Última hora

Última hora

May urge al Parlamento una idea clara sobre el Brexit

May urge al Parlamento una idea clara sobre el Brexit
Tamaño de texto Aa Aa

Theresa May se enfrenta a otra votación decisiva este martes que podría llevar a una solución más rápida sobre el Brexit o a prolongar el problema.

Se votarán algunas de las 14 enmiendas al texto del acuerdo entre el Reino Unido y la UE, a iniciativa de varios miembros tanto de los conservadores como de la oposición.

Los dos enmiendas más importantes son una, la que propone la diputada laborista Yvette Cooper para evitar un Brexit sin acuerdo y es a través de una prórroga del artículo 50, es decir la postergación de la fecha de salida por lo menos hasta el verano.

Y otra, la del conservador Graham Brady que propone una solución alternativa que evite una frontera entre las dos Irlandas, y que según varias fuentes apoyaría May.

"Tenemos la oportunidad de cambiar la situación en la que el acuerdo de salida estaba condenado a una derrota segura, con sólo un pequeño cambio, porque todas las partes dicen que si se utiliza esta solución, solo debería ser temporal. Por lo tanto, si el mecanismo de protección es una medida temporal, debe quedar claro y explícito que nunca será una solución permanente", ha asegurado Brady.

Como no es seguro que alguna de estas enmiendas salga adelante, la mejor opción para algunos es solicitar una prórroga del Brexi:

"Necesitamos más tiempo. La Unión Europea no nos va a dar una prórroga del plazo sin una razón específica. Tenemos que dejarles claro que nuestro objetivo es llegar un acuerdo que cuente con el apoyo de la mayoría de los diputados y que queremos ser honestos con la UE sobre cómo sería ese acuerdo", dice el eurodiputado laborista Wes Streeting.

(Brexit ha tratado de anteponer el Partido Conservador al país. Este último plan no es una excepción. Llevarlo a Bruselas con pocas o ninguna posibilidad de éxito sólo aumenta el riesgo de una catástrofe sin consecuencias. Las enmiendas Cooper/Reeves/Grieve ofrecen al Parlamento una alternativa viable.)

Mientras May busca una salida, la Unión Europea ya ha dejado claro su mensaje: El Reino Unido puede decidir lo que quiera pero el acuerdo que fue rechazado por los diputados británicos no se reabrirá.

Para la negociadora adjunta de la UE para el Brexit Sabine Weyand, el Acuerdo corre el peligro de convertirse en un coche sin control:

"Hay un riesgo muy alto de catástrofe, no por defecto de fabricación, sino por accidente o defecto de redacción del artículo 50, no por culpa de los políticos".

Independientemente del resultado, Theresa May tratará de convencer a Bruselas de que con un pequeño margen de maniobra, especialmente en la cuestión de la frontera irlandesa, el acuerdo sobre el Brexit pasará el examen del Parlamento británico. Por lo que le toca a Bruselas mover ficha.