EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Aplicar el Pacto Verde Europeo será "difícil", advierte Maroš Šefčovič

Maroš Šefčovič sustituye a Frans Timmermans, que se presenta a las elecciones en Países Bajos.
Maroš Šefčovič sustituye a Frans Timmermans, que se presenta a las elecciones en Países Bajos. Derechos de autor John Thys/AFP or licensors
Derechos de autor John Thys/AFP or licensors
Por Gregoire LoryJorge Liboreiro
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Maroš Šefčovič, el nuevo encargado de clima de la Unión Europea, predice que la aplicación de la legislación ecológica será una ardua tarea para los 27 Estados miembros.

PUBLICIDAD

Maroš Šefčovič, el nuevo jefe de clima en la Comisión Europea, cree que la aplicación de la legislación verde será una tarea complicada para los 27 Estados miembros.

"Estamos en una nueva fase porque hasta ahora nos habíamos centrado mucho en el trabajo legislativo, creo que hemos construido un nuevo marco político, pero también legislativo, para el Pacto Verde", ha asegurado Šefčovič a Euronews en una entrevista realizada este martes.

"Ahora nos acercamos a la fase que debería ser igual de difícil, si no más, que es el despliegue, la aplicación adecuada, esta es la forma de asegurarnos de que esta transición climática se hará de una manera socialmente justa, que ayudará a nuestra industria a ser el principal competidor en los mercados mundiales", ha apuntado el vicepresidente.

En los últimos dos años, la UE ha aprobado una serie de leyes clave para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en al menos un 55% antes de que acabe la década. Entre ellas se encuentra la prohibición gradual de los motores de combustión, un impuesto fronterizo sobre las importaciones contaminantes y nuevos objetivos de eficiencia energética.

Además, el bloque ha introducido varios planes para abandonar los combustibles fósiles rusos y aumentar el despliegue de las energías renovables. La Comisión Europea calcula que estas medidas requerirán 620.000 millones de euros anuales en inversiones adicionales.

"Creo que ponerlo en práctica será tan difícil como el trabajo que hemos estado haciendo hasta ahora", ha apuntado Šefčovič

Pero ha recordado que no tomar medidas sería "la peor solución posible". El vicepresidente ha sugerido que el Ejecutivo comunitario propondra, a principios del año que viene, un objetivo "intermedio" para seguir reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero de aquí a 2040, sin especificar cuál sería. A día de hoy, la UE sólo tiene objetivos jurídicamente vinculantes para 2030 y 2050, cuando se supone que se alcanzará la neutralidad climática.

"Fijémonos en este verano. Miremos el verano pasado. El verano pasado fue terrible. Este verano ha sido mucho peor", ha proseguido Šefčovič, refiriéndose a recientes catástrofes naturales como las devastadoras inundaciones en Eslovenia y los intensos incendios forestales en Grecia.

"Tenemos que actuar con responsabilidad. Tenemos que comprometernos más con todas las partes interesadas y tenemos que trabajar duro para asegurarnos de que gestionamos estos tres objetivos generales: ser socialmente justos, hacer frente al cambio climático y hacer que nuestra industria sea competitiva", ha defendido el eslovaco.

Un renovado interés por la industria

Šefčovič ha hablado con Euronews por primera vez desde que fue ascendido a vicepresidente ejecutivo a cargo del Pacto Verde Europeo, tomando el relevo a Frans Timmermans, que la semana pasada dimitió para liderar una alianza de centro-izquierda en las próximas elecciones generales de los Países Bajos.

Con este movimiento, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, mantiene la cartera verde en manos del grupo socialista y preserva el delicado equilibrio político en su colegio. Timmermans era el político socialista de más alto perfil en Bruselas, junto con Josep Borrell, responsable de la política exterior de la UE.

Aunque menos vocal que su predecesor, Šefčovič se ha hecho un nombre tras años de trabajo en los pasillos de la Comisión Europea y es visto como una apuesta segura para liderar carteras de distinto tipo. En 2019, von der Leyen lo nombró vicepresidente de Relaciones Interinstitucionales y Prospectiva, y más tarde se le encomendaron las tareas adicionales de gestionar las relaciones entre la UE y el Reino Unido en la era post-Brexit y encabezar una novedosa iniciativa para ayudar a los Estados miembros a comprar suministros de gas de forma conjunta.

Trabajar más estrechamente con el sector privado, ha dicho, será una de sus principales prioridades.

"Trabajar muy estrechamente con nuestra industria será cuestión muy importante", ha dicho Šefčovič. "Me gustaría introducir una serie de, yo diría, mesas redondas estructuradas con las industrias que se verían más afectadas por la transición ecológica, que están sometidas a mucha presión por parte de los competidores internacionales".

El planteamiento refleja la ansiedad desatada en todo el continente a raíz de la Ley de Reducción de la Inflación (IRA), una iniciativa presentada el verano pasado por el presidente de Estados Unidos Joe Biden que ofrece generosos créditos fiscales, descuentos y subvenciones a los productores de tecnología verde, siempre que se fabrique en suelo norteamericano.

La IRA ha hecho temer un éxodo industrial al otro lado del Océano Atlántico y una pérdida irreversible de competitividad para la economía europea. Como contrapartida, la Comisión Europea presentó a principios de año una nueva estrategia industrial para impulsar drásticamente la producción nacional de componentes clave, como baterías, turbinas eólicas, paneles solares y bombas de calor. La legislación aún está en fase de negociación.

"Nuestra industria debe saber que estamos aquí para luchar por ellos. Queremos no sólo que se queden, sino que prosperen en Europa", ha dicho Šefčovič.

Aunque la idea de crear mesas redondas industriales está aún en una fase inicial, el vicepresidente se refirió a un posible módulo que podría reunir a centrales eléctricas y sectores de alto consumo energético. Esto "podría ser muy, muy útil porque para 2050 necesitaríamos probablemente 3,5 veces más electricidad de la que tenemos ahora".

PUBLICIDAD

En respuesta a los recientes comentarios de algunos líderes europeos, entre ellos el presidente francés Emmanuel Macron y el primer ministro belga Alexander De Croo, en los que pedían una "pausa" en la legislación climática, Šefčovič dijo que otra de sus prioridades sería disminuir la carga administrativa "tanto como sea posible."

"Entiendo que esta transición verde y hacer frente al cambio climático, no es fácil", dijo. "No es fácil para nuestros ciudadanos, para los hogares, para las industrias y para nuestros Estados miembros. Y lo comprendo perfectamente".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Wopke Hoekstra: de la industria petrolera a comisario europeo de Acción por el Clima

Sólo un país de la UE cree que su gobierno hace lo suficiente contra la crisis climática, según una encuesta

"La era del calentamiento global ha terminado, empieza la era de la ebullición global", dice la ONU