EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Los altos cargos de la UE están repartidos, pero ¿estarán todos los líderes de acuerdo?

António Costa y Ursula von der Leyen han sido propuestos para ocupar altos cargos de la UE.
António Costa y Ursula von der Leyen han sido propuestos para ocupar altos cargos de la UE. Derechos de autor European Union.
Derechos de autor European Union.
Por Jorge Liboreiro
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied
Este artículo se publicó originalmente en inglés

La cumbre europea de dos días se centrará en los principales cargos de la UE, la Agenda Estratégica para los próximos cinco años, el apoyo militar a Ucrania y la guerra entre Israel y Hamás.

PUBLICIDAD

Los 27 líderes de la Unión Europea tienen previsto reunirse este jueves para dar el impulso definitivo al acuerdo que repartirá los principales cargos del bloque durante los próximos cinco años.

Los nombres sobre la mesa son ya conocidos: Ursula von der Leyen seguirá como presidenta de la Comisión Europea, António Costa será el presidente del Consejo Europeo y Kaja Kallas sustituirá a Josep Borrell como alta representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad.

El trío se ha formado en base a sus probadas credenciales políticas en la escena europea, y también a la falta de alternativas creíbles. Tras un intento fallido la semana pasada, los seis negociadores de los principales partidos centristas (el español Pedro Sánchez, el polaco Donald Tusk, el griego Kyriakos Mitsotakis, el alemán Olaf Scholz, el francés Emmanuel Macron y el neerlandés Mark Rutte) mantuvieron una llamada telefónica a principios de esta semana y confirmaron la selección.

El Partido Popular Europeo (PPE), el gran vencedor de las elecciones, renunció a su petición de que uno de sus miembros sustituyera a Costa en el Consejo Europeo tras su mandato de dos años y medio. Esta petición enfadó a los socialistas, que han apostado fuerte por Costa a pesar de los problemas judiciales que rodean al ex primer ministro portugués.

Los negociadores "acordaron respaldar la práctica establecida de continuidad y apoyar al candidato elegido durante todo el ciclo legislativo", dijo un diplomático tras la convocatoria conjunta.

El PPE mantendrá el control sobre el Ejecutivo

Esto significa que el PPE mantendrá el control de la Comisión, la institución más poderosa del bloque, y los socialistas tomarán las riendas del Consejo, que acoge las reuniones de alto nivel de los líderes. Mientras tanto, los liberales de Renovar Europa, que sufrieron un duro golpe en las elecciones, tendrán el cargo del alto representante, máximo responsable diplomático de la UE.

Para la liberal Kaja Kallas, el nombramiento es una reivindicación después de haber sido descartada para el puesto de secretaria general de la OTAN por su posición belicista respecto a Rusia. La misma razón se invocó inicialmente contra su posible candidatura a alta representante, pero las preocupaciones fueron desapareciendo. La geografía ayudó a su caso: Los europeos del Este llevan mucho tiempo insistiendo en que uno de los tres puestos más importantes debe recaer en uno de los suyos, lo que convierte a Kallas, actual primera ministra de Estonia, en la candidata ideal.

Aun así, el pacto de los cargos debe ser respaldado por los 27 líderes antes de que se haga realidad. Al mismo tiempo, los jefes de Estado y de Gobierno acordarán una Agenda Estratégica que defina las principales prioridades para el próximo mandato.

Si finalmente son nombrados, Von der Leyen y Kallas tendrán que someterse a una audiencia pública y a una votación en el Parlamento Europeo.

Meloni en mente

En sentido estricto, la decisión sobre los altos cargos se toma por mayoría cualificada reforzada, es decir, 20 Estados miembros que representen al menos el 65% de la población del bloque. Dado que el PPE, los socialistas y los liberales ocupan la mayoría de los escaños del Consejo, el acuerdo provisional cuenta con los avales necesarios para ser aprobado formalmente.

Sin embargo, dada la sensibilidad política de la decisión, que tendrá ramificaciones para los próximos cinco años, el Consejo prefiere distribuir los altos cargos por consenso, contando con el mayor número posible de votos a favor.

