Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.

Última hora

Última hora

Chalecos amarillos Acto 5: ¿Cómo serán las protestas del 15 de diciembre?

Chalecos amarillos Acto 5: ¿Cómo serán las protestas del 15 de diciembre?
Derechos de autor
REUTERS/Pascal Rossignol
Tamaño de texto Aa Aa

Los Gilets Jaunes, los Chalecos Amarillos, vuelven a la calle este sábado 15 de diciembre. A pesar de que el presidente Emmanuel Macron ha dado su brazo a torcer anunciando algunas medidas para las clases desfavorecidas, a pesar de la alerta terrorista provocada por el atentado de Estrasburgo, a pesar de las llamadas a la calma, muchos quieren continuar la lucha.

Las concesiones del Gobierno han conseguido dividir a los manifestantes. Muchos Chalecos Amarillos llaman a dar una tregua al Ejecutivo y a estudiar la vía de la negociación propuesta por Macron y el primer ministro Edouard Philippe.

Otros, al contrario, llaman a seguir, espoleados por líderes de la oposición como el izquierdista insumiso Jean-Luc Melenchon o, en menor medida, la extrema derecha de Marine Le Pen que ha llamado a "respetar el derecho de manifestación".

Con el nivel de alerta "urgencia atentado" el Ejecutivo podría prohibir las protestas "pero eso no evitaría que las personas que quieren vandalizar y saquear salgan a las calles" ha dicho el portavoz del Gobierno Benjamin Griveaux.

El ministro del Interior Christophe Castaner se resigna a desplegar una vez más un importante dispositivo con 89.000 agentes, carros blindados... Aunque ha declarado a Europe 1 que preferiría que "hicieran su verdadero trabajo, es decir, perseguir criminales, disminuir el riesgo terrorista".

Entre la policía hay cada vez más agentes que denuncian estar "exhaustos".

¿Habrá protestas en París?

Sí, los chalecos amarillos volverán al centro de París. La policía ha preparado un dispositivo similar al del pasado sábado, con grupos de agentes móviles, barreras y controles reforzados para evitar que los manifestantes con cascos, máscaras antigás y proyectiles accedan al centro de la ciudad.

El dispositivo policial de París es de 8.000 agentes, preparados para una "adaptación permanente" según la Prefectura de Policía.

La semana pasada la policía detuvo a 1.300 personas para intentar evitar los episodios violentos del 1 de diciembre en el Arco del Triunfo y las calles adyacentes o los actos de vandalismo en los Campos Elíseos la semana anterior.

Uno de los eventos de Facebook tiene unas 12.000 personas "interesadas". Pero nadie puede predecir cuántos manifestantes (y cuantos violentos) habrá en París este sábado.

¿Y en el resto de Francia?

Las pequeñas movilizaciones en las rotondas, en los peajes, los bloqueos de empresas y depósitos de carburante de toda Francia que son la seña de identidad de este movimiento no han parado en ningún momento, ni siquiera tras la alerta en Estrasburgo.

Se espera que se refuercen mañana.

Además las convocatorias de marchas en las principales ciudades también se mantienen. Como en París, la incógnita es saber qué proporción de chalecos amarillos decidirá dar una tregua al Gobierno.

Según ha podido saber Le Parisien, el presidente también está resignado "Esto que estamos atravesando no es un episodio que vamos a solucionar con unas pocas medidas" habría dicho Macron durante una reunión en el Elíseo con los diputados de su partido. Son conscientes de que es un rompecabezas con una solución difícil se trata de parar este a secuencia en la que "no podíamos hacer nada más que sufrir y retroceder" según un ministro.