Última hora

Última hora

¿Por qué Washington no puede estar detrás de los apagones en Venezuela?

¿Por qué Washington no puede estar detrás de los apagones en Venezuela?
Tamaño de texto Aa Aa

Venezuela está en medio de la peor crisis eléctrica en su historia, dicen los titulares, desde hace casi una década.

La situación de “emergencia eléctrica” en el país sudamericano se decretó por primera vez en diciembre del 2009 por el difunto presidente Hugo Chávez, quien entonces introdujo un plan de racionamiento y de adquisición de equipos para enfrentar la crisis de sequía de la represa del Guri, la principal productora de electricidad en el país.

Diez años más tarde, el país vive una crisis eléctrica agravada, con apagones de hasta una semana.

“Los problemas ocurren por fallas en la central del Guri, son producto de la falta de mantenimiento, de la corrupción y negligencia del Gobierno para construir un sistema alternativo,” dice a Euronews Natalia Martínez, ingeniero electricista miembro de la red de Universidades Venezolanas quien usa un seudónimo por medidas de seguridad.

Sin embargo el Gobierno venezolano insiste desde hace años en que el sistema eléctrico es “víctima” de una “guerra eléctrica” contra el estado y más recientemente de ciberataques operados por Washington, en medio de una crisis política que amenaza el mandato del heredero de Chávez.

Caracas, la cara del país ante el mundo, se ha mantenido al límite de la llamada “guerra eléctrica” hasta los últimos apagones, pero el interior del país ha sido objeto de planes de racionamiento desde hace años, con períodos en los que Corpoelec (Corporación Eléctrica Nacional) establece horarios que contempla cortes programados del servicio eléctrico en varios estados del país.

Lee | Apagón en Venezuela: Maduro denuncia a EEUU de un "ciberataque"

Los últimos acontecimientos de la crisis eléctrica son vistos por algunos como una desafortunada ‘coincidencia’ para el presidente Nicolás Maduro, que da lugar a dudas sobre la posibilidad de una intervención extranjera para desestabilizar al Gobierno en un ambiente político delicado. Pero según expertos del país sudamericano, la teoría de Maduro no tiene base en el funcionamiento práctico del sistema eléctrico en Venezuela.

¿Es posible que haya sido Washington?

De acuerdo a Maduro, el “ataque” al sistema eléctrico del Guri que ha dejado a todo el país a oscuras, ocurrió en tres fases.

Primero con un ciberataque desde el exterior con tecnologías que "solo tiene Estados Unidos" al cerebro del sistema computarizado de la empresa Corpoelec, seguido por un atentado electromagnético, “que mediante dispositivos móviles interrumpen y revierten los procesos de recuperación”, y por último “a través de la quema y explosión de subestaciones eléctricas”.

El contra argumento de los expertos, sobre "la fase uno":

Todos los equipos de disparos de operación de sistemas eléctricos son equipos de potencia que no tienen inteligencia, desde el punto de vista computacional”, explica Martínez, quien asegura que los equipos de Corpoelec son de los años 1960.

La teoría de Maduro no tiene cabida porque “es como si pretendieras controlar una licuadora Oster de los 1990 con tu celular, simplemente no es posible”. “Hay un protocolo, los equipos tienen un idioma que solo entiende la computadora del centro de control con la subestación: hay un orden, un principio y un fin, y cualquier alteración hace que el centro de control rechace el mensaje”.

Sobre "la fase dos":

Martínez explicó a Euronews que el sistema eléctrico del país funciona con una versión de SCADA antiguo: analógico, “las unidades remotas se comunican exclusivamente entre ellas, y no reciben ningún tipo de comunicación externa, no es posible acceder a ellas de manera remota”.

Un ataque electromagnético tampoco es posible, las subestaciones no son robots malévolos que puedan quemar una línea de 400 mil voltios, sucedería, en tal caso: al revés, es la ley de la conservación de la energía.”

Sobre la fase tres:

El presidente encargado Juan Guaidó asegura que según fuentes cercanas a la estatal Corpoelec, la falla inicial del gran apagón se produjo por un incendio de vegetación -contrario a lo que dice Maduro- y por la "falta de mantenimiento preventivo" y de poda de la hierba que "hacen que estas torres sean susceptibles a estos incendios".

Venezuela está ahora en época de sequía, época durante la cual los incendios son comunes.

El problema viene de la corrupción y negligencia

El exgobernador opositor y excandidato a la presidencia Henrique Capriles también ha respondido a las acusaciones de Maduro: “Que nadie se deje engañar, el único responsable del caos eléctrico y de todos los servicios públicos en nuestra Venezuela es Maduro y los ineptos, incapaces, corruptos, sinvergüenzas, bandidos que lo acompañan. ¡No se cansan de joder al venezolano! ¡Váyanse!¨¨", tuiteó.

Expertos lejanos al oficialismo concuerdan en que hay muchos daños ocultos por problemas de mantenimiento, “no se sustituyen los equipos defectuosos y sobrecargan a los que sí funcionan. La situación es crítica, es un problema muy serio," agrega Martínez.

"El agravante más obsceno de la crisis es que Venezuela tiene alrededor de 19.000 megavatios instalados, pero hoy solo hay 2.500 disponibles.” El negocio del gobierno fue “robarse la plata y comprar plantas, no ponerlas operativas", dice Guaidó.

Por otro lado, expertos en ciberseguridad como el francés Loïc Guezo, de la firma TrendMicro, dicen que no tienen ninguna duda de que un actor estatal podría llevar a cabo un ataque de este tipo, y que "es un escenario para el que todos los grandes operadores del mundo se están preparando", dijo a AFP.

Martínez rechaza frontalmente la declaración de Guezo: "es una apreciación errónea de expertos que ignoran las condiciones de la red eléctrica venezolana, así como la antigüedad de su sistema operativo SCADA".