¿Se pueden obtener subvenciones públicas para las bombas de calor? Aquí están todas las subvenciones disponibles en Europa

Francia es el país europeo con más bombas de calor instaladas.
Francia es el país europeo con más bombas de calor instaladas. Derechos de autor Canva
Por Servet Yanatma
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Las bombas de calor son caras, pero estas ayudas públicas las hacen asequibles para los propietarios de viviendas.

PUBLICIDAD

Las bombas de calor se han revelado cada vez más como una tecnología estratégica en la transición hacia la energía verde, pero son realmente caras para la mayoría de la gente.

"La calefacción limpia debe ser la opción económicamente más atractiva en general", afirma Jozefien Vanbecelaere, responsable de Asuntos de la UE de la Asociación Europea de Bombas de Calor (EHPA). Pide a los gobiernos que ofrezcan subvenciones a las bombas de calor con una visión a largo plazo.

En el Reino Unido, la compra e instalación de una bomba de calor aerotérmica asciende a unas 10.000 libras (11.500 euros), mientras que una caldera de gas típica cuesta entre 2.500 libras (2.897 euros) y 3.000 libras (3.477 euros). Por tanto, el gasto inicial es, de media, entre dos y cuatro veces superior al de una caldera de gas.

Varias iniciativas legislativas de la UE, entre ellas REPowerEU, que promueve la transición a energías limpias y políticas de descarbonización, han pedido a los Estados miembros que establezcan programas de subvenciones para las bombas de calor. La UE quiere reducir su dependencia del gas, sobre todo del suministrado por Rusia. Varios países ya han puesto en marcha programas de subvenciones.

¿Qué tipo de subvenciones para bombas de calor existen en los países europeos? ¿Son lo bastante atractivas como para animar a la gente?

El Reino Unido ha aumentado las ayudas a las bombas de calor en un 50

El Gobierno británico ha tomado medidas para acelerar la implantación de las bombas de calor. En octubre de 2023, aumentó las subvenciones para bombas de calor en un 50%, de 5.000 libras (5.795 euros) a 7.500 libras (8.692 euros).

El Boiler Upgrade Scheme ofrece subvenciones para animar a la gente a sustituir la calefacción de combustible fósil existente por sistemas de calefacción más eficientes y bajos en carbono. Entre ellos se incluyen las bombas de calor aerotérmicas, las bombas de calor geotérmicas y, en circunstancias limitadas, las calderas de biomasa.

Hay tres requisitos principales para solicitar la ayuda. Debe ser propietario del inmueble, haber instalado (o tener previsto instalar) el nuevo sistema de calefacción a partir del 1 de abril de 2022 y sustituir los sistemas de calefacción de combustibles fósiles (como gasóleo, gas o electricidad).

Puede obtener 7.500 libras de descuento en el coste y la instalación de una bomba de calor de fuente de aire (ASHP) o una bomba de calor de fuente subterránea (GSHP); y 5.000 libras para una caldera de biomasa.

El plan de subvenciones sólo está disponible en Inglaterra y Gales, pero en Escocia hay otros préstamos y subvenciones sin intereses.

Puede utilizarse junto con las ayudas del Great British Insulation Scheme, cuyo objetivo es mejorar las viviendas menos eficientes energéticamente del Reino Unido y ayudar a combatir la pobreza energética. Así pues, los propietarios de viviendas que ya hayan recibido financiación para mejorar la eficiencia energética de su vivienda, por ejemplo aislándola, podrán optar a las ayudas.

Según el comunicado del Gobierno, la instalación de una bomba de calor puede resultar más barata que la de una caldera de gas media si los propietarios reciben subvenciones. La financiación está confirmada hasta el 31 de marzo de 2028.

El Gobierno británico es ambicioso y tiene el objetivo de realizar 600.000 instalaciones al año de aquí a 2028. En 2022 se instalaron 72.000 bombas de calor.

Según el Gobierno, la mayoría de los hogares y empresas del Reino Unido son aptos para una bomba de calor. Según un análisis, el 90% de los hogares británicos tienen suficiente aislamiento y capacidad eléctrica para una bomba de calor.

Francia es el país con más bombas de calor instaladas

Según el informe "Subvenciones para bombas de calor residenciales en Europa" de la EHPA, que refleja cifras de principios de 2023, los propietarios de viviendas en Francia pueden obtener una subvención de hasta 15.000 eurossi compran una bomba de calor geotérmica y de hasta 9.000 euros por una bomba de calor aerotérmica para una vivienda existente. El plan MaPrimeRénov, que está previsto que continúe en 2024, se calcula en función de los ingresos familiares.

Según la Agencia Internacional de la Energía, hasta la fecha se han concedido más de 500.000 ayudas MaPrimeRénov en 2021. El objetivo del programa es financiar la rehabilitación de más de 700.000 viviendas al año. En 2022 funcionó con éxito, ya que se vendieron más de 620.000 bombas de calor.

En septiembre de 2023, el ministro francés de Transición Ecológica, Christophe Béchu, declaró que se aumentarían las subvenciones a las bombas de calor para que el coste neto de la compra de una bomba de calor fuera similar al de un calentador de gas para las familias con bajos ingresos.

