¿Reduce la contaminación limitar la velocidad en las autopistas?

Una foto de larga exposición muestra el tráfico moviéndose a lo largo de una autopista en Frankfurt, Alemania.
Una foto de larga exposición muestra el tráfico moviéndose a lo largo de una autopista en Frankfurt, Alemania. Derechos de autor AP Photo/Michael Probst
Por Jack McGovan
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

En 2019 ya se introdujo un límite de velocidad de 100 km/h durante el día en las autopistas holandesas y algunas regiones austriacas han implementado el mismo límite en las suyas.

PUBLICIDAD

Las autoridades europeas están estudiando la posibilidad de introducir límites de velocidad más bajos en las autopistas en un intento de reducir las emisiones de carbono, aunque todavía hay reticencias sobre si su aplicación merecerá la pena.

En 2019 ya se introdujo un límite de velocidad de 100 km/h durante el día en las autopistas holandesas y algunas regiones austriacas han implementado el mismo límite en las suyas.

Esto podría ampliarse aún más, ya que científicos del transporte de toda Austria anunciaron a principios de febrero que apoyaban el límite de velocidad de 100 km/h en las autopistas para disminuir el impacto ambiental del sector del transporte.

Los científicos y activistas alemanes hicieron un llamamiento similar tras la publicación en enero de un estudio de la agencia medioambiental del país, según el cual un límite de velocidad de 120 km/h podría reducir las emisiones del tráfico por carretera en un 2,9%.

El transporte por carretera representó una quinta parte de las emisiones totales de gases de efecto invernadero de la UE en 2019, y más de tres cuartas partes de las emisiones globales del transporte.

Se necesita menos combustible

Barbara Laa, investigadora de transportes de la Universidad Técnica de Viena, explica a Euronews que para reducir las emisiones hay que entender cómo funciona un motor.

"A menor velocidad, se necesita menos combustible porque la resistencia del aire es menor", explica. Como la relación entre velocidad y consumo de combustible no es lineal -si se dobla la velocidad se duplica con creces el consumo de combustible-, las velocidades más altas siempre conllevan más emisiones.

La Agencia Internacional de la Energía ya se ha pronunciado a favor de los límites de velocidad, afirmando que pueden servir para reducir la demanda de petróleo.

Laa se apresuró a añadir que un límite de velocidad no sólo reduciría las emisiones de carbono, sino también la contaminación por nitrógeno, ruido y partículas, y haría más seguros los desplazamientos.

La decisión del Gobierno austriaco de imponer un límite de velocidad de 100 km/h en determinadas regiones -desde los 130 km/h vigentes en todo el país- fue un intento de limpiar el aire, afirmó Laa.

Como los vehículos eléctricos no emiten gases, están exentos del límite de velocidad. Pero Laa no cree que sea una buena idea.

"Desde el punto de vista energético, los vehículos eléctricos tienen el mismo problema: necesitan mucha más energía cuanto más rápido conducen", explica. "Si usamos menos energía, entonces es más fácil descarbonizar".

Menos congestión

Reducir el consumo de energía de los vehículos individuales puede ser más fácil, pero el efecto del límite de velocidad a nivel sistémico sigue a debate, según el Dr. Giulio Mattioli, científico del transporte de la Universidad Técnica de Dortmund. Según dijo a Euronews, no se trata de si el límite de velocidad reduce las emisiones, sino de cuánto.

"Si se reduce [el límite de velocidad], no sólo habrá menos velocidad para muchos vehículos, sino que también habrá un flujo más regular, menos atascos y, entonces, puede que aumente la velocidad media", asegura. 

Por otro lado, el aumento del tiempo de viaje asociado a un límite de velocidad más bajo podría animar a la gente a viajar en tren, sobre todo en distancias más largas. De esta forma es difícil predecir el impacto total de un límite de velocidad reducido.

Ha habido cierta reacción contra las propuestas de límites de velocidad. En octubre de 2022, el ministro de transportes de Alemania, Volker Wissing, dijo que no sería posible implantar un límite de velocidad en el país porque no había suficientes señales. Otros han afirmado que la reducción de emisiones es pequeña y, por tanto, no merece la pena vulnerar la libertad de los ciudadanos para conducir rápido.

El 2,9% de las emisiones del tráfico rodado alemán puede parecer una cifra baja, pero Mattioli afirma que depende de cómo se mire. Los que intentan desacreditar la idea sólo tienen que encontrar "un denominador lo bastante grande" para que la "reducción de emisiones de carbono parezca irrelevante".

Según los cálculos que ha visto, la reducción de emisiones derivada de un límite de velocidad es "algo así como el 30-50% de la diferencia que tenemos actualmente entre las emisiones de Alemania y sus objetivos climáticos para este año", añade.

PUBLICIDAD

Los límites de velocidad no bastan

El límite de velocidad de 100 km/h implementado en Holanda en 2019 fue un intento de reducir la contaminación por nitrógeno para cumplir con los requisitos legales para los nuevos proyectos de construcción, pero medir el impacto exacto de la política ha sido difícil debido a la pandemia de Covid, explica a Euronews Bert van Wee, profesor de política de transporte en la Universidad Tecnológica de Delft.

"El efecto de la pandemia fue mucho más fuerte", sostiene al referirse a las repercusiones en el comportamiento de los viajeros.

La correcta aplicación de un límite de velocidad también requiere una buena comunicación, añade. "Hay que dejar claro a la gente que ahorran dinero porque sus vehículos consumirán menos combustible o electricidad en el caso de los vehículos eléctricos".

También es importante adaptar el mensaje al país, la ciudad o la comunidad en la que se vaya a implantar el límite de velocidad. Algunos preferirán mensajes sobre el clima, mientras que otros quizá prefieran mensajes sobre seguridad.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Problemas de fertilidad, abortos o demencia: cómo los gases de los coches afectan a nuestra salud

Exclusiva: La Oficina de Propiedad Intelectual de la UE se enfrenta a denuncias por irregularidades en la preselección, nepotismo y corrupción

La gestión de la pandemia o la guerra de Ucrania: el legado de Ursula von der Leyen