EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Adiós al invierno ¿Pero se ha acabado la crisis energética?

Un comienzo de año más cálido de lo habitual hizo que los precios del gas en Europa volvieran a los niveles de antes de la guerra.
Un comienzo de año más cálido de lo habitual hizo que los precios del gas en Europa volvieran a los niveles de antes de la guerra. Derechos de autor Matthias Schrader/Copyright 2019 The AP. All rights reserved
Derechos de autor Matthias Schrader/Copyright 2019 The AP. All rights reserved
Por Jorge Liboreiro
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Con el fin de la estación más fría los europeos respiran aliviados. ¿Pero se ha acabado la subida de precios?

PUBLICIDAD

El invierno europeo ha llegado a su fin.

Aunque la duración de este invierno ha sido la habitual de tres meses, se ha vivido como una estación mucho más larga. La culpa de ello la han tenido las advertencias de escasez de gas, de parálisis industrial, de apagones generalizados, racionamiento obligatorio e incluso disturbios civiles.

A veces, los titulares parecían presagiar el fin energético de Europa. Sin embargo, el invierno llegó y se fue sin dejar rastro del día del juicio final.

Gracias a una combinación de políticas, dinámicas de mercado, fenómenos meteorológicos e iniciativa personal, los europeos han evitado el peor escenario posible de crisis energética. Una hazaña notable, aunque algunas de las cicatrices de este período decisivo aún están cicatrizando.

Hubo un esfuerzo colectivo a la vista de todos, con momentos de audacia e histeria, y se extendió de los pasillos del poder a las conversaciones de sobremesa sobre contratos de electricidad, bombas de calor y cuellos de botella.

El gas natural licuado (GNL), una mercancía hasta entonces desconocida para los europeos de a pie, se convirtió de repente en un nombre familiar y una prioridad política de primer orden, mientras que los altibajos en el Title Transfer Facility (TTF), un centro virtual para el comercio de gas, iban acompañados de palpitaciones y sudores fríos.

"Este año seguirá siendo un reto"

"Entrando hoy en la primavera, podemos decir que hemos gestionado bien esta temporada invernal. Como hemos terminado con el depósito medio lleno, la primera batalla de esta guerra energética con Rusia se ha quedado atrás con éxito", ha asegurado a Euronews Kadri Simson, comisaria europea de Energía.

"Sin embargo, no debemos hacernos ilusiones y creyendo que las cosas se están poniendo fáciles. Este año seguirá siendo un reto y el siguiente también. Sigue habiendo muchas incertidumbres. A pesar de la buena situación energética general, debemos mantenernos alerta y trabajar duro para prepararnos para el próximo invierno."

Pero este éxito no ha salido barato: la Agencia Internacional de la Energía (AIE) calcula que la Unión Europea gastó el año pasado casi 400 000 millones de euros en compras de gas, casi el triple de la factura de 2021.

Según Bruegel, un centro de pensamiento con sede en Bruselas, las ayudas fiscales aplicadas por los países de la UE para amortiguar la crisis entre ciudadanos y empresas ascienden al menos a 657 000 millones de euros.

Sólo Alemania, país muy dependiente del gas, ha destinado 265 000 millones de euros.

Aunque la crisis energética se describe a menudo como una de las peores consecuencias de la invasión rusa de Ucrania, en realidad es anterior a la guerra.

El fenómeno se remonta al inicio de la pandemia del virus de la COVID-19, cuando países de todo el mundo entraron en un abrupto cierre patronal y la economía mundial quedó prácticamente congelada. La paralización hizo que la demanda de energía entrara en una espiral descendente: los precios al por mayor se desplomaron, los proyectos de inversión se paralizaron y los productores redujeron su producción por miedo a ver cómo sus suministros se echaban a perder.

Los mercados paralizados se vieron sorprendidos cuando, en cuanto se levantaron las restricciones por la pandemia, los consumidores se lanzaron a comprar y viajar para compensar el tiempo perdido en la cuarentena. Los productores de energía fueron incapaces de satisfacer esta repentina recuperación, provocando un profundo desajuste entre la oferta y la demanda que empujó los precios al alza.

En diciembre de 2021, los precios del gas eran casi tres veces más altos que un año antes.

