No son osos pardos con bata blanca: Los veranos árticos más largos podrían llevar a los osos polares a la extinción

Un oso polar macho come un trozo de carne de ballena mientras camina por la orilla de la bahía de Hudson, cerca de Churchill, Manitoba.
Un oso polar macho come un trozo de carne de ballena mientras camina por la orilla de la bahía de Hudson, cerca de Churchill, Manitoba. Derechos de autor Sean Kilpatrick/The Canadian Press via AP, File
Por Rosie Frost
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Los científicos prevén que el mayor tiempo de permanencia en tierra aumentará el riesgo de inanición, ya que los osos polares no se adaptan bien al tiempo que pasan en tierra.

PUBLICIDAD

Según un nuevo estudio, los largos veranos árticos exponen a los osos polares a un riesgo de extinción mayor que nunca. El estudio, publicado en la revista Nature Communications, muestra que es poco probable que se adapten a pasar más tiempo en tierra, ya que corren un mayor riesgo de inanición.

Los científicos observaron a 20 osos polares durante un periodo de tres semanas en el verano ártico. A pesar de descansar, hurgar en la basura y buscar alimentos alternativos, todos perdieron peso rápidamente.

Pesaron a los osos antes y después del periodo de estudio y comprobaron que, por término medio, perdían casi un kilo cada día.

Los osos polares no son osos pardos con bata blanca

Como los veranos en el Ártico se hacen más largos debido al cambio climático, algunos científicos pensaron que estos animales podrían adaptarse a vivir en tierra durante periodos prolongados actuando como sus parientes los osos pardos.

Muchos de los osos polares macho se tumbaron para conservar energía, quemando calorías similares a cuando hibernan. Otros se dedicaron a buscar comida, comiendo cadáveres de aves y caribúes, algas, bayas y hierbas. Pero ni el descanso ni la adaptación de su dieta permitirían a los osos polares vivir en tierra durante largos periodos de tiempo, afirman los autores del estudio.

Incluso los osos que buscaban comida perdían peso al mismo ritmo que los que se echaban", explica Charles Robbins, director del Centro de Osos de la Universidad Estatal de Washington y coautor del estudio. Los osos polares no son osos pardos con batas blancas".

Los osos polares no se adaptan bien al tiempo que pasan en tierra

Los osos polares pasan la mayor parte de su tiempo en el hielo marino, donde cazan focas, capturando una para comer cada pocos días. En tierra, los alimentos que pueden encontrar tienen un contenido calórico mucho menor, es decir, no contienen la grasa necesaria para su sustento.

Los científicos también descubrieron que los osos se esforzaban por comer los cadáveres que hurgaban mientras nadaban en el agua.

"Los alimentos terrestres les proporcionaban algún beneficio energético, pero en última instancia, los osos tenían que gastar más energía para acceder a esos recursos", afirma el autor principal Anthony Pagano, biólogo investigador de fauna salvaje del Programa de Investigación del Oso Polar del Servicio Geológico de EE.UU. (US Geological Survey Polar Bear Research Programme).

A medida que se alargan los periodos sin hielo, el estudio sugiere que los osos polares de todo el Ártico corren el riesgo de morir de hambre. Se calcula que el número de osos polares ya ha disminuido un 30% desde 1987.

"Como los osos polares se ven obligados a pisar tierra antes, se reduce el periodo en el que normalmente obtienen la mayor parte de la energía que necesitan para sobrevivir", añade Pagano. "Con el aumento del uso de la tierra, la expectativa es que probablemente veamos aumentos en la inanición, en particular con los adolescentes y las hembras con cachorros", concluye.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

¿Qué son los anillos volcánicos? El Etna lanza espectaculares "anillos de humo" al cielo

Cambio climático: Los glaciares austriacos desaparecerán en 45 años

La pérdida de bosques disminuye en Brasil y Colombia, pero el mundo sigue en peligro