Hay un voto clave que todos los invitados esperarán con impaciencia: El de Giorgia Meloni. La primera ministra italiana, perteneciente al grupo de extrema derecha Conservadores y Reformistas Europeos (ECR), ha sido excluida de las conversaciones entre los tres partidos centristas, una decisión que ha enfurecido a Meloni. Mitsotakis era el encargado de informar a Meloni del resultado de la convocatoria conjunta, pero, según 'La Stampa', nunca cogió el teléfono.

Giorgia Meloni ha cuestionado la forma en que se han negociado los altos cargos.
Giorgia Meloni ha cuestionado la forma en que se han negociado los altos cargos.European Union, 2024.

"Ningún demócrata de verdad que crea en la soberanía popular puede considerar aceptable que en Europa se intente negociar sobre los altos cargos antes incluso de que el pueblo acuda a las urnas", declaró Meloni el miércoles en el Parlamento italiano.

El proyecto de acuerdo, dijo, anula la lógica del consenso porque no incluye "a los del bando político opuesto y a los de las naciones consideradas demasiado pequeñas para ser dignas de sentarse en las mesas".

El checo Petr Fiala, otro miembro del ECR, y el húngaro Viktor Orbán, sin afiliación política desde hace años, también han expresado su descontento y han instado a una mayor inclusión en las negociaciones.

PUBLICIDAD

Orbán se opone con vehemencia a Von der Leyen, que ha congelado parcialmente los fondos de recuperación y cohesión del país en respuesta a su continuo retroceso democrático, pero no está en contra de las candidaturas de Costa y Kallas.

Abstención constructiva

Diplomáticos y funcionarios reconocen que es necesario un debate adecuado entre todos los líderes para evitar la impresión de que el acuerdo está "precocinado". La expectativa es que el acuerdo se alcance en algún momento del jueves, cuando el presidente Macron está ansioso por regresar a Francia para reanudar la campaña electoral de cara a la primera vuelta del domingo de las elecciones legislativas anticipadas que convocó tras la encadenada derrota de su partido en los comicios europeos.

"Nuestro objetivo será contar con el mayor número de personas", ha dicho un alto funcionario de la UE, señalando que Meloni tiene la opción de abstenerse en lugar de votar en contra.

"A veces hay que valorar por qué se abstienen (los líderes). Uno se vio obligado a abstenerse la última vez", añadió el funcionario, refiriéndose a la canciller alemana Angela Merkel, cuya coalición le pidió que se abstuviera en 2019 cuando Von der Leyen fue elegida por sorpresa.

PUBLICIDAD

Como la extrema derecha no tiene prácticamente ninguna posibilidad de hacerse con un alto cargo, los que están al margen se fijan en importantes carteras de la próxima Comisión Europea como compensación.

Italia tiene grandes ambiciones en la UE

"Queremos tener un vicepresidente en la Comisión Europea. Un comisario fuerte que promueva buenas políticas en favor de la industria y la agricultura", dijo el ministro italiano de Asuntos Exteriores, Antonio Tajani, dando una pista sobre lo que Roma está buscando.

Meloni podría aprovechar la reunión del jueves para plantear sus peticiones a Von der Leyen de forma bilateral. Pero un alto diplomático dijo que esto "no debería ocurrir así". "Von der Leyen tendrá que decidir por sí misma cuando tenga a todos los candidatos para formar la próxima Comisión", dijo el diplomático.

Además de los altos cargos, la cumbre de dos días abordará otros asuntos prioritarios, como el apoyo militar a Ucrania (6.600 millones de euros siguen bloqueados por Hungría), la situación en Georgia y la guerra entre Israel y Hamás, prestando especial atención al Líbano.

PUBLICIDAD

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, hará una breve aparición en persona en el Consejo para firmar los compromisos de seguridad entre la UE y Ucrania.

La cumbre marcará la última intervención de Mark Rutte tras 14 años ininterrumpidos como primer ministro neerlandés. Pronto se convertirá en el próximo secretario general de la OTAN.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

¿Quién es António Costa, el posible nuevo presidente del Consejo Europeo?

Meloni se opone a las negociaciones "antidemocráticas" de los altos cargos de la UE y sopesa abstenerse

Kaja Kallas, azote de Rusia, a punto de convertirse en la máxima diplomática de la UE