Última hora

Última hora

Génova sigue haciendo frente a la crisis cuatro meses después del derrumbe del puente Morandi

Génova sigue haciendo frente a la crisis cuatro meses después del derrumbe del puente Morandi
Tamaño de texto Aa Aa

Génova, cuatro meses después del derrumbe del puente Morandi. Aquí empresas y negocios luchan para hacer frente a la crisis. Las familias desplazadas y los supervivientes creen que nada volverá a ser igual.

Una ciudad desgarrada que está teniendo dificultades para lidiar con la sensación de pérdida y los problemas que siguieron a la tragedia. El bombero genovés, Luca Infantino, estaba de servicio el 14 de agosto. Nunca se había imaginado que un día tuviera que hacer frente a una tragedia similar en su ciudad natal.

"La cuestión es que yo soy de aquí y la perspectiva cambia completamente" afirma Infantino. "He pasado por ese puente muchas veces. Me podría haber sucedido a mi o a cualquiera de mi familia. Lo terrible es que, como consecuencia de lo ocurrido, la ciudad está dividida en dos desde hace unos meses".

Esta Navidad las calles alrededor del puente están inusualmente vacías y silenciosas. Los residentes que vivían debajo del viaducto tuvieron que dejar sus casas y los comercios locales cerraron después del derrumbe.

"Todo está vacío" declara una residente de la zona. "No hay muchas tiendas, ni hay mucha gente. Puedes sentir lo triste que va a ser esta Navidad cuando piensas en esas peronas que ya no están aquí"

Para Fabrizio, uno de los trabajadores de una empresa local que va a cerrar, "en un mes todo habrá terminado. Tanto yo como el resto de los empleados dejaremos de trabajar. Ya nadie viene por aquí debido al derrumbe del puente".

Las empresas de la ciudad son las que más sufrieron después del derrumbe. Con unas pérdidas de más 400 millones de euros, las compañías tienen problemas para sobrevivir.

La repercusión logística en el tráfico por carretera entre el puerto de la ciudad y el resto de Europa ha sido significativa. Las autoridades han tratado de encontrar rutas alternativas al puente.

El pasado 10 de diciembre se abrió al tráfico una nueva autopista para ayudar llegar a la zona portuaria a los transportes pesados, unos 6.000 de los 80.000 vehículos que solían atravesar el puente Morandi a diario antes de que se derrumbara.

El puerto de Génova es uno de los más importantes de Europa. En los últimos 10 años su productividad se ha incrementado en un 60% pero ahora las 3.000 compañías que operan allí están preocupadas por su futuro.

Giampaolo Botta, CEO de Spediporto afirma que "el derrumbe nos ha hecho restructurar nuestras actividades y crear una manera nueva de cicular por la ciudad. Junto a eso, tuvimos que pensar cómo seguir trabajando y operando dentro del puerto".

Muchos temen que el estado de emergencia de 12 meses declarado en la región no será suficiente para curar las heridas de Génova.