Manufacturas en estado de Nueva York se desploman en enero

Printing the future: New factory tech reshapes the U.S. industrial economy
Printing the future: New factory tech reshapes the U.S. industrial economy   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Lucia Mutikani

WASHINGTON, 17 ene – La manufactura del estado de Nueva York se contrajo bruscamente en enero cuando los pedidos colapsaron y el crecimiento del empleo se estancó, lo que apunta a una continua debilidad en la actividad fabril nacional, y se esperaba poca mejora durante los próximos seis meses.

La encuesta de la Reserva Federal de Nueva York del martes ofreció una lectura temprana de las condiciones en uno de los sectores más afectados por el ciclo de aumento de tasas de interés más rápido de la Reserva Federal desde la década de 1980.

Mostró una caída de la demanda y mejores suministros de materias primas que desaceleraron la inflación en las puertas de las fábricas. La fabricación nacional se ha estado contrayendo desde noviembre, según datos del Instituto de Gerencia y Abastecimiento.

“Una variedad de encuestas manufactureras han sido débiles en los últimos meses y la de Empire State sugiere que esta debilidad continuó, o tal vez se intensificó, a inicios de este año”, dijo Daniel Silver, economista de JPMorgan en Nueva York.

El índice “Empire State” de la Fed de Nueva York sobre las condiciones empresariales actuales se desplomó a -32,9 este mes desde -11,2 en diciembre. Ese fue el nivel más bajo desde mayo de 2020 y la quinta peor lectura en la historia del sondeo. Economistas encuestados por Reuters proyectaban -9,0.

Una lectura por debajo de cero indica que el sector manufacturero de Nueva York se está contrayendo. El 44% de los consultados en la encuesta realizada entre el 3 y el 10 de enero informaron que las condiciones habían empeorado, mientras que solo el 11% dijeron que habían mejorado.

Un indicador de nuevos pedidos cayó 27,5 puntos a -31,1. El índice de envíos bajó 27,7 puntos a -22,4. Los pedidos atrasados también se están agotando, mientras que los inventarios aumentan constantemente.

Los mayores costos de endeudamiento pesan sobre la demanda de bienes, que en su mayoría se compran a crédito. El gasto también está regresando a los servicios. La previa apreciación del dólar y la disminución de la demanda mundial también están afectando a la industria manufacturera, que representa el 11,3% de la economía estadounidense.

El año pasado, la Reserva Federal elevó su tasa de referencia en 425 puntos básicos desde casi cero hasta un rango de 4,25%-4,50%, el nivel más alto desde fines de 2007. En diciembre, el banco central proyectó al menos 75 puntos básicos adicionales de aumento en los costos de endeudamiento para finales de 2023.

Con el colapso de los pedidos y la desaceleración de los trabajos por salir sin terminar, el crecimiento del empleo en la región se estancó este mes, con una medida del número de empleados bajando 11,2 puntos a 2,8, el menor nivel en más de dos años. Las fábricas también redujeron las horas de trabajo.

Sin embargo, hubo noticias alentadoras en la lucha frente la inflación. Una medida de los precios pagados por las fábricas por insumos disminuyó 17,5 puntos a 33,0. Los fabricantes tampoco están pidiendo precios más altos por los productos, con un indicador de precios recibidos que cayó 6,4 puntos a 18,8.

Esto se alinea con datos recientes que muestran que las presiones y las expectativas inflacionarias están cediendo, y fortalece las proyecciones de que la Fed podría reducir aún más el tamaño de sus alzas de tasas el próximo mes.

Los fabricantes de la región esperaban una modesta mejora en las condiciones durante los próximos seis meses. El índice de condiciones empresariales futuras de la encuesta subió a 8,0 desde una lectura de 6,3 en diciembre. Se esperaba que aumentaran los nuevos pedidos y envíos, mientras que se proyectaba que el empleo aumentara modestamente.