Las sequías severas "podrían ser la norma en 2050" dicen los expertos

Access to the comments Comentarios
Por Alice Tidey
Se estima que este verano Europa ha vivido su peor sequía en 500 años.
Se estima que este verano Europa ha vivido su peor sequía en 500 años.   -   Derechos de autor  Cleared

La sequía que padece Europa podría convertirse en la norma a mediados de siglo si no se aplican rápidamente medidas de mitigación transfronterizas eficaces. Esto es lo que varios expertos aseguraron ante los eurodiputados el pasado miércoles.

La Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria (ENVI) del Parlamento Europeo escucho a varios expertos asegurar las sequías repetidas y graves tendrían un impacto significativo en un número creciente de actividades económicas, como la agricultura, el transporte, la energía y la sanidad.

Andrea Toreti, del Observatorio Europeo de la Sequía, explicó a los miembros de ENVI que, según la evaluación del organismo, los fenómenos extremos que ha sufrido Europa durante este pasado verano "podrían convertirse en la norma" para 2050 "si no se ponen en marcha acciones de mitigación eficaces".

"Estos eventos van a afectar a Europa casi todos los años", añadió. Se cree que la sequía que ha sufrido Europa este verano es la peor en 500 años, con el 64% del territorio del continente bajo condiciones de sequía, aunque en diferentes grados. "Ya se han registrado graves impactos en varias zonas", dijo Toreti.

"Se necesita un enfoque europeo"

La agricultura es uno de los sectores más afectados, con la cosecha de maíz en grano, soja, girasol y arroz en disminución este año.

Pero la sequía, que comenzó a finales de 2021 debido a una fuerte bajada de las precipitaciones de lluvia y nieve en los meses anteriores y que se vio exacerbada por una serie de olas de calor que batieron récords y que comenzaron ya en mayo en algunas partes de Europa, también ha supuesto una importante presión para los sectores del transporte y la energía.

El transporte por las principales vías fluviales, como el Rin y el Danubio, se ha visto perturbado durante el verano por el bajo nivel de las aguas, que también ha afectado a la generación de energía hidroeléctrica y nuclear.

Toreti subrayó que "la sequía es un fenómeno global, es una amenaza y si nos centramos sólo en Europa, básicamente subestimamos el riesgo" y dijo que, por lo tanto, las medidas de adaptación y mitigación deben aplicarse a diferentes niveles, incluyendo un "enfoque europeo con una mayor cooperación".

"Las sequías no saben de fronteras", dijo. Pero añadió que "el principal riesgo proviene de eventos concurrentes como hemos visto este año", es decir, sequías y olas de calor. "En el pasado hemos subestimado el riesgo relacionado con los fenómenos extremos concurrentes", dijo a los eurodiputados.

Hans Bruyninckx, director ejecutivo de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), se hizo eco de su petición de acelerar las medidas de adaptación y mitigación. "Estamos asistiendo a bastantes dimensiones transfronterizas (como) el impacto en las infraestructuras" y los sistemas alimentarios, dijo a los miembros de ENVI.

"Creo que está claro que se necesita un enfoque europeo", añadió, haciendo hincapié en que "muchos de los instrumentos políticos ya están ahí, pero a menudo falta una fuerte aplicación y una fuerte conectividad entre estas políticas".

La agricultura mediterránea, amenazada

En cuanto a la agricultura, dijo que "está bastante claro que hay diferentes impactos dependiendo de la región, pero también del tipo de cultivo", y pronosticó que a medida que las sequías y las olas de calor se vuelvan más regulares e intensas, "parte de la región mediterránea se volverá problemática en lo que respecta a la agricultura".

Entre las medidas de adaptación y mitigación que enumeró ante el comité se encuentran el uso de diferentes tipos de cultivos, la mejora de los sistemas de riego, la implantación de la agricultura de precisión y la restauración del suelo y otros ecosistemas. Aun así, advirtió, el cambio climático representa "un reto para el sistema alimentario" de Europa.

Janez Lenarčič, Comisario de Gestión de Crisis, afirmó que "Europa ya no tiene recursos suficientes para luchar contra sus incendios forestales" en otra dura advertencia a los miembros de ENVI.

Más de 750.000 hectáreas de bosques de la UE se han quemado esta temporada de incendios forestales, la cifra más alta observada desde que se iniciaron los registros en 2006. "Este verano, Europa ha sido testigo de una de las peores temporadas de incendios forestales que se recuerdan", dijo.

"Obviamente, el cambio climático está trayendo más calor y períodos prolongados de sequía y, como resultado, el riesgo de incendios forestales se está extendiendo por toda Europa y los incendios son cada vez más frecuentes e intensos".

La Comisión, dijo, ha dibujado un plan de cuatro puntos para prepararse contra este incremento del riesgo, que incluye un rápido aumento de las capacidades de lucha contra los incendios, como aviones y helicópteros, el posicionamiento previo de más bomberos en zonas especialmente vulnerables a los incendios forestales al principio de la temporada y una mejor estrategia de prevención.