El Gobierno también quiere contribuir al desarrollo de una industria nacional de bombas de calor, con capacidad para fabricar hasta un millón de unidades al año.

PUBLICIDAD

Casi 350.000 solicitudes de financiación de bombas de calor en Alemania

En Alemania, los propietarios pueden obtener una subvención de hasta 18.000 euros si compran una bomba de calor geotérmicay de hasta 15.000 euros por una bomba de calor aerotérmica para una propiedad existente, según la EHPA. El programa estará vigente hasta 2030.

El Gobierno alemán puso en marcha opciones de financiación actualizadas el 1 de enero de 2024, según la Asociación Alemana de Bombas de Calor (BWP). Los propietarios pueden recibir una subvención máxima de 21.000 euros al instalar una bomba de calor. Aunque la financiación está disponible para todos, las familias con bajos ingresos pueden solicitar subvenciones más elevadas.

En 2022, el interés por las bombas de calor aumentó enormemente. Las autoridades alemanas recibieron casi 350.000 solicitudes de financiación, según el BWP.

Se instala una bomba de calor en una casa en Frankfurt, Alemania, el 7 de septiembre de 2023.
Se instala una bomba de calor en una casa en Frankfurt, Alemania, el 7 de septiembre de 2023.AP Photo/Michael Probst

España ofrece 3.000 euros para bombas de calor aerotérmicas

Los hogares españoles pueden recibir una subvención de hasta 3.000 euros cuando instalen una bomba de calor aerotérmica. El importe de la subvención cubre el 40% del coste, según el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (MITMA). El plan estará vigente hasta 2026.

También se ofrece una subvención de hasta 13.500 euros para bombas de calor geotérmicas, según la EHPA.

PUBLICIDAD

¿Qué otros países europeos ofrecen subvenciones para bombas de calor?

La mayoría de los países de la UE también conceden subvenciones y otros incentivos para impulsar las instalaciones de bombas de calor. Algunos de ellos son

Austria: La subvención cubre hasta el 35% del coste, con un máximo de 5.000 euros.

Croacia: Se conceden subvenciones de hasta 4.250 euros, y el porcentaje básico de subvención es del 40%. En las regiones menos desarrolladas económicamente, la subvención aumenta hasta el 60% (máx. 6.375 euros) o hasta el 80% (máx. 8.500 euros).

Chequia: las subvenciones oscilan entre 2.435 y 5.701 euros.

Dinamarca: Se conceden subvenciones de 1.716 a 3.338 euros para bombas de calor aerotérmicas y de 2.201 a 4.573 euros para bombas de calor geotérmicas.

PUBLICIDAD

Irlanda: Las subvenciones para bombas de calor oscilan entre 3.500 y 6.500 euros.

Lituania: Se conceden subvenciones de hasta 14.500 euros.

Países Bajos: Se conceden subvenciones de 1.950 a 3.750 euros para ASHP, y de 3.750 a 5.100 euros.

Noruega: Hay subvenciones de 1.000 euros para bombas de calor geotérmicas.

Las subvenciones para bombas de calor se centran en la renovación de viviendas. Sin embargo, hay algunos países, como Austria, Suiza, Noruega y Lituania, que también ofrecen financiación para edificios nuevos.

PUBLICIDAD

"Las subvenciones tienen que continuar con una visión a largo plazo"

"Mientras la calefacción limpia sea más cara que la de combustibles fósiles, las subvenciones a las bombas de calor deben mantenerse con una visión a largo plazo", explica Vanbecelaere, de la EHPA, a Euronews Green. Según Vanbecelaere, las subvenciones se conceden a menudo por periodos cortos.

"Es crucial contar con políticas claras y estables para la confianza de inversores, consumidores y fabricantes. Por eso, la reciente e inesperada decisión de la Comisión Europea de posponer la publicación de su Plan de Acción sobre Bombas de Calor es tan perjudicial", añade.

Vanbecelaere subraya la importancia de hacer de la calefacción limpia la opción económicamente más atractiva. "Esto significa que deben eliminarse gradualmente las exenciones fiscales y las subvenciones a los combustibles fósiles, mientras que tiene sentido eliminar las barreras fiscales a las bombas de calor", afirma.

Ventas de bombas de calor en Europa

En 2022, las ventas de bombas de calor batieron un nuevo récord en Europa, con cerca de 3 millones de unidades vendidas, según EHPA. Esto refleja 21 mercados. Francia e Italia dominaron las ventas de bombas de calor, con más de 620.000 y 510.000 respectivamente.

PUBLICIDAD

Las ventas de bombas de calor superaron las 200.000 en Alemania, Suecia y Polonia.

El Reino Unido registró una cifra inferior, con algo más de 55.000 según los datos de la EHPA, aunque las cifras del Gobierno del país indican que se vendieron 72.000.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

¿Cuánto cuestan las bombas de calor? Un breve repaso a la tecnología limpia que despega en Europa

¿Funcionan las bombas de calor en invierno? Los expertos explican por qué los países nórdicos son los que más aparatos han instalado

Las sequías periódicas podrían convertirse en la "nueva normalidad" del Mediterráneo debido al cambio climático