El Parlamento británico quiere renegociar el acuerdo de Brexit, la UE responde que no es posible

El Parlamento británico quiere renegociar el acuerdo de Brexit, la UE responde que no es posible
Derechos de autor
UK Parliament/Mark Duffy/Handout via REUTERS
Tamaño de texto Aa Aa

El Parlamento británico ha consensuado que no pueda haber un Brexit sin acuerdo y renegociar con la Unión Europea que la salvarguarda relativa a la frontera de Irlanda sea sustituida por acuerdos alternativos.

Por otra parte, la Cámara de los Comunes ha rechazado todas las enmiendas relativas a la extensión del Artículo 50 del Tratado de Lisboa, que aplazaría el Brexit unos meses más allá del 29 de marzo.

May ha reconocido que en Bruselas no hay apetito de renegociar el acuerdo, pero se ha mostrado satisfecha por conocer el parecer de los diputados. "Está claro que ahora hay una ruta que puede asegurarnos una mayoría en esta cámara para abandonar la Unión Europea (UE) con un acuerdo", señaló la mandataria conservadora, que adelantó que hablará con el bloque comunitario sobre cómo "abordar" los puntos de vista del Parlamento.

La primera ministra británica ha siempre insistido en que su acuerdo de Brexit, rechazado hace dos semanas en la misma Cámara, es el único que aceptará la UE.

Por su parte, el Consejo Europeo respondió que el acuerdo pactado entre Londres y Bruselas es "la mejor y única manera de asegurar una salida ordenada".

"La salvaguarda irlandesa es parte del acuerdo de salida, y el acuerdo de salida no está abierto a la renegociación", dijo un portavoz del presidente del Consejo, Donald Tusk, en un comunicado coordinado con los veintisiete Estados miembros que permanecerán en la UE tras la marcha británica.

¿Qué significa el voto de las enmiendas?

Aunque las enmiendas en general no son vinculantes, se espera que sirvan para aclarar las opciones de Brexit que cuentan con consenso parlamentario, de modo que May regrese a Bruselas para obtener nuevos gestos de la UE, que hasta ahora se ha negado a renegociar el pacto refrendado por los Veintisiete el pasado 25 de noviembre.

Después de una contundente derrota y de sobrevivir a una moción de censura, la primera ministra británica Theresa May ha vuelto a confrontar su acuerdo de Brexit con los diputados británicos en la Cámara de los Comunes.

Cinco de las siete enmiendas votadas han sido rechazadas. Entre ellas, la presentada por el líder de la oposición, Jeremy Corbyn, que proponía votar sobre todas las posibles opciones a fin de evitar una salida de la UE sin pacto el próximo 29 de marzo, entre ellas su plan de una unión aduanera con los Veintisiete y un posible segundo referéndum.

Una victoria para May

La primera ministra británica respalda oficialmente la enmienda que ha sido aceptada que pide eliminar la cláusula de seguridad para evitar una frontera física en la isla de Irlanda y sustituirla por "arreglos alternativos".

Al iniciar el debate parlamentario sobre la última moción gubernamental para la salida de la Unión Europea, May pidió a los diputados que "envíen un mensaje claro" a Bruselas sobre lo que desean votando por esa enmienda, presentada por el diputado Graham Brady.

La iniciativa de Brady, respaldada ahora por el Gobierno, afirma que el pacto gubernamental, rechazado el pasado 15 de enero, podría aprobarse si el Ejecutivo logra de la UE que se elimine la cláusula irlandesa y se reemplace por "arreglos alternativos que eviten una frontera dura".

Buena parte del gobernante Partido Conservador y sus socios parlamentarios del Partido Democrático Unionista (DUP) de Irlanda del Norte se oponen a esa cláusula de seguridad, pues consideran que amenaza la integridad territorial del país y lo ata indefinidamente a las estructurales comunitarias.

Lee | Los irlandeses rechazan una frontera física por el Brexit

...

¿Qué significaría un Brexit sin acuerdo?

El tiempo juega en su contra, con el 29 de marzo de 2019, fecha oficial de salida del bloque, cada vez más cerca, la opción de un Brexit sin acuerdo va ganando peso.

El Gobierno británico reconoce que sin un acuerdo de salida, la UE consideraría al Reino Unido como "un tercer país a todos los efectos". Muchos economistas y académicos sostienen que esto perjudicaría varios sectores de la economía británica, incluidos los servicios, la industria manufacturera y la agricultura.

Además, el impacto de la falta de acuerdo para el Reino Unido se extendería más allá de su comercio con la UE. Actualmente, Reino Unido comercia con el resto del mundo como miembro de la UE. En el marco del "no acuerdo", los pactos comerciales existentes, en su totalidad o en parte, entre la UE y 83 países ya no se aplicarían al Reino Unido, aunque algunos partidarios de Brexit afirman que muchos de estos pueden ser "prorrogados".

La gran distribución británica y las multinacionales de comida rápida han alertado también de la escasez de alimentos y del aumento de precios, que tendría como consecuencia un Brexit sin acuerdo.

Por otra parte, a pesar de las buenas intenciones de todas las partes, un Brexit sin acuerdo significaría que los derechos de los ciudadanos ya no estarían protegidos a nivel europeo, sino que serían tratados por naciones individuales.

Lee | ¿Que significaría para los derechos de los ciudadanos un Brexit sin acuerdo?

REUTERS/Peter Nicholls
Un manifestante anti Brexit en un banco al lado del Parlamento británico.REUTERS/Peter Nicholls

¿Qué dice el acuerdo Brexit de Theresa May y por qué es tan impopular?

Resultado de 18 meses de negociaciones, el acuerdo ha sido aprobado por los líderes de los otros 27 países de la UE, y Bruselas dice que es la única ruta hacia un Brexit ordenado.

Sin embargo, en Reino Unido, mientras muchos partidarios del Brexit argumentan que deja al país demasiado cerca de la UE, los defensores de permanecer en el bloque dicen que es mucho peor que las actuales condiciones de adhesión.

May insiste en que el acuerdo es de interés nacional, cumple con el resultado del referéndum de junio de 2016, y es la única alternativa para un Brexit sin acuerdo. Estos son sus principales puntos:

  • Período de transición: El acuerdo establece un "período de transición" que se extenderá desde el Brexit hasta finales de 2020, durante el cual se mantendrán muchos de los acuerdos existentes y que puede extenderse "hasta uno o dos años", con una decisión tomada de mutuo acuerdo antes del 1 de julio de 2020.

  • Coste del divorcio: Establece un mecanismo para calcular la liquidación financiera: dinero que Reino Unido debe a la UE para liquidar sus obligaciones. No se menciona ninguna cifra, pero se calcula que supera los 40.000 millones de euros.

  • Derechos de los ciudadanos: Los nacionales de la UE en Reino Unido y los británicos en la UE -además de los miembros de su familia- conservarán sus derechos de residencia y seguridad social después de Brexit. La libertad de circulación y de residencia en la UE y en Reino Unido continúa durante el período de transición. Se permitirá que las personas se queden cuando termine y soliciten la residencia permanente después de cinco años.

  • Salvaguarda irlandesa: Prevé un mecanismo para garantizar una frontera abierta entre Irlanda del Norte, de Reino Unido, y la República de Irlanda, miembro de la UE. Se trata del punto más controvertido porque para los partidarios del Brexit, incluidos los diputados norirlandeses del DUP, cualquier cosa que diferencie a Irlanda del Norte del resto del Reino Unido se trata de una línea roja.