Última hora

Última hora

Tren del futuro se instala en el campo francés

Leyendo ahora:

Tren del futuro se instala en el campo francés

Tren del futuro se instala en el campo francés
Tamaño de texto Aa Aa

La empresa canadiense TransPod ha elegido un pueblo francés de 380 habitantes para instalar la plataforma de prueba de su tecnología Hyperloop, destinada a revolucionar el transporte de alta velocidad. Las obras, estimadas en 21 millones de euros, deberían comenzar el próximo año.

Aunque parezca descabellado, el récord de velocidad del TGV (574,8 km/hora) podría ser batido en Droux, un municipio rural a unos 50 kilómetros de Limoges, en el centro de Francia.

Fundada en 2015, TransPod presentó la semana pasada una solicitud de permiso de construcción en la prefectura de Haute-Vienne.

"El permiso debería ser aceptado en noviembre y los primeros trabajos de construcción en enero de 2019", asegura a Euronews Sébastien Gendron, cofundador y CEO de TransPod.

La tecnología Hyperloop, popularizada por el emprendedor Elon Musk, consiste en enviar cápsulas que transportan pasajeros o mercancías dentro de un tubo despresurizado a la velocidad del sonido (1200 km/hora). Combina tecnologías de vanguardia inspiradas en el sector espacial y aeronáutico.

Prototipo de una cápsula de la empresa TransPod

Lemosín, la nueva Nevada

Después de una primera colecta de fondos de 15 millones de dólares (una adicional de 50 millones de euros está en marcha) y un proyecto de pista fallido en Bolonia, Italia: los contratistas de TransPod buscaban el lugar perfecto para dar vida a su tecnología. Se examinó entonces el trayecto París-Toulouse, el cual no dispone de una línea de alta velocidad (LGV).

Los empresarios se pusieron en contacto con el departamento de Haute-Vienne, que poseía un terreno interesante: una antigua línea ferroviaria de 3 kilómetros de longitud en línea recta que atraviesa terrenos agrícolas.

"La idea ha sido bien recibida por los habitantes y las autoridades locales", dice el director general, quien tuvo que incluir las demandas de algunos residentes en el permiso de construcción.

"Por ejemplo, un agricultor que tiene tierras a ambos lados de la línea quiere construir un paso para los animales que cruzaban la antigua línea de ferrocarril", explica el gerente de la empresa, quien no está preocupado por la naturaleza rural de su tierra anfitriona.

Perspectiva norte de la futura pista de pruebas de TransPod

"Tenemos una analogía con nuestro competidor, Hyperloop One, que está desarrollando su prototipo en el desierto de Nevada. Pues nosotros lo haremos en el campo de Lemos´ín", bromea Sébastien Gendron.

Y como TransPod no está interesada en las grandes ciudades, también planea construir un centro de desarrollo e innovación en Bari, al sur de Italia, donde se encuentra su inversionista número uno.

Europa en marcha

Sébastien Gendron, un francés que ha vivido en Canadá durante ocho años, dice que está impresionado por el apetito europeo ante una innovación esencialmente norteamericana. "No me sorprendería que Europa fuese uno de los primeros en adoptar esta tecnología", afirma.

Hace tan sólo un año, él y su socio estaban convencidos de que nadie querría invertir en dicho mercado en un continente que cuenta con una de las redes de camiones más densas del mundo.

"Sin embargo, lo vemos hoy: nuestros inversores son italianos, nuestra sede se encuentra en Francia y varias empresas comienzan a acercarse a Europa", resume el ingeniero, quien está en contacto con la Comisión Europea de Transporte para cambiar las normativas existentes.

Plano general del proyecto TransPod en Droux (Haute-Vienne)

Primeros viajes de TransPod para 2030

Una docena de empresas están actualmente desarrollando la tecnología Hyperloop en todo el mundo, cuatro de ellas podrían ser calificadas como las principales. El TransPod europeo-canadiense compite con tres compañías americanas.

Los cuatro actores principales:

  • TransPod es una start-up canadiense fundada en 2015 apoyada por inversores europeos que se prepara para construir su primera línea de pruebas en Francia. Su ambición es abrir la primera línea comercial de 1.000 kilómetros en Canadá para el 2030.

  • The Boring Company: fundada por Elon Musk, propietario de SpaceX y Tesla, comenzó a cavar túneles especialmente entre Washington y Nueva York, así como entre la ciudad de Chicago y su aeropuerto. La compañía está desarrollando en paralelo su tecnología Hyperloop, pero no está seguro de equiparla.

  • Virgin Hyperloop One ya tiene una pista de pruebas en Nevada, pero su cápsula no ha superado los 400 km/h. Recientemente adquirió Virgin Galatic, la compañía espacial de Richard Branson, y está multiplicando proyectos, como la construcción de un gran centro de investigación y desarrollo cerca de Málaga.

  • Hyperloop Transportation Technologies (HTT), una empresa americana con sede en Toulouse (Francia), fue la primera en embarcarse a la aventura. Entre los doce contratos comerciales que ya ha firmado, se encuentra el proyecto de una línea que unirá Dubai y Abu Dhabi para la Exposición Universal de 2020.