EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Bruselas ve positiva la propuesta austriaca de "Schengen aéreo" para Rumanía y Bulgaria

El ministro austriaco del Interior, Gerhard Karner, se declara dispuesto a considerar la adhesión de Rumanía y Bulgaria al "Schengen aéreo".
El ministro austriaco del Interior, Gerhard Karner, se declara dispuesto a considerar la adhesión de Rumanía y Bulgaria al "Schengen aéreo". Derechos de autor Darko Vojinovic/Copyright 2023 The AP. All rights reserved
Derechos de autor Darko Vojinovic/Copyright 2023 The AP. All rights reserved
Por Jorge Liboreiro
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Austria ha suavizado su veto a la adhesión a Schengen de Rumanía y Bulgaria proponiendo la supresión de los controles fronterizos en los aeropuertos.

PUBLICIDAD

La idea, conocida coloquialmente como "Schengen aéreo", equivaldría a una adhesión parcial al área de libre circulación, que actualmente abarca 27 países, entre ellos 23 Estados de la Unión Europea, y más de 423 millones de ciudadanos.

Los controles fronterizos en las fronteras terrestres con otros países Schengen se mantendrían en el futuro inmediato.

Se considera que Rumanía y Bulgaria están preparadas para unirse al espacio Schengen al menos desde 2011, pero su ambición conjunta se ha visto frustrada en múltiples ocasiones, la última la semana pasada, cuando el ministro del Interior de Austria, Gerhard Karner, reafirmó su oposición.

Austria, junto con los Países Bajos, se ha convertido en el último obstáculo a superar.

Por eso fue sorprendente que el propio Karner hiciera la propuesta de "Schengen aéreo" durante el fin de semana, suscitando esperanzas de que el prolongado estancamiento, que a menudo ha parecido insalvable, pudiera encaminarse por fin hacia una solución. "Sí, puedo imaginar cambios en lo que respecta a los aeropuertos de Rumanía y Bulgaria", declaró Karner a la radio ORF, la emisora pública austriaca.

La Comisión Europea, que ha defendido repetida y enérgicamente la disposición de Rumanía y Bulgaria a convertirse en miembros de Schengen, se apresuró a dar la bienvenida a la propuesta y afirmó que ya se estaban celebrando conversaciones para hacer realidad el "Schengen aéreo".

"Son avances positivos. Las cosas van por buen camino. Y, sin duda, esto es lo importante en este momento", ha asegurado un portavoz de la Comisión el lunes al mediodía.

Pero la oferta de Viena viene con condiciones.

Karner pide que se tripliquen los agentes de Frontex y se mejoren los dispositivos técnicos en las fronteras búlgaro-turca y rumano-serbia, junto con una inyección de fondos de la UE para pagar las infraestructuras de protección de fronteras. (La Comisión ha rechazado anteriormente las peticiones de pagar vallas y muros, pero está dispuesta a financiar equipos de patrulla).

El ministro austriaco también ha exigido más vigilancia en las fronteras interiores de Schengen y una mayor reubicación de los solicitantes de asilo, sobre todo los procedentes de Afganistán y Siria, los dos grupos más numerosos de nacionalidades

Los solicitantes de asilo deben ser trasladados de otros países de la UE, donde actualmente esperan la tramitación de sus solicitudes, a Rumanía y Bulgaria. La Comisión confirmó que había recibido la petición de Viena y que estaba analizando las distintas demandas. "Para la Comisión Europea, la protección de nuestras fronteras exteriores es una prioridad clave. Que quede claro. Nos aseguraremos de que se pongan a disposición los fondos necesarios", ha dicho el portavoz, sin facilitar un calendario estimado.

"En cuanto a Frontex, la agencia está dispuesta a aumentar su apoyo según sea necesario", ha proseguido.

Aunque "Schengen aéreo" equivalga a una adhesión parcial, seguiría requiriendo la aprobación unánime de todos los Estados miembros. España, actual Presidencia del Consejo de la UE, ha manifestado su disposición a celebrar una votación en cuanto cambien las condiciones.

Los Países Bajos se oponen desde hace tiempo a la adhesión de Bulgaria por motivos relacionados con el Estado de Derecho, aunque esta postura se considera algo más flexible que el inflexible veto anterior de Austria. Sin embargo, los Países Bajos se encuentran en plena transición de poder tras la sorprendente victoria el mes pasado del partido de extrema derecha de Geert Wilders y no está claro qué postura adoptará el próximo gobierno.

Mientras tanto, en Rumanía, el primer ministro Marcel Ciolacu ha dado la bienvenida a  la noticia y ha dicho que había dado instrucciones a su ministro del Interior para llevar las negociaciones a "buen puerto."

PUBLICIDAD

"¡Hemos roto el hielo!", ha escrito Ciolacu en Facebook.

"Esto significa que los rumanos ya no tendrán que hacer largas colas para volar dentro de la UE. Hemos trabajado duro en los últimos meses para llegar a este punto, y estoy agradecido a todos los que han luchado por Rumanía."

Su homólogo búlgaro, Nikolay Denkov, ha sido notablemente más prudente, al afirmar que la propuesta de Austria era su "posición negociadora, no el resultado final".

"Lo que es aceptable es que Bulgaria cumpla las normas europeas generales", ha declarado Denkov a los medios búlgaros. "Si alguien quiere otras normas específicas para Bulgaria, es categóricamente inaceptable".

PUBLICIDAD
Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Ya no necesitas pasaporte o visado si llegas a Bulgaria o Rumanía en avión o Barco

Austria sigue oponiéndose a la adhesión a Schengen de Rumanía y Bulgaria, impidiendo la votación de diciembre

Zelenski visita al primer ministro irlandés Harris con los ciberataques como tema sobre la mesa