EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Euroviews. La UE y el Reino Unido subvencionan la bioenergía: "una solución ineficaz para el cambio climático"

Una planta de biogás detrás de un aerogenerador en Nauen, Alemania, octubre de 2012.
Una planta de biogás detrás de un aerogenerador en Nauen, Alemania, octubre de 2012. Derechos de autor AP Photo/Euronews
Derechos de autor AP Photo/Euronews
Por Dr Mary S. Booth, Elsie Blackshaw-Crosby
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no representan de ninguna manera la posición editorial de Euronews.
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Las doctoras Mary S. Booth y Elsie Blackshaw-Crosby afirman que tomar el carbono almacenado durante décadas en un árbol y almacenarlo bajo tierra no generará emisiones negativas. Exponen su punto de vista sobre la bioenergía, y explican por qué su inversión es una "costosa pérdida de tiempo".

PUBLICIDAD

La bioenergía ha estado muy presente en los titulares del último año, sobre todo en relación con la reforma de las normas de la UE para calificar de "energía renovable" la quema de madera forestal.

Siempre ha sido descabellado confiar en la quema de árboles —que emiten más CO2 que el carbón, cuando se queman y tardan décadas en volver a crecer— como forma de ‘reducir’ las emisiones.

Pero la política climática podría estar a punto de desviarse aún más del camino marcado, con la nueva apuesta por la energía de biomasa con captura y almacenamiento de carbono, o BECCS, como forma de eliminar CO2 de la atmósfera —en lenguaje climático, lograr "emisiones negativas"—.

BECCS es un buen ejemplo de cómo malgastar el dinero en una tecnología sin futuro. La idea consiste en concentrar las emisiones de CO2 procedentes de la combustión de biomasa —que en la UE y el Reino Unido procede principalmente de los bosques— y bombearlas a formaciones geológicas subterráneas.

Se afirma que este proceso absorberá el CO2 del aire. Es comprensible que los responsables políticos se sientan atraídos por esta idea: ¿quién no querría eliminar carbono de la atmósfera a la vez que genera electricidad?

Sin embargo, ¿no es evidente el problema? No es del todo eficiente la idea de coger el carbono almacenado durante décadas en un árbol y almacenarlo bajo tierra, para que genere ‘emisiones negativas’.

Puede que impida que las emisiones entren en la atmósfera, como en teoría puede conseguir la captura y almacenamiento de carbono si se utiliza con carbón, pero no va a reducir el CO2 atmosférico en un plazo de tiempo significativo para la mitigación del cambio climático.

De hecho, promover la tala de más bosques posiblemente aumentará las emisiones de CO2, porque la tala hace que los ecosistemas forestales pierdan carbono.

Deseos y cheques al portador

Las normas internacionales de información sobre el carbono confirman que la BECCS que utiliza biomasa forestal no eliminará de forma plausible el CO2 neto de la atmósfera, de acuerdo con los objetivos de emisiones ‘netas cero’ de la UE y el Reino Unido para 2050. Sin embargo, los responsables políticos, que tienen prisa por pasar al siguiente acto los resultados de la mitigación climática, se apresuran no obstante a seguir adelante con los incentivos para la BECCS.

En la UE, tanto la Directiva de Energías Renovables como la Ley de Eliminación del Carbono promueven la BECCS. Además, los responsables políticos ya están firmando cheques, como los 180 millones de euros de financiación pública concedidos a la central sueca Stockholm Exergi, que promete eliminar 7 millones de toneladas de CO2 en diez años.

Eso supone casi 26 euros por tonelada de CO2 eliminada, pero es sólo una pequeña parte de los más de 15 000 millones de euros anuales que la UE destina actualmente a subvencionar la bioenergía.

