Josep Borrell: "Si no apoyamos a Ucrania, caerá en cuestión de días"

Borrell durante su intervención en Florencia.
Borrell durante su intervención en Florencia. Derechos de autor Carlo Bressan/ EC - Audiovisual Service
Derechos de autor Carlo Bressan/ EC - Audiovisual Service
Por Méabh Mc MahonJorge Liboreiro
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

En su intervención en Florencia, Josep Borrell ha reflexionado sobre los cambios transformadores que han barrido la UE desde que el Kremlin lanzó la invasión de Ucrania.

PUBLICIDAD

Ucrania sucumbirá a las fuerzas invasoras rusas "en cuestión de días" sin el apoyo militar de los países occidentales, ha defendido este viernes Josep Borrell, responsable de la política exterior de la Unión Europea, insistiendo en que la situación actual en el país devastado por la guerra no es propicia para iniciar conversaciones formales de paz.

"Desgraciadamente, no es el momento de mantener conversaciones diplomáticas sobre la paz. Es el momento de apoyar militarmente la guerra", ha asegurado Borrell a Méabh McMahon, de Euronews, en el acto sobre el Estado de la Unión organizado por el Instituto Universitario Europeo (IUE) en Florencia.

"Si quieren la paz, presionen a Rusia para que se retire. Presione a Rusia para que detenga la guerra. No me digan que deje de apoyar a Ucrania, porque si dejo de apoyar a Ucrania, sin duda la guerra terminará pronto", ha proseguido.

"No podemos acabar porque (si lo hacemos) Ucrania es incapaz de defenderse y tiene que rendirse. Y las tropas rusas estarán en la frontera polaca y Ucrania se convertirá en una segunda Bielorrusia. ¿Quieres que la guerra termine así? No".

El responsable de política exterior ha defendido con firmeza la propuesta de 10 puntos promovida por el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, como "lo único que podría llamarse un plan de paz" y ha tachado el documento de 12 puntos de China de "ilusión".

"Aunque estén del lado de Rusia, creo que China tiene un papel que desempeñar. China es miembro permanente del Consejo de Seguridad. China es quien tiene mayor influencia en Rusia", ha añadido Borrell.

"Afrontemos la realidad. Nos guste o no, la realidad es que Putin sigue diciendo: 'Tengo objetivos militares y mientras no consiga estos objetivos militares, seguiré luchando'. Así que los planes de paz son buenos, pero hace falta alguien que quiera hablar de paz".

Durante la conversación, Borrell también ha reflexionado sobre los cambios transformadores que han barrido la Unión Europea desde que el Kremlin decidió iniciar la invasión a gran escala de Ucrania, trastocando el derecho internacional, las cadenas alimentarias y los precios de la energía.

Aunque técnicamente es el máximo diplomático del bloque, Borrell ha admitido que hoy en día se siente más como un "ministro de Defensa" debido a la creciente atención que se presta al suministro de municiones a Ucrania: la UE se apresura a cumplir su promesa de entregar un millón de proyectiles de artillería en los próximos 12 meses, que Kiev necesita urgentemente para montar su contraofensiva prevista.

"Paso una parte bastante importante de mi tiempo hablando de armas y municiones. Nunca pensé que íbamos a tener que pasar tanto tiempo pensando en cuántos disparos de artillería podemos proporcionar", ha declarado Borrell.

Esta semana, la Comisión Europea ha propuesto un plan de 500 millones de euros para aumentar la producción industrial de munición, que actualmente se ve obstaculizada por una serie de cuellos de botella y carencias muy arraigados. El plan, denominado ASAP, incluye una opción que permitiría a los Estados miembros poner dinero adicional sobre la mesa redirigiendo una parte de los fondos de cohesión y de recuperación COVID-19 que tienen asignados.

"No queríamos esta guerra. No la buscábamos. Pero la guerra es una realidad y hay que afrontarla. Y todo el mundo quiere la paz. Sí, pero de momento, desgraciadamente, Putin continúa la guerra y Ucrania tiene que defenderse", ha dicho Borrell al ser preguntado por el posible uso de los fondos de recuperación para impulsar la industria armamentística europea.

"Si no apoyamos a Ucrania, Ucrania caerá en cuestión de días. Así que, sí, preferiría gastar este dinero en aumentar el bienestar de la gente, hospitales, escuelas, ciudades, etc. Pero no tenemos elección".

El plan industrial es el último añadido a una lista cada vez más larga de decisiones políticas trascendentales que el bloque ha tomado en los últimos 15 meses, muchas de las cuales sólo han fructificado tras prolongadas, tortuosas y a veces divisivas negociaciones entre los 27 Estados miembros.

Aún así, Borrell parece satisfecho con el resultado final e insiste en que, a pesar de las disputas internas, la UE sigue unida en su apoyo a Ucrania y su oposición a la agresión rusa. "La guerra nos ha unido. No hay nada que pueda unirte más que un enemigo, una amenaza, y la sensación de enfrentarnos a una amenaza, a una amenaza existencial real nos ha unido más que cualquier discurso, cualquier planteamiento teórico sobre la necesidad de la integración", ha dicho Borrell.

"Uno de los errores de Putin ha sido pensar que los europeos no estarían unidos por la dependencia energética, por ejemplo, y que la opinión pública en Europa se cansaría de apoyar a los ucranianos y que EEUU y Europa (discutirían) sobre quién hace qué y quién comparte la carga. Este no es el caso".

A continuación, Borrell ha defendido la eficacia de las 10 rondas de sanciones que el bloque ha impuesto a Rusia y que, según los críticos, no han logrado hacer mella en la maquinaria bélica del Kremlin. "Ciertamente funcionan, pero no son instantáneas. Es como una dieta: si te pones a dieta, no vas a perder 30 kilos en una semana", ha bromeado el diplomático.

Hablando en términos más generales sobre el cambiante orden mundial, Borrell ha expresado su deseo personal de un mejor entendimiento entre "Occidente y el resto", en referencia a los países que están fuera del grupo tradicional de democracias liberales y que a menudo se niegan a adoptar sus puntos de vista políticos. "Los retos globales (no son) sólo el clima. Son la deuda y el desarrollo", ha dicho.

PUBLICIDAD

"Seguimos teniendo un enfoque demasiado eurocéntrico del resto del mundo".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Rusia lanza numerosos ataques con drones contra varias regiones de Ucrania, Kiev incluida

Rusia acusa a Ucrania de tratar de asesinar a Putin en un ataque con drones; Kiev lo niega

¿Qué pasaría si finalmente dimite Pedro Sánchez?