EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Los ministros de Asuntos Exteriores critican las "deplorables" amenazas de Hungría de bloquear la ayuda de la UE a Ucrania

El Ministro húngaro de Asuntos Exteriores, Péter Szijjártó, afirmó que sería "irresponsable" que la UE decidiera abrir negociaciones de adhesión con Ucrania.
El Ministro húngaro de Asuntos Exteriores, Péter Szijjártó, afirmó que sería "irresponsable" que la UE decidiera abrir negociaciones de adhesión con Ucrania. Derechos de autor Virginia Mayo/Copyright 2023 The AP. All rights reserved
Derechos de autor Virginia Mayo/Copyright 2023 The AP. All rights reserved
Por Jorge LiboreiroSandor Zsiros
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea han cerrado filas para reprender a Hungría por sus continuas amenazas de desbaratar el apoyo del bloque a Ucrania.

PUBLICIDAD

En vísperas de la cumbre de la UE de esta semana, el primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, ha intensificado drásticamente su campaña de oposición para impedir la apertura de las negociaciones de adhesión con Ucrania. Además, Orbán quiere bloquear la creación deun fondo especial de 50.000 millones de euros de ayuda financiera y obstaculizar la prestación de ayuda militar.

Las tres decisiones requieren unanimidad, lo que permitiría a un solo país paralizar los planes. "Debemos abstenernos de debatir la cuestión de la adhesión de Ucrania a la UE durante la (cumbre) de diciembre, ya que no hay unidad entre los Estados miembros sobre este asunto", declaró Orbán la semana pasada tras una conversación telefónica con el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez.

La actitud cada vez más envalentonada y desafiante de Orbán ha puesto en alerta a Bruselas, alimentando los temores de que la unidad política forjada tras la invasión rusa pueda estar a punto de derrumbarse. Justo cuando el apoyo estadounidense está profundamente atascado en una batalla legislativa.

En un intento de torcer el brazo a Hungría y evitar lo que se perfila como una cumbre complicada, los ministros de Exteriores no ha perdido la oportunidad de expresar su inconformidad con las maniobras de Orbán.

"La única lectura que puedo hacer de la posición húngara, no sólo en Ucrania sino en muchos otros asuntos, es que están en contra de Europa y de todo lo que Europa representa", ha dicho el lituano Gabrielius Landsbergis, antes del encuentro de este lunes en Bruselas, describiendo el enfrentamiento como un "choque de ideologías".

"Si podemos ser racionales y encontrar soluciones racionales, no profundizaré en esto, pero pragmáticas, llamémoslas. así Quizá este paso pueda resolverse. Si no, pueden venir tiempos oscuros", ha apuntado el lituano.

Hablando de una "semana crucial para Europa", su homólogo letón, Krišjānis Kariņš, ha asegurado que los ministros y líderes tenían que estudiar todas las opciones disponibles para salir del punto muerto y garantizar que las conversaciones de adhesión reciban luz verde política.

"La posición de Hungría en este momento es, digamos, un reto", ha declarado Kariņš a la prensa, "pero también pone de relieve la interesante forma en que (tomamos) decisiones: por unanimidad. A veces es un modelo muy bueno, y a veces, como ahora, vemos que puede tener sus inconvenientes."

La rumana Luminița Odobescu ha argumentado que mantener el apoyo de la UE a Ucrania era de "importancia crítica" y una "cuestión de responsabilidad" y "credibilidad".

"Tenemos que demostrar que no hay cansancio y que la UE puede cumplir cuando está en juego la seguridad en su vecindad inmediata", ha afirmado Odobescu.

El estonio Margus Tsahkna ha apuntado que Hungría no tiene "ninguna razón" ni "ningún argumento" para bloquear ni la apertura de las negociaciones de adhesión ni la prestación de apoyo financiero y militar a Ucrania. Hacerlo, ha advertido, sería un "grave error".

"Realmente espero que al final de esta semana podamos decir que estamos aprovechando esta oportunidad histórica de ampliación y que no habrá ningún país que la bloquee",ha declarado Tsahkna.

"No podemos mostrar ningún signo de debilidad"

La oposición de Orbán se ha vinculado a menudo a una cuestión totalmente ajena a la guerra de Rusia: los miles de millones en fondos de la UE que Bruselas ha congelado por motivos relacionados con el Estado de Derecho.

