Última hora

Última hora

Israel no cesa en sus construcciones en Cisjordania

Israel no cesa en sus construcciones en Cisjordania
Tamaño de texto Aa Aa

Los planes israelíes en Cisjordania no se detienen. La reciente planificación de un nuevo asentamiento judío de 118 hectáreas en pleno territorio ocupado deja bien a las claras las intenciones de Tel Aviv de no frenar una construcciones que, según denuncia desde la ONG Peace Now, han experimentado un notable aumento a lo largo del último año.

"Bajo la administración del presidente Trump ha habido definitivamente un cambio de atmósfera aquí en Judea y Samaria", recuerda el alcalde de la colonia judía de Efrat en Cisjordania ocupada, Oded Revivi. "Antes del presidente Trump, la política oficial, repetida una y otra vez por el presidente Obama era la de "ni un ladrillo más". Hoy sabemos que no es así, y vemos cómo el gobierno de Israel se las arregla para construir y desarrollar nuevos planes".

Este tuit de Peace Now confirma que la Casa Blanca no se opone, ahora, diplomáticamente a los nuevos asentamientos, que en lo que a cifras se refiere también crecieron exponencialmente durante los dos mandatos de Obama, ya que la postura de condena de su administración sólo fue formal y no repercutió en la expansión de tierras palestinas ocupadas por Israel.

Los datos de Peace Now, encargada de monitorear la expansión de las colonias, muestran también un importante aumento en la planificación de futuras construcciones, siempre amparadas, denuncian, por la administración Trump. Peace Now alerta de que el inminente reparto de estas hectareas al Ministerio de Vivienda israelí podría partir en dos el sur de Cisjordania y poner en serio peligro la llamada solucion de los dos Estados.

"En 2018 fuimos testigos de más aprobaciones a gran escala para viviendas de asentamiento. 9.500 en un año, al igual que en 2017", recuerda desde la ONG su director de Desarrollo y Relaciones Externas, Brian Reeves. "Esto representa un gran aumento con respecto a 2015 y 2016, con 2500 viviendas aprobadas".

Una tendencia claramente al alza que según la ONG tiene mucho que ver con la llegada al poder de Donald Trump, desde cuya administración respaldarían dichos asentamientos, considerados ilegales por la comunidad internacional.