Video

Un policía rastrea con un perro la zona del ataque con arco que dejó varios muertos en Kongsberg, Noruega