La ruleta rusa del gas

Paralelamente, Rusia, entonces primer proveedor de energía de la UE, había empezado a reducir sus flujos de gas al bloque, dejando los almacenamientos subterráneos en niveles dramáticamente bajos. La tendencia se correspondía con un despliegue cada vez mayor de tropas junto a la frontera ucraniana.

Las tensas condiciones del mercado prepararon el terreno para la estrategia de Vladímir Putin de utilizar la energía como arma, ha afirmado Ben McWilliams, consultor de energía y clima en el think tank Bruegel.

"Rusia no llenaba los depósitos y eso hizo saltar las alarmas en Europa", ha explicado McWilliams a Euronews.

PUBLICIDAD

"Es imposible saber con certeza si fue por motivos geopolíticos o de mercado. Pero yo diría que fue geopolítico y que formaba parte de una estrategia más amplia para secar las reservas europeas de gas antes de la invasión y jugar progresivamente con el sistema europeo".

La invasión desencadenó un caos sin precedentes en el mercado, provocando el pánico de los responsables políticos a la hora de sustituir 140 000 millones de metros cúbicos (bcm) de gas ruso, alrededor del 40% de las importaciones totales.

En una desafortunada coincidencia, la producción de energía nuclear de Francia cayó a su nivel más bajo en 30 años debido a operaciones de mantenimiento, mientras que la producción hidroeléctrica de Europa se vio afectada por una grave sequía. En cuestión de semanas, la capacidad de Europa para poder encender las luces de casa quedó en entredicho.

El fantasma del racionamiento se hizo tan real que Bruselas se vio obligada a diseñar un plan comunitario para reducir el consumo de gas en un 15% antes de la primavera. Era la primera vez que el bloque acordaba una estrategia coordinada para limitar el uso de algo tan cotidiano como el gas.

El poder del ahorro

La situación de los precios del gas alcanzó su punto álgido en verano, cuando los Gobiernos europeos, temiendo un invierno de descontento, abrieron de par en par sus carteras para pagar lo que fuera necesario para llenar los almacenes subterráneos.

PUBLICIDAD

El 26 de agosto, el TTF marcó un máximo histórico de 320 euros por megavatio-hora, ocho veces el precio registrado el día anterior al inicio de la invasión.

Los políticos vieron que era necesario tomar decisiones importantes para evitar una catástrofe económica. El impulso político dio lugar a una serie de medidas energéticas extraordinarias: ahorro obligatorio de energía durante las horas punta, un impuesto sobre los beneficios extraordinarios, normas de solidaridad por defecto para evitar la escasez y la contratación conjunta del suministro de gas se aprobaron a una velocidad récord. Incluso se acordó un límite a los precios del gas tras arduas conversaciones entre líderes.

Irónicamente, cuando se fijó el tope en 180 euros por megavatio-hora, los precios del gas habían entrado en un declive gradual, volviendo a los niveles de antes de la guerra a principios de enero. Entonces la meteorología jugó en favor de los ciudadanos e hizo un tiempo inusualmente caluroso en Europa.

A medida que subían las temperaturas, los precios seguían bajando. El primer día de primavera, los precios en la TTF rondaban los 39 euros por megavatio-hora.

Aunque los expertos y analistas de energía celebran el carácter innovador de estas políticas de la UE y cómo han mantenido intacto el mercado único, la mayoría cree que la clave de la gestión eficaz de la crisis está en el ahorro.

PUBLICIDAD

El temor a una factura imposiblemente cara llevó a hogares y empresas a tomar cartas en el asunto y reducir su consumo mucho antes de que los responsables políticos les dijeran que lo hicieran. Según la AIE, la demanda de gas de la UE se redujo el año pasado un 13%, lo que equivale a 55 bcm y basta para abastecer a 40 millones de hogares. Se trata del "mayor descenso de la historia".

La agencia atribuyó el ahorro de gas a la industria, que redujo las horas de producción e impulsó las importaciones de productos acabados, y a los ajustes en los edificios, como bajar el termostato, acortar las duchas calientes e instalar bombas de calor.

La generación de electricidad fue el único sector que registró un ligero aumento del consumo de gas, debido a la necesidad de compensar la menor producción hidroeléctrica y nuclear.

Elisabetta Cornago, investigadora de energía del Centro para la Reforma Europea (CER), ha descrito el ahorro como una "respuesta impresionante", pero ha dicho que algunos de los cambios, en particular los recortes industriales, han sido temporales y no "estructurales".

