This content is not available in your region

El túnel ferroviario más largo del mundo será europeo: ¿merece la pena el impacto medioambiental?

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
euronews_icons_loading
Reproducción digital del túnel submarino entre Dinamarca y Alemania
Reproducción digital del túnel submarino entre Dinamarca y Alemania   -   Derechos de autor  Femern A/S

Con más de 18 km de longitud, el Fehmarn Belt Fixed Link, el túnel ferroviario y de carretera submarino más largo del mundo, conectará Alemania y Dinamarca. Este megaproyecto de 10.000 millones de euros, el mayor proyecto de ingeniería jamás acometido en Dinamarca, forma parte del programa Ten-T de la Comisión Europea, que se centra en el fortalecimiento de los enlaces de transporte y la interconectividad en el continente.

La UE ha contribuido a su construcción con 1.100 millones de euros, lo que pone de manifiesto su importancia para sus ambiciones generales. Cuando esté terminada en 2029, el trayecto por ferrocarril entre Hamburgo y Copenhague se reducirá de 4,5 a 2,5 horas y permitirá que los servicios ferroviarios vayan más allá de la frontera danesa hasta Suecia, Noruega y Finlandia.

La obra ya está muy avanzada, pero no son todo ventajas. Algunos ecologistas se han opuesto firmemente a la construcción por su impacto medioambiental. La organización ecologista alemana NABU ha expresado su preocupación por los posibles daños a la biodiversidad del cinturón de Fehmarn, una zona protegida por la UE.

Sin embargo, Femern A/s, la empresa danesa que construye el túnel, asegura que "los impactos de la construcción son temporales".

Conservación frente a progreso

"El proyecto creará vastas áreas de nueva naturaleza. En tierra, se crearán 300 hectáreas de humedales costeros, y en el mar, estamos estableciendo 42 hectáreas de nuevos arrecifes", afirma Henrik Vincentsen, director general de Femern A/S, en declaraciones a Euronews Next.

Los conservacionistas también se preguntan si el proyecto cumple siquiera las ambiciones ecológicas de la Comisión Europea.

"No se trata sólo de un proyecto de ferrocarril, sino que también tiene cuatro carriles para coches y camiones. Y por lo que entendemos, no es realmente un beneficio para un cambio de transporte en Europa", explica Malte Siegert, jefe de NABU.

Mientras que los ecologistas sugieren que el enlace de 160 km existente es suficiente para el tráfico actual, la empresa constructora está convencida de que el atajo claro beneficiará tanto a los pasajeros como al clima.

"El túnel aumentará la capacidad y aliviará la congestión de las redes de ferrocarril y carretera de Dinamarca, y supondrá un importante ahorro de tiempo, energía, combustible y emisiones de CO2 para el tráfico en tránsito. Por ello, la Comisión Europea ha calificado el túnel de Fehmarnbelt como proyecto prioritario", declara Vincentsen. Para más información sobre esta historia, vea el vídeo en el reproductor multimedia de arriba.