EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Polonia, Bélgica y Dinamarca avanzan en la lucha contra la contaminación del aire

Polonia, Bélgica y Dinamarca avanzan en la lucha contra la contaminación del aire
Derechos de autor euronews
Derechos de autor euronews
Por Cyril Fourneris
Publicado
Compartir esta noticia
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

La ciudadanía ha avanzado mucho, y nuestro aire es cada vez más limpio; y gracias a la tecnología podemos controlar la calidad en tiempo real, e incluso mejorarla. Todos podemos aportar nuestro granito de arena. Y hoy, vamos a descubrir como.

Cuando nos desplazarnos, calentamos nuestras casas o cultivamos alimentos, emitimos moléculas nocivas.
Las respiramos cada día. 


Cada año enferman miles de personas en Europa.


Hemos avanzado mucho, y nuestro aire es cada vez más limpio... La tecnología nos permite controlar su calidad en tiempo real, e incluso mejorarla. Todos podemos aportar nuestro granito de arena. Y hoy, vamos a descubrir como

Polonia lucha contra la niebla tóxica

Ponemos rumbo a Polonia, donde los niveles de partículas finas desafían regularmente los límites europeos. Varsovia es un ejemplo de ello. En invierno, la capital sufre episodios de smog, niebla creada por las emisiones de CO2.



"Cuando llega el invierno y la gente empieza a calentar sus casas... Se vuelve terrible“, dice una ciudadana de la capital.

La calefacción de carbón es la principal fuente de contaminación. Varsovia se ha embarcado en una misión para sustituir estas estufas, que los lugareños llaman "fumadores".

La ciudad acaba incluso de prohibirlas.
Fuimos a un barrio conocido por su contaminación, pero no encontramos ninguna. 

1'13 SOT Cyril Fourneris, Euronews

"Ha habido muchos cambios en los últimos años. Incluso en esta casa centenaria han instalado gas. Tenemos un 'cuerpo de policía' especial que controla la situación. Incluso los vecinos empiezan a controlar la situación. La gente está aprendiendo mucho", afirma el alcalde de Varsovia.

La calidad del aire ha seguido mejorando, según los datos de la estación cercana.


En Varsovia, se calcula que el número de estas estufas de carbón se ha reducido de 17 000 a 4000 en pocos años. Pero siguen siendo demasiados, según los activistas.



Piotr Siergiej, portavoz de Polish Smog Alert, dice: "Si preguntas a alguien hace diez años cuál era la principal fuente de contaminación, te dirá "los coches, claro que los coches". Y hoy dirían "los fumadores, ¡por supuesto! Así que hemos conseguido cambiar la percepción que la sociedad polaca tiene de la contaminación atmosférica. Y luego, de la gente, pasamos a los políticos". 



La capital está a la vanguardia de la lucha contra el smog en Polonia. Esto se debe también a una extensa red de sensores y estaciones oficiales de monitorización.



Jacek Kisiel, subdirector del Departamento de Protección del Aire del Ayuntamiento de Varsovia, lo corrobora: "La eliminación del 70 % de los fumadores ha mejorado realmente la calidad del aire. Pero no es perfecto. Porque sigue habiendo muchos coches, por ejemplo. Y si eliminas a todos los fumadores de Varsovia y hay muchos fumadores fuera de Varsovia, el aire contaminado también llegará a Varsovia. Así que hay mucho que hacer".

Polonia aún está lejos de alcanzar la ambición de "contaminación cero" del "Pacto Verde: aire sin contaminación nociva para 2050". 

Pero el cambio ya está aquí. Y la gente se está implicando. Lo mismo ocurre en Bélgica. Nos dirigimos a Bruselas. 

Bruselas, una de las ciudades más contaminadas de Europa

"Bruselas es una de las ciudades más contaminadas de Europa en términos de óxidos de nitrógeno. El tráfico de coches representa dos tercios de las emisiones".

Aquí, a diferencia de Varsovia, es el centro de la ciudad el más contaminado. 
Esta es la conclusión de varios proyectos de ciencia ciudadana. 
La asociación "Les chercheurs d'air" (Los buscadores de aire) pidió a voluntarios que midieran la contaminación en sus casas utilizando estos tubos.

Pierre Dornier, director de Les chercheurs d'air, cuenta: "Sabemos que aquí la media era de unos 50 mg por metro cúbico, cinco veces superior a la recomendación de la OMS".

Por ello, Bruselas ha creado decenas de calles escolares, en las que el tráfico está restringido o prohibido.

En la capital belga existen desigualdades sociales en materia de contaminación. 
En este modesto distrito, Quentin, un residente de la metrópolis, se ofreció voluntario para el estudio.



"Vivo en una de las zonas más baratas de Bruselas. Por la contaminación y el ruido. Aquí el color es morado oscuro. Pasa del verde al negro. Esto es asqueroso", reconoce Quentin.

Copenhague, sede de la Agencia Europea de Medio Ambiente

Copenhague es también la sede de la Agencia Europea de Medio Ambiente. Y tenemos una cita con uno de sus expertos".

Alberto González Ortiz, experto en calidad del aire de la Agencia Europea de Medio Ambiente, ha accedido a mostrarnos la aplicación lanzada por su agencia: el Índice Europeo de Calidad del Aire, que recopila datos de unas 4000 estaciones de control de toda la UE.

"Estamos aquí en Copenhague y podemos ver ahora que la situación es buena, por supuesto porque tenemos mucho viento que se lleva los contaminantes. Y también se puede comparar la situación de esta estación con otras. Por ejemplo, si quieres salir a correr esta tarde, puedes elegir el momento adecuado, cuando la contaminación atmosférica no es tan alta, y también elegir la carretera que quieres seguir", afirma Alberto.

En cuanto a si las políticas europeas podrían ayudar, este responde: "Pueden y se ha hecho. Tenemos mucha legislación activa sobre la industria. Tenemos las directivas sobre emisiones industriales. Tenemos las normas euro que se aplican a los vehículos. Por supuesto, también tenemos la legislación sobre calidad del aire".

Compartir esta noticia