Desde finales del año pasado, la Comisión Europea ha retenido casi 22.000 millones de euros en fondos de cohesión, así como los 10.400 millones que componen el plan de recuperación y resistencia de Hungría.

Budapest introdujo en primavera una reforma para reforzar la independencia judicial y reducir la influencia política sobre los tribunales, en línea con los "súper hitos" que había impuesto la Comisión.

PUBLICIDAD

La obertura llevó al Ejecutivo a desembolsar 920 euros en concepto de prefinanciación del plan de recuperación y resiliencia y a iniciar los preparativos para desembolsar 10.000 millones de euros de los fondos de cohesión. Pero Orbán, que a menudo se refiere a la disputa como "chantaje financiero", ha exigido el desembolso de todo el dinero.

"Esto no debería ser un juego de regateo. Pero, por supuesto, en esta situación necesitamos encontrar todos los canales posibles que puedan ayudar a encontrar una solución", ha dicho la finlandesa Elina Valtonen, al ser preguntada por un posible quid-pro-quo para hacer cambiar de opinión a Orbán.

"No estoy preocupada, pero la posición de Hungría ha sido muy, muy deplorable en los últimos meses", ha lamentado Valtonen. "Tiene que haber decisiones sobre Ucrania", ha añadido. "No podemos mostrar ningún signo de debilidad".

De momento, las súplicas han caído en saco roto.

PUBLICIDAD

En declaraciones a los medios húngaros en Bruselas, el ministro de Asuntos Exteriores, Péter Szijjártó, ha insistido en que su país optaría por el veto.

"Nuestra posición es clara: en este momento, la situación no es la adecuada, la situación no está preparada para que la Unión Europea inicie las negociaciones de adhesión. No se trata de un movimiento táctico por nuestra parte, sino de una posición bien fundada", ha dicho el ministro.

Szijjártó ha tachado de "falsa" la evaluación de la Comisión Europea sobre la solicitud de adhesión de Ucrania, que concluía que Kiev había cumplido cuatro de las siete condiciones previas para iniciar las negociaciones, aunque aún quedaba trabajo por hacer en el ámbito de la lucha contra la corrupción, la desoligarquización y los derechos de las minorías.

El ministro ha afirmado que la UE debería centrarse en una estrategia de "cooperación más estrecha" con Ucrania sin entrar en el terreno de la ampliación.

PUBLICIDAD

"No conocemos las implicaciones de lo que supondrían para la Unión Europea las negociaciones de adhesión o la propia adhesión", ha dicho Szijjártó. "Sería sencillamente irresponsable iniciar ahora las negociaciones de adhesión, no sólo desde el punto de vista nacional, sino también desde el punto de vista de la Unión Europea".

El Ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, que viajó a Bruselas para participar en la reunión del lunes, intentó contrarrestar la narrativa húngara, afirmando que Kiev había hecho sus "deberes", incluso cambiando la legislación sobre el uso de las lenguas minoritarias "de la forma en que Hungría quería que se cambiara".

Kuleba ha descrito la apertura de las negociaciones de adhesión como "la madre de todas las decisiones" y ha predicho que un resultado negativo durante la cumbre repercutiría en toda Europa.

"No me puedo ni imaginar, no quiero ni hablar de las consecuencias devastadoras que se producirán (si) el Consejo no toma esta decisión. No sólo con respecto a Ucrania, sino en un sentido más amplio, sobre la cuestión de la ampliación en su conjunto", ha dicho Kuleba.

PUBLICIDAD

"Es mucho lo que está en juego".

Dentro del actual programa de ayuda macrofinanciera de 18.000 millones de euros, a la UE sólo le queda un pago para Ucrania, por valor de 1.500 millones de euros y previsto para finales de diciembre. Si los dirigentes no aprueban un suplemento presupuestario, la Comisión Europea no podrá obtener nuevos fondos en el mercado, con lo que la ayuda finalizará abruptamente.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Euroviews | ¿Es Ucrania importante para la credibilidad de la integración europea?

Von der Leyen "impasible" ante la nueva campaña de Orbán

Los desminadores eliminan 400 explosivos de las líneas del frente en Ucrania