Tanto la UE como el Reino Unido han sido advertidos por innumerables expertos independientes, el IPCC y sus propios asesores científicos de que la quema de bosques como combustible no es "neutra en carbono" y que la BECCS alimentada por biomasa forestal no producirá emisiones negativas.
Rishi Sunak sostiene la caja presupuestaria en Londres, marzo de 2021.
Rishi Sunak sostiene la caja presupuestaria en Londres, marzo de 2021.Toby Melville/AP

Las cifras se acumulan si se tiene en cuenta que los modelos climáticos de la UE cuentan con unos 250 millones de toneladas de CO2 eliminadas al año en 2050 (casi tanto CO2 como el emitido por la mitad de los coches de la UE).

Sin embargo, en ningún momento de esta orgía de ilusiones y cheques al portador, la UE ha llevado a cabo una evaluación crítica de si BECCS puede aportar algún beneficio climático real.

En el Reino Unido, la historia es muy parecida**. A pesar de que los científicos y las ONG han bombardeado al Gobierno con pruebas de que quemar árboles aumenta la contaminación por carbono y daña los bosques,** y a pesar de que un estudio encargado por el Gobierno demuestra lo mismo, el Gobierno británico ha publicado una Estrategia de Biomasa que redobla la apuesta por la biomasa y la BECCS.

En respuesta, dado el fracaso del Gobierno para evaluar si la biomasa y BECCS realmente pueden contribuir a la acción climática, hemos presentado un caso legal para hacerles pensar en otra idea más. Nos preguntamos si ha llegado el momento de presentar una demanda similar en la UE.

PUBLICIDAD

Lavado verde a gran escala a nivel estatal

Los responsables políticos no entienden la ciencia que hay detrás de la biomasa y la BECCS, y se dejan llevar fácilmente por las promesas de la industria de la biomasa de soluciones climáticas milagrosas.

Tanto la UE como el Reino Unido han sido advertidos por innumerables expertos independientes, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) y sus propios asesores científicos de que la quema de bosques como combustible no es "neutra en carbono" y que la BECCS alimentada por biomasa forestal no producirá emisiones negativas.

Ha llegado el momento de dejar caer el telón sobre su actual actuación en materia de política climática y centrarse en soluciones reales, basadas en la ciencia, para reducir las emisiones.
La comisaria europea de Energía, Kadri Simson, habla con los medios de comunicación a su llegada a una reunión de ministros de Energía de la UE en Bruselas, septiembre de 2022
La comisaria europea de Energía, Kadri Simson, habla con los medios de comunicación a su llegada a una reunión de ministros de Energía de la UE en Bruselas, septiembre de 2022AP Photo/Virginia Mayo

Sin embargo, la UE y el Reino Unido subvencionan la bioenergía con miles de millones al año y están preparando enormes paquetes de financiación adicionales para la BECCS.

Se trata de un lavado de cara ecológico a gran escala, para decirle al público que el Gobierno está reduciendo la contaminación por carbono con nuevas tecnologías, al tiempo que destina el dinero de los contribuyentes a una costosa pérdida de tiempo.

PUBLICIDAD

Todos estamos empezando a ver las consecuencias de la emergencia climática. No tenemos tiempo que perder con soluciones inútiles.

La tecnología de captura y almacenamiento de carbono puede desempeñar algún papel en la reducción de emisiones, pero no puede proporcionar ni proporcionará las "emisiones negativas" que los gobiernos reclaman y en las que confían.

Ha llegado el momento de dejar caer el telón sobre su actual actuación en materia de política climática y centrarse en soluciones reales, basadas en la ciencia, para reducir las emisiones.

La Dra. Mary S. Booth es fundadora y directora de Partnership for Policy Integrity, y Elsie Blackshaw-Crosby es abogada gestora de The Lifescape Project.

PUBLICIDAD

En Euronews creemos que todas las opiniones importan. Póngase en contacto con nosotros en view@euronews.com para enviarnos propuestas o propuestas y formar parte de la conversación.

Fuentes adicionales • Angélica Parra Hernández (Traducción y texto en español)

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Rayas climáticas: La línea roja oscura se añade después de que 2023 batiera récords de temperatura

El Reino Unido cobrará un impuesto al carbono a las importaciones

Ocean | Carbono azul, ¿una solución contra el cambio climático?