Última hora

Última hora

Una guía para la noche de Halloween

Leyendo ahora:

Una guía para la noche de Halloween

Una guía para la noche de Halloween
Tamaño de texto Aa Aa

Hay historiadores que vinculan Halloween a la tradición de celta del siglo XVIII. Es una fiesta de origen europeo que llegó a Estados Unidos como consecuencia de la gran hambruna de Irlanda, entre 1845 y 1849 y de la migración masiva al otro lado del Atlántico, donde, tras casi dos siglos, se han convertido en la festividad no religiosa más popular del país.

Para la celebración de Halloween son imprescindibles una serie de elementos con una interesante historia detrás:

-Calabazas: Tallar este fruto y darle una forma malévola es obligado para decorar cualquier hogar que quiere cumplir a rajatabla con la tradición. Pero no siempre fue tan sencillo. La leyenda celta cuenta que precisamente una noche como la de este 31 de octubre, el diablo fue a buscar a un granjero tacaño y borracho llamado Jack. Este último logró engañarle dos veces durante su vida, protegiendo su alma con crucifijos y haciéndole prometer al señor del averno que nunca le molestaría. Pero al morir, Jack no podía entrar en el cielo al haber pecado en vida y su pacto con el diablo le impedía entrar en el infierno. Así que preguntó a este último qué hacer y la respuesta fue que deambulara como muerto en el reino de los vivos. Como último favor, Jack pidió algo que le pudiera iluminar en su purgatorio y el diablo le entregó un carbón encendido. Para transportalo, vació un nabo en el que introdujo la lumbre. Debido a la escasez de campos de este fruto en Estados Unidos. se optó por sustituirlo por calabazas, mucho más abundantes y, además, fáciles para darles forma y vaciarlas.

-Disfraces: Es el elemento preferido de los más pequeños. Algo que puede parecer actual y cuyo abanico se ha ampliado a superhéroes o seres más benignos también procede de la tradición anglosajona. Las frías noches de invierno representaban una amenaza y la creencia popular era que la noche de Halloween los muertos cobraban vida convirtiéndose en momias, fantasmas, brujas.... Para confundirles, la gente se disfrazaba con su aspecto o se ponía capuchas.

-La hoguera: O el fuego de una chimenea que se puede ver en casas estadounidenses. La razón es la msima que la de los disfraces. Los celtas celebraban una festividad pagana, 'Samhain', que significa 'final del verano'. En ese momento, los pobladores pensaban que aparecerían espíritus malignos, y utilizaban un gran fuego para ahuyentarlos.

-'Truco o trato': Muchos niños saldrán esta noche disfrazados y tocarán la puerta de los vecinos dándoles estas dos opciones. La primera supone algún tipo de mal fario y la segunda una recompensa normalmente en forma de golosina. Durante la Edad Media, el día uno de noviembre, había madres con hijos famélicos que pedían limosna o alimento a cambio de rezar una oración por los seres queridos. La expresión propiamente dicha comenzó en la década de 1950, cuando una familia de Pensilvania inicio una campaña para UNICEF en la que se utilizaba el 'truco o trato' con el fin de recoger dulces o alimentos para los niños necesitados.

-Otros elementos: Si bien los anteriores pueden ser considerados los más tradicionales, las noches de Halloween pueden contar también con otros componentes. Uno de ellos son los búhos, utilizados habitualmente como amuleto de buena suerte. Todo lo contrario representan los gatos negros, que durante la Edad Media se quemaban porque se pensaba que eran reencarnación de las brujas. Los más supersticiosos pueden siete pasos atrás si se encuentran con uno de ellos para acabar con el mal presagio. Además de las calabazas, las manzanas son un fruto que en muchos lugares está relacionado con la buena o mala suerte en el amor,