This content is not available in your region

Cómo ayuda la República Checa al medioambiente criando peces en estanques

euronews_icons_loading
Cómo ayuda la República Checa al medioambiente criando peces en estanques
Derechos de autor  Euronews
Por Denis Loctier  & Euronews

Lo primero que nos viene a la mente sobre la acuicultura es la cría de peces en una especie de ‘jaula’, con todas las preocupaciones asociadas a su impacto medioambiental. Pero... hay comunidades en la Unión Europea que han practicado la acuicultura como actividad tradicional durante siglos, para obtener lo mejor de ambos mundos: una fuente de proteínas saludables, producidas localmente, y beneficios para el medioambiente, la biodiversidad y la comunidad local.

Ciertas formas de acuicultura, como es el caso de la cría de moluscos, la acuicultura en estanques y humedales, y la cría de algas y otros invertebrados, cuando se gestionan adecuadamente, pueden ofrecer muchos de los llamados servicios ecosistémicos, como la absorción del exceso de nutrientes y materia orgánica del medioambiente, o la conservación y restauración de los ecosistemas y la biodiversidad.

Vladimír Zlábek es el director del CENAKVA (Centro de Investigación de Acuicultura y Biodiversidad de Hidrocenosis del sur de Bohemia) en la República Checa, donde los peces se crían tradicionalmente en estanques, desde la Edad Media. Esta forma de piscicultura de baja densidad, conocida como acuicultura extensiva, puede ser especialmente valiosa para el ecosistema local.

"La acuicultura extensiva es la forma de cría de peces en la que no se controla el proceso a gran escala. Simplemente, se deja a los peces en el entorno natural y se intenta utilizar los recursos disponibles, que se encuentran ahí de forma natural. Pero... también existen otros servicios que prestan esos estanques. No se trata solamente de que podamos tener peces en esos estanques, sino que pueden evitar las inundaciones, por ejemplo. Retienen el agua cuando tenemos suficiente cantidad de agua, y luego la liberan, continuamente, al medioambiente. También equilibran el microclima que nos rodea. Proporcionan humedad durante los días cálidos y calurosos del verano", declara Vladimír Žlábek.

"Aumentan la biodiversidad, proporcionan el espacio vital para varios organismos que necesitan agua, y que, de otra manera, no existirían aquí. Los pescadores crean esos estanques, los mantienen y gestionan el agua. Los peces que se encuentran allí forman parte del ecosistema, y los necesitamos. De lo contrario, tarde o temprano, el estanque se llenaría de barro, de plantas... y perderíamos esos estanques. Y... si no hay interés por parte de los pescadores, por mantenerlos, los perderíamos, porque nadie tendría interés en mantenerlos en buen estado. Pero no queremos eso. Queremos que haya un equilibrio: la cría de peces y los demás servicios", añade el director del CENAKVA.