Última hora

Última hora

Lituania abandornará el 1 de enero la litas por el euro

Leyendo ahora:

Lituania abandornará el 1 de enero la litas por el euro

Lituania abandornará el 1 de enero la litas por el euro
Tamaño de texto Aa Aa

Será el decimonoveno país de la Unión Europea en adoptar la moneda única. Nada nuevo para los lituanos que, en casi 25 años, han tenido cuatro monedas distintas: el rublo (1940-1991), el talonas (1991-1993), la litas (1993-2014) y el euro (a partir de 2015).

Lo único que cambiará será el tipo de billetes y la cuantía, porque harán falta menos papel

Segun las últimas encuestas del Banco Central de Lituania sólo el 53 % de los lituanos cree que la adopción del euro será positiva, mientras que el resto se muestra reacio por temor a que los precios se disparen. El mundo empresarial, en cambio, no teme la transición:

“Nada va a cambiar. Porque las litas lituanas han estado hasta ahora ligadas al cambio del euro. No habrá impacto en nuestro negocio, lo único que cambiará será el tipo de billetes, y la cuantía, ya que, con el cambio ahora se necesitarán menos billetes”, asegura Aldas Matijosaitis, consejero delegado de una empresa lituana de pescados, Viciunai Group.

Para el Gobierno de Lituania, la incorporación al euro consolidará la confianza de los lituanos y, en particular, la de sus socios europeos. La moneda única dará mayor estabilidad financiera, explica Algirdas Butkevicius, primer ministro lituano y líder socialdemócrata:

“Creo que en la actualidad los directivos de las comañías han cambiado su opinión al respecto. Hay un entendimiento generalizado de que el uso de una moneda más estable funcionará mejor y generará menores riesgo en los mercados. No tantos beneficios en un principio pero si mayor estabilidad a largo plazo.”

Con la crisis de Ucrania, y las tensiones entre Bruselas y Moscú de fondo, nadie descarta que la incorporación al euro de la antigua república soviética despierte la ira del Kremlin; y que los lituanos tarden ahora dos días, en vez, de las tradicionales dos horas, para formalizar su paso en la frontera con el enclave ruso de Kaliningrado (situado entre Polonia y Lituania).