Finlandia ya es miembro de la OTAN, tras un proceso acelerado

La bandera de la OTAN, en el centro, y las banderas de Finlandia ondean sobre el edificio del Ministerio de Asuntos Exteriores en Helsinki
La bandera de la OTAN, en el centro, y las banderas de Finlandia ondean sobre el edificio del Ministerio de Asuntos Exteriores en Helsinki Derechos de autor Antti H'm'l'inen/Lehtikuva
Por euronews con EFE
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Un ingreso solicitado a raíz de la invasión rusa de Ucrania, lo que implica que el país queda cubierto por el artículo 5 de defensa colectiva de la Alianza.

PUBLICIDAD

Finlandia se convirtió este martes en el trigésimo primer miembro de pleno derecho de la OTAN tras culminar el proceso de ingreso solicitado a raíz de la invasión rusa de Ucrania, lo que implica que el país queda cubierto por el artículo 5 de defensa colectiva de la Alianza.

"Lo que ocurre a partir de hoy es que Finlandia estará cubierta por las férreas garantías de seguridad de la OTAN", se encargaba de recordar el secretario general de la misma, Jens Stoltenberg. "Hablo de nuestro artículo 5, que dice que un ataque a un aliado se considerará un ataque a todos. Uno para todos, todos para uno".

Turquía ha sido el último de los 30 aliados actuales en ratificar el protocolo de acceso a la OTAN de Finlandia, que ingresó sola por la negativa de Ankara de aprobar adhesión de Suecia. De hecho, no se esperan avances para Suecia antes de las elecciones turcas de mayo.

El objetivo de la OTAN es que el país sea miembro de pleno derecho en la Cumbre de la OTAN que se celebrará en Vilna en julio de 2023.La OTAN considera la pertenencia de Finlandia como una ventaja, pues a diferencia de la mayoría de los miembros de la Alianza, no recortó el gasto en defensa tras la Guerra Fría. Cuenta con un gran Ejército bien entrenado y ha mantenido un alto nivel de preparación.

Rusia ha advertido de que reforzará sus propias fuerzas a lo largo de la frontera finlandesa en caso de despliegue de tropas de la OTAN.

Alejamiento de Rusia

Con este ingreso, Finlandia pone fin a casi ocho décadas de una neutralidad militar —inicialmente impuesta por Moscú y luego voluntaria— que casi con seguridad hubiera continuado de no producirse la invasión rusa de Ucrania.

La ofensiva, lanzada por el Kremlin para evitar una posible expansión de la OTAN hasta sus fronteras, entre otros motivos, ha desatado el efecto opuesto, ya que la adhesión de Finlandia, con sus 1 340 kilómetros de frontera, duplica la línea fronteriza entre Rusia y la Alianza.

Además, una vez se integre también la vecina Suecia, cuyo ingreso está bloqueado de momento por Turquía y Hungría, toda la región del mar Báltico estará controlada por los aliados, limitando aún más la capacidad de movimiento de la flota rusa estacionada en San Petersburgo y Kaliningrado.

Cuatro décadas de 'finlandización'

"Todo lo malo viene del Este", dice un viejo refrán finlandés que ilustra la compleja relación de vecindad entre Finlandia y Rusia, marcada a fuego por dos guerras que siguen muy presentes en el imaginario colectivo de los habitantes del país nórdico.

Finlandia perteneció al Imperio Ruso entre 1809 y 1917, año en el que declaró su independencia aprovechando la caída del régimen zarista propiciada por la revolución bolchevique.

Al poco de estallar la Segunda Guerra Mundial, la Unión Soviética lanzó una ofensiva sobre Finlandia —con muchas similitudes con la invasión de Ucrania— que desencadenó dos guerras consecutivas entre la joven nación nórdica y el gigante vecino del Este.

Finlandia logró mantener su independencia, pero a costa de pagar un alto precio. Moscú se anexionó el 10% del territorio finlandés, incluida la segunda ciudad del país (Viipuri), e impuso a Helsinki el pago de 300 millones de dólares de la época en indemnizaciones de guerra.

Además, obligó al país nórdico a repeler posibles ataques militares contra la Unión Soviética a través de su territorio y a mantener una neutralidad en política internacional que fue estrechamente supervisada desde Moscú.

Este fenómeno, conocido como "finlandización", impidió durante décadas que Finlandia se planteara siquiera integrarse en la OTAN y estuvo vigente hasta enero de 1992, un mes después de la disolución del bloque soviético.

30 años de neutralidad voluntaria

A partir de entonces, la línea oficial de los sucesivos gobiernos finlandeses consistió en mantener su neutralidad militar, aunque sin cerrar la puerta del todo a un eventual ingreso en la Alianza en el futuro.

La llamada "opción OTAN" se volvió desde entonces un tema recurrente en todas las campañas electorales, pero la opinión pública, mayoritariamente contraria al ingreso, hizo que se mantuviese el "statu quo".

Ni siquiera el partido conservador Kokoomus, vencedor en las recientes elecciones parlamentarias y el más ferviente partidario de la entrada del país en la OTAN, se atrevió nunca a imponer su agenda en esta cuestión para no contravenir la voluntad popular.

Finlandia fue estrechando paulatinamente la cooperación con los aliados a través del programa Asociación para la Paz, mediante el que participó en maniobras militares conjuntas y misiones de paz lideradas por la OTAN, como las de Afganistán (ISAF) y Kosovo (KFOR).

PUBLICIDAD

En paralelo, aumentó su colaboración en cuestiones de inteligencia militar y defensa con el resto de países nórdicos, especialmente con Suecia, el único junto a Finlandia que no era miembro de la Alianza.

La ausencia de tensiones significativas con Rusia llevó a Helsinki a ratificar en 2011 la Convención de Ottawa y a retirar los miles de minas antipersona que fue sembrando en la franja fronteriza desde la Segunda Guerra Mundial como elemento disuasorio de defensa.

Sin embargo, la anexión rusa de Crimea en 2014 y, sobre todo, la repentina ofensiva a gran escala lanzada sobre Ucrania en febrero de 2022 por el presidente ruso, Vladímir Putin, lo cambiaron todo.

Finlandia y Suecia, temerosas de un Putin agresivo e impredecible, optaron por dejar atrás su tradicional neutralidad y pedir su entrada en la OTAN.

Las autoridades finlandesas no se han planteado —al menos de momento— incrementar la presencia militar junto a la frontera, pero sí han iniciado la construcción de una valla metálica de unos 200 kilómetros en los tramos más vulnerables de la franja fronteriza.

PUBLICIDAD
Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

La UE y Reino Unido acuerdan "líneas políticas generales" sobre Gibraltar

Semana Europea: Decisiones sobre clima, transparencia y migración

Bélgica investiga una red de influencia rusa sospechosa de pagar a legisladores de la UE