"La respuesta conductual estuvo impulsada por el nivel de precios y el miedo a cómo afectarán a su vida. Estos temores y preocupaciones llevaron a los consumidores a mantenerse en el lado conservador e intentar limitar las horas que tenían encendida la calefacción", ha explicado Cornago a Euronews.

PUBLICIDAD

"Los temores a la escasez y a los apagones eran sustanciales, no eran sólo una maniobra mediática. En cuanto nos dimos cuenta de que la energía nuclear y la hidroeléctrica francesas eran débiles, el riesgo en el frente de la electricidad y en el del gas se hizo real".

"Seguimos en crisis"

Una vez evitada la catástrofe, muchos europeos están deseando pasar página. El tema ha perdido protagonismo en los círculos de Bruselas, lo que ha permitido que asuntos como la migración y el transporte sostenible vuelvan a ocupar un lugar destacado en la agenda.

Pero la calma no debe convertirse en complacencia, han advertido los expertos, ya que el desajuste mundial entre oferta y demanda va a seguir afectando a los precios. El ahorro de gas y las importaciones de GNL deberían ir de la mano para evitar que se repita el drama de 2022, ha afirmado Nikoline Bromander, analista de Rystad Energy, una firma de investigación independiente.

"Europa entra en 2023 con un mercado mejor equilibrado", ha dicho Bromander a Euronews. "Por ahora, parece que los sólidos fundamentos de la oferta y el almacenamiento contrarrestan las previsiones de frío".

A finales de este año, Europa podrá importar 78 000 millones de metros cúbicos más de GNL, lo que allanará el camino a flujos constantes procedentes de Estados Unidos, Catar, Nigeria y otros productores. Pero, según Bromader, Europa no será el único cliente que persiga estos buques de GNL.

PUBLICIDAD

"Estimamos que el 60% del GNL que Europa necesitará en 2023 será en forma de volúmenes no contratados procedentes del mercado al contado", ha dicho Bromader. "Esto obligará a Europa a competir con el mercado mundial, incluida Asia, y es probable que dé lugar a un mercado reducido en 2023".

Ben McWilliams se ha mostrado igualmente prudente al afirmar que, aunque el poder de Rusia para manipular los mercados a su antojo ha desaparecido, la crisis energética "está evolucionando y cambiando, pero desde luego no ha terminado".

"Estamos entrando en una nueva fase en la que los precios del gas siguen siendo estructuralmente más altos que hace dos años. Y yo diría que es muy poco probable que vuelvan a donde estaban hace dos años, al menos durante los próximos dos años", ha dicho McWilliams.

"El sistema seguirá bajo presión. Así que seguimos en crisis".

La Comisión Europea ya ha propuesto ampliar el plan de reducción del 15% del gas hasta marzo de 2024, lo que refleja lo fundamental que se ha vuelto el ahorro. Las primeras compras conjuntas de gas están previstas para el verano con el objetivo de conseguir precios más bajos para rellenar los almacenes subterráneos.

PUBLICIDAD

"Ahora es importante que los Estados miembros mantengan el rumbo y continúen con acciones que permitan alcanzar nuestro doble objetivo: seguridad energética y precios asequibles", ha asegurado la comisaria. Pero la cuestión de los "precios asequibles" en tiempos de guerra sigue siendo objeto de debate.

Los hogares están buscando la manera de asumir facturas más altas en sus gastos mensuales sin hacer sacrificios incómodos. Los líderes políticos y las asociaciones empresariales advierten de una pérdida irreparable de competitividad y de un éxodo industrial masivo si las facturas energéticas no bajan.

¿Cuánto durará la crisis energética europea?

"Mientras dependamos del suministro de gas para la economía y hasta que se complete la transición energética, esta vulnerabilidad al precio del gas o a lo que decidan hacer los proveedores de gas se mantendrá. Por eso, el estado de alerta seguirá ahí", ha afirmado Elisabetta Cornago.

"No estamos fuera de peligro".

PUBLICIDAD
Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Las energías verdes centran el encuentro entre Scholz y von der Leyen

La apuesta europea por energías renovables para terminar con la dependencia energética de Rusia

El Gobierno de Portugal endurece las leyes de inmigración