EventsEventosPodcast
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Viernes por el futuro: Las huelgas escolares de Greta llevaron a un tercio de los suizos a cambiar sus hábitos

La activista sueca Greta Thunberg pronuncia su discurso durante una manifestación de Viernes por el Futuro en Milán, Italia, el 1 de octubre de 2021.
La activista sueca Greta Thunberg pronuncia su discurso durante una manifestación de Viernes por el Futuro en Milán, Italia, el 1 de octubre de 2021. Derechos de autor AP Photo/Antonio Calanni
Derechos de autor AP Photo/Antonio Calanni
Por Angela Symons
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

La acción colectiva puede tener un efecto directo en la sociedad", según un estudio sobre las huelgas climáticas.

PUBLICIDAD

Casi un tercio de los suizos han cambiado sus hábitos cotidianos a raíz de las huelgas climáticas de los Viernes por el Futuro de Greta Thunberg, según un estudio.

El mes pasado se celebró el quinto aniversario de este movimiento juvenil mundial, en el que escolares se declaran en huelga para exigir medidas contra el cambio climático.

Ahora, un estudio de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL) ha examinado el impacto más amplio de estas huelgas en las decisiones medioambientales de la gente.

Alrededor del 30% de los suizos encuestados declararon haber modificado sus hábitos de transporte, compra y reciclaje a raíz de las protestas.

¿Qué es Fridays for Future (Viernes por el futuro)?

Greta Thunberg comenzó su "huelga escolar por el clima" en el verano de 2018, faltando a la escuela para exigir acciones políticas sobre la crisis climática.

Al año siguiente, se había convertido en un movimiento global que involucraba a unos 4 millones de estudiantes en 150 países.

En junio, Greta se graduó, marcando el final de sus días de protesta escolar. Pero el legado de la joven activista sigue vivo, con cientos de huelgas programadas cada viernes en todo el mundo.

¿Cómo han influido las huelgas escolares de Greta en los ciudadanos suizos?

Para examinar el impacto más amplio de las huelgas de clima escolar, los investigadores de la EPFL encuestaron a residentes suizos tras las protestas de octubre y noviembre de 2019.

Más de 1.200 personas de entre 18 y 74 años, que no participaron en las huelgas, respondieron a preguntas sobre sus hábitos medioambientales antes y después de las concentraciones.

Los resultados, publicados esta semana, muestran que la mayoría de los participantes veían con buenos ojos tanto a Greta como a Viernes por el Futuro. Y, para el 30% de ellos, esto se tradujo en acciones concretas.

"Nuestros resultados muestran que la gente es más consciente de cómo su comportamiento afecta al medio ambiente y que se están produciendo cambios significativos a nivel individual", afirma Livia Fritz, investigadora y autora principal del estudio.

¿Cómo cambiaron sus hábitos los suizos tras las huelgas escolares?

Los encuestados afirmaron haber realizado los mayores cambios en tres ámbitos: transporte, hábitos de compra y reciclaje.

Los cambios en los hábitos de transporte incluyeron la búsqueda de alternativas al coche para ir al trabajo, como caminar o ir en bicicleta, y evitar volar eligiendo destinos de vacaciones más cercanos a casa.

Los participantes en la encuesta también declararon buscar productos locales y ecológicos, comer más platos vegetarianos y hacer un mayor esfuerzo por reducir los residuos plásticos tras las protestas contra el cambio climático.

"Nuestro estudio demostró que este tipo de compromiso cívico a través de la acción colectiva puede tener un efecto directo en la sociedad, lo que confirma que este tipo de acción está justificada", asegura Livia.

"También vimos que los cambios realizados a nivel individual pueden conducir a un cambio social más amplio siempre que estén apoyados al mismo tiempo por la acción política", subraya.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Cambio climático | Manifestación masiva en Roma de Viernes por el Futuro

Los ministros europeos dan luz verde a las nuevas normas del mercado eléctrico

El asfalto con olor a mango de Madrid reaviva el enfado de los vecinos por los árboles talados