Energías renovables y ahorro energético: un freno al regreso de la UE a los combustibles fósiles

La reducción de la demanda durante el invierno permitió ahorrar 12.000 millones de euros en electricidad.
La reducción de la demanda durante el invierno permitió ahorrar 12.000 millones de euros en electricidad.   -  Derechos de autor  Christof STACHE/AFP
Por Rosie Frost

Casi todos los Estados miembros de la Unión Europea redujeron su demanda de energía el pasado invierno. De los 18 países de la UE que aún utilizan carbón, 15 redujeron su producción. "La UE necesita divorciarse de los combustibles fósiles lo antes posible", Chris Rosslowe, analista de Ember.

Las energías renovables generaron el pasado invierno más energía que los combustibles fósiles por primera vez en la historia de la UE, según Ember, un grupo de análisis sobre la energía.

El descenso del 7 % en la demanda de energía hizo que la generación a partir de combustibles fósiles cayera un 12 %, respecto a 2021. La energía de carbón cayó un 11 % y la de gas un 13 %, a pesar de los temores de que los países de la UE recurrieran al carbón, al momento en que el bloque intentara desprenderse del gas ruso.

De los 18 países de la UE que aún utilizan carbón, 15 redujeron su producción el pasado invierno. Polonia y Alemania —los mayores consumidores de este combustible fósil— representaron el 70 % de la reducción. En Polonia, el carbón alcanzó un nuevo mínimo en el mix eléctrico, situándose por primera vez por debajo de los dos tercios de toda la generación eléctrica.

Portugal, por su parte, registró el mayor descenso porcentual de todos los países de la UE, tras el cierre progresivo de la única central eléctrica de carbón que le quedaba en el invierno de 2021.

Europa superó una crisis energética invernal

El análisis de Ember muestra que las energías renovables, como la eólica y la solar, produjeron más energía que los combustibles fósiles por primera vez, desde octubre de 2022 hasta marzo de este año. Eso implicó el 40 % de la energía de la UE, frente al 37 % de los combustibles fósiles.

El grupo de expertos afirma también que la producción de carbón y gas habría disminuido aún más, de no ser por las prolongadas interrupciones de la red nuclear francesa.

ANDER GILLENEA/AFP or licensors
Paneles solares fotovoltaicos y molinos de viento en los alrededores de la localidad española navarra de Milagro.ANDER GILLENEA/AFP or licensors

"Europa se enfrentó a un invierno de crisis, con una espiral de costes energéticos y problemas de suministro provocados por la invasión rusa de Ucrania", afirma Chris Rosslowe, analista de Ember.

"La UE superó esos meses difíciles, pero no puede confiar en recortes de emergencia de la demanda ni en un clima benigno en los años venideros", agregó.

El Dr. Rosslowe añade que, para mantener estable el suministro eléctrico, la UE necesita divorciarse de los combustibles fósiles lo antes posible.

Los recortes de la demanda energética ahorran electricidad por valor de 12.000 millones de euros

Casi todos los Estados miembros de la UE redujeron la demanda de electricidad el pasado invierno; pero sólo Rumanía, Eslovaquia y Grecia alcanzaron el objetivo voluntario del 10 %, fijado por la legislación de emergencia de la UE el año pasado.

En promedio, la demanda se redujo un 6,2 % entre noviembre y marzo, con lo que se ahorró electricidad por un valor de 12.000 millones de euros.

Según Ember, esta reducción se debe en parte a unas temperaturas superiores a la media en toda Europa, pero también influyó la actuación de los gobiernos y los ciudadanos para ahorrar energía. Todos los países de la UE cumplieron los objetivos obligatorios de reducir un 5 % el consumo durante las horas punta, salvo Irlanda.

Algunos recortes fueron voluntarios, pero otros se vieron obligados por los costes. Según datos recientes de Eurostat, en el segundo semestre de 2022 los precios medios de la electricidad alcanzaron una cifra récord.

Tras un aumento significativo del coste, que comenzó antes de la invasión rusa de Ucrania, los precios se dispararon a finales de año. Los costes domésticos de la electricidad subieron en todos los Estados miembros de la UE, excepto en Malta y los Países Bajos.

Fuentes adicionales • Angélica Parra Hernández (Traducción y texto en español)

Noticias relacionadas