EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

"El monstruo está actuando contra su creador", dice Borrell sobre el motín de Wagner

Josep Borrell a su llegada al encuentro con los ministros de Exteriores.
Josep Borrell a su llegada al encuentro con los ministros de Exteriores. Derechos de autor Frederic Sierakowski/Frederic Sierakowski
Derechos de autor Frederic Sierakowski/Frederic Sierakowski
Por Jorge Liboreiro
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea se reúnen el lunes en Luxemburgo para analizar las consecuencias del intento de golpe militar en Rusia.

PUBLICIDAD

Aunque se suponía que la reunión iba a centrarse en la ayuda militar a Ucrania, las tensiones entre Kosovo y Serbia, las sanciones contra Irán y las relaciones con América Latina, los sorprendentes acontecimientos del fin de semana han provocado cambios en el orden del día.

Los ministros están intentado esclarecer las 36 horas en las queYevgueni Prigozhin y las tropas mercenarias del Grupo Wagner se rebelaban contra el liderazgo de Rusia, planteando la mayor amenaza al control del poder por Vladimir Putin desde su llegada al Kremlin hace más de 20 años.

"La guerra contra Ucrania iniciada por Putin, y el monstruo que Putin ha creado con Wagner (...) le está atacando ahora. El monstruo está actuando contra su creador", ha apuntado Josep Borrell, responsable de Política Exterior de la UE, a su llegada al encuentro.

"El sistema político está mostrando sus fragilidades y el poder militar se está resquebrajando. Así que ésta es una consecuencia importante de la guerra en Ucrania", ha apuntado el Alto Representante. Borrell ha evitado especular sobre el paradero de Prigozhin o el posible impacto del fallido golpe en la evolución de la guerra. "Desde luego, no es bueno que una potencia nuclear como Rusia entre en una fase de inestabilidad política",ha dicho Borrell a los periodistas.

Annalena Baerbock, ministra de Exteriores de Alemania, se ha mantenido prudente en su valoración y ha descrito la efímera rebelión como una "lucha de poder interna" en la que la UE no va a interferir. "Con esta brutal guerra de agresión, Rusia está destruyendo, Putin está destruyendo su propio país", ha apuntado Baerbock.

Su homóloga francesa, Catherine Colonna, ha sido igualmente prudente y ha defendido que la comunidad internacional aún no ha visto "todas las consecuencias" de la insurgencia. "No obstante, estos acontecimientos plantean muchas preguntas, y quizá más preguntas que respuestas", ha asegurado Colonna. "De momento, está claro que (los sucesos) han subrayado el hecho de que ha habido tensiones internas y que incluso hay grietas, fracturas y fallos en el sistema", ha detallado la ministra.

Por su parte, el lituano Gabrielius Landsbergis ha instado a los aliados occidentales a reforzar el flanco oriental de Europa en reacción a la creciente "imprevisibilidad" dentro de Rusia. "Estamos viendo lo rápido que pueden suceder las cosas", ha dicho Landsbergis. "Un destacamento militar tardó medio día en llegar a 200 kilómetros de Moscú. Así que imagina lo rápido que pueden hacerlo cruzando Bielorrusia y apareciendo en la frontera de Lituania", ha recordado.

Landsbergis ha planteado dudas sobre el acuerdo supuestamente mediado por Aleksander Lukashenko, el presidente bielorruso, que llevó a Prigozhin a desconvocar abruptamente el motín y retirar sus tropas. Los detalles del acuerdo no se han hecho públicos, pero se cree que Prigozhin vivirá exiliado en algún lugar de Bielorrusia, mientras que los soldados de Wagner serán indultados y tendrán la oportunidad de incorporarse a las Fuerzas Armadas rusas.

Según el ministro lituano, Lukashenko, en el poder ininterrumpidamente desde 1994, entró en la contienda por interés propio para preservar su propia carrera política. Lukashenko es "muy dependiente del Kremlin, y si el Kremlin ya no le apoya, eso significa que podría poner fin a su carrera prematuramente", ha afirmado Landsbergis.

El acuerdo está envuelto en el misterio, lo que hace imposible determinar el futuro de Wagner como organización mercenaria o la autoridad de Prigozhin. Por el momento, el Kremlin no ha anunciado ningún cambio en la cúpula militar rusa, una de las principales exigencias de Prigozhin.

"No hay que pensar en cambiar el régimen en Rusia, ni hay que planearlo. Los rusos son completamente capaces de hacerlo por sí mismos", ha afirmado Landsbergis. "Los rusos encontrarán soluciones para Rusia".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Semana Europea: Europa reflexiona sobre el motín del grupo Wagner

El líder del Grupo Wagner será trasladado a Bielorrusia sin cargos

Voluntarios arriesgan sus vidas para salvar animales abandonados en Ucrania