. "Así que es probable que estos factores sean los que hayan protegido al oso de las consecuencias verdaderamente graves o mortales de este suceso", afirma Thomson.

En algunos casos, sin embargo, los animales no pueden salvarse. "Hemos participado en discusiones en otros casos similares con osos heridos en los que las autoridades han considerado la fuerza letal como la acción más apropiada", dice Thomson.

¿Qué hacer cuando se ve un animal salvaje que necesita ayuda?

"Si un ciudadano encuentra a un oso en una situación similar, debe hacer un marcador GPS en su teléfono para poder localizar con precisión el avistamiento", dice Thomson. A continuación, deben ponerse en contacto con los servicios locales de rescate de animales salvajes o de protección del medio ambiente para ayudar al oso.

"Lo más importante es proteger la seguridad de las personas en todo momento, pero hay formas de hacerlo sin utilizar la fuerza letal contra el animal", dice Thomson. Mira el vídeo de arriba que muestra el rescate del oso.